Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Deriva radical en Cataluña JUEVES 22 s 11 s 2007 ABC Diego López Garrido PSOE Daniel Sirera PP José Zaragoza PSC Josep Duran Lleida UDC Joan Ridao ERC Mas quiere protagonismo y combatir con otros partidos que le disputan espacios electorales CiU, definitivamente, se ha radicalizado. Está haciendo planteamientos que nunca había hecho de forma tan firme Artur Mas ha optado por copiar discursos y comportamientos del lendakari Ibarretxe que sólo llevan a la frustración Defiendo la autodeterminación. Lo que no es justo es equiparar sólo derecho a la autodeterminación con independencia La expectación que suscitó la conferencia se ha visto defraudada. Alguien públicamente tiene que decir que el rey va desnudo Oriol Pujol ya tutela la deriva radical de CDC: El PP no es una fuerza catalanista Mas reconoce que el punto final del derecho a decidir es la independencia s Duran rechaza este fin y la exclusión de los populares como posibles aliados MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Empeñados en decidir quién es catalán y quién no, la nueva generación de líderes convergentes profundizó ayer en su proyecto de regeneración catalanista, esbozada por Artur Mas en su conferencia del martes. Y para aquellos que consideraron ambiguo el discurso del dirigente nacionalista, allí va un par de aclaraciones: la independencia es el punto final del derecho a decidir y un Gobierno de concentración no puede incluir al PP porque no es una fuerza catalanista Estas reflexiones fueron realizadas, respectivamente, por Artur Mas y Oriol Pujol, ese nuevo tándem soberanista que ha colocado a CDC en la senda de la autodeterminación, concepto que el propio presidente de CiU no se atrevió a pronunciar en su conferencia pero que, a fuerza de insistir, ha admitido como vía para que, en un futuro, Cataluña sea independiente. Insistió en que, para avanzar en ello, es necesario lograr amplias mayorías, que no unanimidades. Pues en ese proyecto abierto, el PP está excluido. Así lo dijo Oriol Pujol, protagonista y portavoz de esa nueva Convergència contraria a pactar con los populares porque, Pujol dixit, el PP no es una fuerza catalanista Una declaración que se une al proceso de exclusión emprendido por el núcleo duro de Mas en las anteriores elecciones autonómicas, cuando el candidato a la presidencia de la Generalitat firmó ante notario que nunca pactaría con el partido que lidera Mariano Rajoy. Pujol ejerce ya, por tanto, de lán y su posible recorte en el Tribunal Constitucional. Porque, a diferencia de CDC, los socialcristianos acatarán la resolución judicial. No hay plan B por parte de UDC. Y en el caso de Convergència, planes hay muchos: consulta popular, votación en el Parlamento catalán, gobierno de concentración o convocatoria de elecciones autonómicas. Artur Mas se ha quedado solo en su proyecto regenerador. Por defecto o por exceso. ERC, a la que iba dirigida el convite, trató a los dirigentes nacionalistas como unos advenedizos en el terreno del independentismo y les retó a hablar explícitamente de Estado propio. En ese caso, sí podríamos sentarnos a hablar dijo el portavoz republicano, Joan Ridao. Para el PP, queda claro que CiU se ha radicalizado e incluso ha superado a ERC, y ve con preocupación que Unió no se haya desmarcado del todo. Y entiende que Artur Mas ha demostrado que no quiere pactar con los populares. Por su parte, PSC e ICV ampliaron la distancia que ya marcaron anteayer al no acudir a la conferencia de Mas. Los socialistas equiparan la propuesta de CDC con el plan Ibarretxe y rechazan embarcarse en un nuevo ciclo plebiscitario, tras la traumática experiencia vivida con la reforma estatutaria. Pero el PSC no ignora que un sustancial recorte del Estatuto le obligaría a tener un plan B, es decir, reaccionar y enfrentarse de nuevo al PSOE para satisfacer a su socia, ERC, por lo que, de forma indirecta, Mas habría puesto el dedo en la llaga. Tanto PSC como ICV tienen puestas sus esperanzas en una posible renovación del Tribunal Constitucional después de las generales de marzo para ahorrarse nuevas reivindicaciones territoriales. Más información sobre los planes de CDC en www. convergencia. org CiU y ERC critican al juez que prohibió el uso del catalán CiU y ERC criticaron ayer la decisión del juez de lo Penal de la Audiencia Nacional José María Vázquez Honrubia por haber aclarado a los dos acusados por quemar una foto de los Reyes durante una visita del Monarca a Gerona que en un juicio fuera de Cataluña no debe hablarse en catalán. Oriol Pujol, mostró su repulsa hacia la actitud del juez, que pone de manifiesto los tics anticatalanes en determinadas instancias estatales, y emplazó a la Audiencia Nacional a permitir hablar en catalán en los juicios. El portavoz de ERC en la cámara, Joan Ridao, denunció que la actitud del juez demuestra una vez más la auténtica alergia a la diversidad y al reconocimiento del plurilingüismo del Estado Inquietud en el PSC El hijo de Pujol protagonizó el día después del discurso de Mas estaba perfectamente calculada pues un pequeño resbalón verbal que hiciera caer a CiU en un escenario rupturista colocaría a Duran en un callejón sin salida. De hecho, la situación del líder socialcristiano no es fácil, pues sabe que durante la próxima campaña electoral sus adversarios políticos explotarán esas desavenencias políticas hasta poner en cuestión la capacidad de CiU para negociar con PP o PSOE un hipotético pacto de Gobierno. EFE cabeza visible de un partido que intenta hacer una OPA amistosa a ERC, pero es incapaz de lograr la complicidad de su socio de su socio de gobierno, UDC. El líder de este partido y candidato de CiU en las generales, Josep Duran Lleida, está dispuesto a admitir los coqueteos soberanistas de Convergència, siempre y cuando no se hable de independencia. Un alto dirigente de UDC confesaba ayer a este diario que la ambigüedad de la conferencia Este mismo dirigente de Unió admite que es un error no haber invitado al PP a la conferencia de Mas. Es Convergència la que cursó las invitaciones. Ellos sabrán lo que hacen asegura. No es un secreto que Duran Lleida siempre ha defendido el derecho a la autodeterminación, pero niega que ese concepto equivalga a independencia. Tampoco están de acuerdo con ese augurio catastrófico sobre el futuro del Estatuto cata-