Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 21 s 11 s 2007 ABC ÓPERA Aida Música: Giuseppe Verdi. Orquesta Sinfónica y Coro del Gran Teatro del Liceo. Director musical. Daniele Callegari. Director de escena: J. A. Gutiérrez. Escenografía: J. Mestres Cabanes. Vestuario: F. Squarciapino. Iluminación: A. Faura. Lugar: Liceo de Barcelona. Fecha: 19- XI Sí, Alagna cantó PABLO MELÉNDEZ- HADDAD El regreso al Liceo del histórico montaje de Aida concebido hace más de medio siglo por Mestres Cabanes tenía morbo añanido: regresaba a Barcelona el tenor Roberto Alagna, quien había declarado que no volvería si no le pagaban lo que él creía justo; lo hacía ahora, después de cancelar en el Real la temporada pasada y de abandonar nada más comenzar una función- -de Aida precisamente- -en La Scala. Por otra parte, la presencia en el coro de la soprano Sonsoles Espinosa, esposa del presidente del Gobierno, llenó como nunca de binoculares el patio de butacas... Al final todo transcurrió sobre ruedas, aunque Alagna decepcionó, más que nada por su escasa implicación: nunca dio la réplica actoral a sus compañeros, no se apartó de la boca del escenario y su actitud sólo demostró preocupación por proyectar su voz. ¿No le conviene centrar su actividad en óperas en concierto? Su canto, inmaculado en la zona media y aguda, evidenció asperezas y falta de esmalte y brillo en el grave, sobre todo en los momentos más dramáticos. No es Radamés, ni por vocalidad ni mucho menos escénicamente, pero sabe crear golpes de efecto. Micaela Carosi dibujó una Aida de fraseo irregular con algún momento muy conseguido, aunque sin acabar de redondear la faena, lejos de la impresionante y sonora Amneris de Elisabetta Fiorillo: intensa, dramática, con unos graves rotundos, dando total sentido a sus frases. Ella, junto con el curtido Amonasro de Juan Pons, supo crear la justa tensión teatral; el barítono menorquín consiguió caldear el ambiente con su Non sei mia figlia sin duda la mejor escena de la noche. Carlo Colombara aportó momentos de singular belleza con su Ramfis, lo mismo que Begoña Alberdi en su Sacerdotiza de exportación. Josep Fadó y Giorgio Giuseppini aportaron talento y ganas. Desde el podio, Daniele Callegari controló todas las aristas y el Coro de los sacerdotes impresionó por su pulcritud. Una vez más, el genio de Albert Faura alcanzó el milagro ante los telones pintados de Mestres Cabanes. Un grupo de guionistas se manifiesta ante los estudios Universal, en Hollywood REUTER Javier Bardem y Pe, víctimas de la huelga de guionistas El paro de escritores en EE. UU. ha obligado a aplazar el rodaje del musical Nine y de la secuela de El código Da Vinci F. M. B. MADRID. La huelga de guionistas que comenzó el pasado 5 de noviembre en los Estados Unidos va en serio. Los primeros en quedarse sin texto fueron los presentadores de los programas de televisión de madrugada, cuyas cadenas han tenido que empezar a emitir repeticiones de los espacios de Jay Leno y Jon Stewart, entre otros. Algunas series de ficción, como Mujeres desesperadas también se han quedado sin guiones y se han visto obligadas a detener su producción. Anatomía de Grey y CSI podrían ser las próximas víctimas. Sólo los espacios de telerrealidad continúan sin excesivos sobresaltos, porque el paro declarado por el sindicato de guionistas es implacable y ya afecta incluso a grandes producciones cinematográficas, incluido el musical Nine que protagonizarán Javier Bardem y Penélope Cruz. La primera productora de cine afectada por la huelga de guionistas fue Sony, que anunció hace unos días que Ángeles y demonios la secuela de El código Da Vinci tendría que aplazarse. Los productores vieron las orejas a los huelguistas y aceleraron los últimos retoques al guión de Akiva Goldsman, que también volverá a dirigir Ron Howard. Cuando se declaró la huelga, sin embargo, el estudio y el equipo de la película no pensaban que fuera el esbozo de producción definitivo que requiere este ambicioso proyecto según declaró a Variety un portavoz de Sony. Dado que las normas del sindicato de actores no permiten a sus miembros ni siquiera retocar un texto, el rodaje deberá esperar, algo que choca con la intensa agenda de su protagonista, Tom Hanks, que se embolsará unos 50 millones de dólares por volver a dar vida al doctor Robert Langdon. United Artists también ha tenido que poner en cuarentena el drama Pinkville en el que Oliver Stone volverá a hurgar con su afilada uña en su guerra favorita. Bruce Willis y Woody Harrelson deberán asimismo buscarse otras formas de matar el tiempo y reavivar sus cuentas corrientes. Otro tanto le ocurrirá a Johnny Depp, protagonista (y productor) de la cinta de intriga Shantaram que dirigirá la india Mira Nair si el paro de escritores y la época del monzón no provocan que los derechos de la novela, que le costaron a Warner dos millones de dólares, no se queden en papel mojado. Incluso los actores españoles empiezan a sufrir las secuelas de esta guerra por los derechos en las ventas de películas y programas de televisión en formato DVD y a través de internet. Javier Bardem y Penélope Cruz deberán esperar encontrarse en Nine musical inspirado en la película de Federico Fellini Ocho y medio que ya protagonizó Antonio Banderas sobre los escenarios de Broadway. Según Variety el rodaje debía comenzar en marzo, pero el director Rob Marshall y los productores ya han decidido esperar para pulir el guión. Quién sabe si cuando se reanude el proyecto los actores españoles siguen igual de unidos. Todos han depositados sus esperanzas en el próximo lunes, cuando se reanudan las negociaciones. Elizabeth Taylor logra saltarse el paro por un día El poder de convencimiento de Elizabeth Taylor y una buena causa, la lucha contra el sida, han convencido al sindicato de guionistas para que no boicotee la representación benéfica de la obra Cartas de amor de A. R. Gurney, el próximo 1 de diciembre, día mundial dedicado a esta enfermedad. La actriz explicó que pidió a los escritores permiso por una noche para que ella y sus invitados pudieran acudir a los estudios de Paramount sin temor a alguna sorpresa. Taylor, que apoya a los guionistas, añadió que estos habían demostrado gran humanidad Roberto Alagna, en el papel de Radamés ABC