Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21 s 11 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 79 ROCK Marilyn Manson Intérpretes: Marilyn Manson (voz) Ginger Fish (bateria) Tim Skold (guitarras) Chris Vrenna (teclados) y Rob Holliday (bajo) Lugar: Palacio de Deportes de la Comunidad de Madrid. Fecha: 20 de noviembre. Noche de impacto PABLO MARTÍNEZ PITA A pesar de la foto que acompaña este texto, la sangre no llegó al río. El espectáculo que ofrece Marilyn Manson es más inocuo de lo que pudiera pensarse. De hecho, entre el público presente en el concierto de anoche había, lógicamente, muchos seguidores con ropajes foscos, labios oscuros y botas contundentes, pero también un gran número de personas vestidas como cualquier hijo de vecino. A estas alturas, a Marilyn Manson nos lo tomamos con bastante naturalidad. Se trata de un artista que sigue una escuela, la de Alice Cooper, que convierte cada directo en una especie de musical. Hay que reconocer, además, que el reverendo satánico hace todo lo posible para que la gente se lo pase bien. Si hay que arrastrarse por el suelo, no lo duda; si hay que elevarse varios metros con una plataforma para impresionar a los presentes, allá que se eleva; tampo- Ángeles Mastretta, en una imagen de archivo ABC Escribir implica contar bien las cosas y mover al lector Ángeles Mastretta publica Maridos una serie de relatos en los que los hombres acaban siendo pretextos TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. Ángeles Mastretta cuando habla, también cuando escribe, es un torrente de palabras, que no un torbellino. Hay diferencia, porque mientras que el primero es claro y bello como el agua, el segundo, marea y entontece. La escritora (Puebla, 1949) que ahora publica Maridos (Seix Barral) es una magnífica conversadora que atrapa al interlocutor en una marea que avanza entre el conocimiento y la pasión. Y es que la autora de Arráncame la vida (1985) primera de sus novelas, y con la que obtuvo el premio Mazatlán, conduce su existencia por la senda de la vitalidad. Le tengo pánico a la desgana informa. Y se nota. Periodista antes que novelista, confiesa que en cierto modo ha arrumbado su primera profesión, poque temo que en un reportaje me pueda la ficción En ésta, está bien puesta. Lo ha demostrado con títulos, por cierto atractivos, como Mujeres de ojos grandes (1990) y Mal de amores (1995) que le valió el prestigioso premio Rómulo Gallegos. En Maridos una serie de relatos, los hombres acaban siendo pretextos, lo que no implica que los maltrate como objetos. Se ha dicho de Mastretta que sus novelas son femeninas, feministas... Pero ella afirma que antes que con las mujeres- -de las que, por supuesto, se siente cómplice- su compromiso primordial lo centra en el idioma. Escribir implica contar bien las cosas y mover a los lectores a desear usarlo en condiciones explica. Su solidaridad con las mujeres la ha llevado hasta una agrupación contra la violencia interfamiliar y a denunciar que, en determinados lugares de México, una mujer es vendida por 25.000 pesos, aunque, naturalmente, esté penado No es ajena a la tragedia de las asesinadas en Ciudad Juárez, pero declara sin ambages que no pude indagarlo. Tengo propensión a no contar el horror. Me gusta que los personajes encuentren salida. Tengo un amigo que me dice que yo no hubiera permitido que Madame Bovary se suicidara Muchos de los asuntos que lleva a su obra los toma de confidencias. El hecho de ganarse la confianza de las personas para abrirse a la intimidad considera que es debido a que le ven cara de estar dispuesta a escuchar. De hecho saber hacerlo es uno de sus méritos, porque, llega a asegurar que cuando la entrevistan siente que ella también, en el diálogo que implica el género, está entrevistando. Resabios de su primer oficio, quizá. El caso es que posee una gran habilidad para recrear las cosas y dotarlas de ironía. Para ella este concepto es inteligencia y no perversión. Mis mujeres cuando son irónicas, incluso entre lágrimas, demuestran que son inteligentes ¿Por qué ellas son los personajes más importantes de sus libros? Respuesta rotunda: Porque se me da la gana. ¿Acaso le preguntan a García Márquez, porqué hay tantos Aurelianos en su obra? Muy amiga de Gabo tranquiliza, durante esta conversación, a sus imnumerables admiradores en lo que a su salud respecta. La mujer que escribe por necesidad vital, ha sido traducida a veinte idiomas y sus libros se venden por millones. Mastretta cree en el azar. Sus comienzos en la literatura lo hacen lógico. Tenía 30 años cuando un editor le pidió que le buscara nuevos autores. Yo misma se dijo ella. Y así nació Arráncame la vida Su felicidad personal puede nombrarse: Héctor Aguilar Camín. Treinta años juntos, dos hijos, y sin papeles. El toque de ironía no puede faltar: Te metes en la cama con total confianza co repara en gastos de luces, cañones de humo, confeti que cae del techo... Cada canción iba a compañada de su propia escenografía- -a veces ésta consistía en un simple cambio de chaqueta, pero otras iba bastante más allá, lo cual, todo hay que decirlo, hacía que el intervalo entre los temas a veces fuera demasiado largo- Todo ello iba acompañado de una acústica impecable. El elevado volumen no se convertía en un pastiche de sonidos. Se distinguía perfectamente cada instrumento y la voz del cantante. Lástima que el disco que venía a presentar, Eat me, drink me no fuera precisamente el mejor de su carrera. Los hechos acaecidos tanto en su vida personal- -cambio de pareja- -como en la banda que le acompaña- -al final sólo queda él de los miembros originales que empezaron con Marilyn Manson the Spooky Kids- -quizás hayan influido en que este álbum parezca más de transición que otra cosa. Pero también iba incorporando alguna que otra vieja tonada, como mObscene The fight song The dope show Disposable teens o Sweet dreams (are made of this) el tema de Annie Lennox convertido en una descarga de denso heavy metal industrial. A todos desconcertó el final del show. Resultó abrupto, sin despedidas ni bises. No había pasado demasiado tiempo desde el principio, en torno a una hora y cuarto. Fue breve, pero, eso sí, intenso. Compromiso con el idioma Tengo propensión a no contar el horror; me gusta que los personajes encuentren salida Marilyn Manson se dejó la piel en el escenario ÁNGEL DE ANTONIO