Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CIENCIA FUTUROsHOGAR XXI y abc. hoytecnologia. com MIÉRCOLES 21- -11- -2007 ABC SOFTWARE Una empresa ofrece perfiles genéticos en internet por menos de mil dólares Un test de saliva indica la predisposición a padecer ciertas enfermedades como el cáncer ANNA GRAU. SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. Silicon Valley anda revolucionado con una nueva bioempresa cuyo nacimiento no saben si hacer constar en las reseñas de ciencia o en los ecos de sociedad. Por 999 dólares (676 euros) 23 andMe te manda un kit casero para hacerte un test de saliva que, convenientemente reenviado a California, analiza tus genes y suma tus datos a una ambiciosa base de datos de la que ya hablan como el google del ADN. Los clientes de 23 andMe pueden conocer desde su predisposición a padecer ciertas enfer- Economía Doméstica 4.0 29,99 euros www. databecker. es Página principal del portal, que está financiado por Google medades como cáncer a datos mucho más banales como su grado de parentesco con personajes célebres. Google ha invertido casi 4 millones de dólares (2.700.000 euros) en 23 andMe cuya cofundadora, Anne Wojcicki, es la esposa de Sergey Brin, cofundador de Google. ¿Es este cotilleo realmente importante? Desde Google subrayan que ellos son sólo uno de los inversores de 23 andMe y que Sergey Brin está excluido de todas las votaciones referentes a la empresa de su mujer, una brillante bióloga formada en Yale. Su idea de crear una empresa que rastrea el historial genético de cualquiera por menos de 700 euros- lo que antes costaba millones ahora vale 5.000 veces menos es una de las máximas de la compañía- -tiene credibilidad. No es uno de tantos test de ADN de brocha gorda que se ofrecen en Estados Unidos. En la web de 23 andMe se explica pacientemente el proceso, y hasta se aclara en qué difiere del banco de datos genético que maneja el FBI o incluso los personajes de la serie de televisión CSI Como aquí no se trata de determinar si alguien ha matado a alguien, se trabaja con otros rasgos genéticos- -hasta quinientos- -que esclarecen desde información racial y familiar hasta habilidades innatas o enfermedades a las que se es más propenso a padecer. Y así llegamos a la madre del cordero: la política de privacidad. Desde 23 andMe se asegura que los datos de cada uno son sólo accesibles a través de la cuenta personal. Aunque paralelamente admiten que lo que están creando es una base de datos en constante expansión, una especie de wikipedia genética, aseguran y garantizan que la intimidad del ADN de cada uno se mantiene inviolable. La gran cuestión es si el público se lo cree. Sobre todo después de saber que Google se plegó a las exigencias de censurar el uso de su buscador en China. Eso sí, la compañía asegura que Sergey Brin votó siempre en contra. Web de la empresa: http: www. 23 andme. com Control de sus gastos La Navidad es el periodo en el que más gastamos. Por eso es el mejor momento para poner orden en sus cuentas domésticas. Con el programa Economía Doméstica 4.0 podrá planificar su presupuesto con el fin de ahorrar. La herramienta Control de solvencia permite activar distintos avisos en caso de vencimiento de pagos críticos, descubiertos de cuenta o cuando se llega a un límite de saldo preseleccionado por el usuario. De esta manera, el usuario controla todas sus finanzas del hogar, la gestión del pago de todos los seguros, así como de los consumos habituales como el agua, la luz, el gas... También sirve para hacer un inventario de sus posesiones a través de fotografías. Juego de consola EYE TOY: PLAY ASTRO ZOO 39,99 euros (sin la cámara) Datos personales Ejercicio físico para todos El quinto título de la serie Eye Toy Play, esa en la que el juego se controla con los movimientos del jugador captados por una cámara USB, promete ejercicio físico para toda la familia. En esta ocasión se trata de ayudar a los animales de un zoo espacial. En el modo cooperativo los buenos resultados dependen de la coordinación de dos personas. Con cámara su precio es 59,99 euros. www. eyetoy. com M. V.