Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 21 s 11 s 2007 ABC Felipe González cree imparable el uso de la energía nuclear con fines pacíficos Moratinos aboga por un equilibrio entre soberanía de recursos e inversiones C. MUÑOZ MADRID. Felipe González consideró ayer imparable la implantación de la energía nuclear con fines pacíficos, por lo que apostó por conducir el proceso de manera razonable en lugar de ir a rastras Durante la clausura de la conferencia anual del Club de Madrid, el ex presidente del Gobierno insistió en la necesidad de replantearnos con seriedad el problema de la energía nuclear, cuyo uso está muy cuestionado González hizo las declaraciones durante la reunión de este foro defensor de la democracia en todo el mundo, en la que cuarenta ex presidentes debatieron sobre el modo de democratizar la energía, geopolítica y poder. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, propuso en el mismo acto que la comunidad internacional adopte una agenda energética de desarrollo en la que los países productores recuperen el protagonismo sobre sus propios recursos, sin que ello signifique el rechazo de la inversión extranjera Moratinos consideró la energía un elemento esencial de la política exterior del siglo XXI pero el reto está en convertirla en un factor de concertación e integración en lugar de rivalidad Durante su intervención abogó para que este modelo de países productores soberanos de sus recursos y abiertos a la inversión extranjera se extienda a nivel regional con el ejemplo europeo, en concreto de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) El ministro considera viable un plan energético de integración tanto en África como en Iberoamérica. Convencido de que los problemas energéticos no se resolverán mediante intervenciones militares, Felipe González defendió la cooperación regional y lamentó que zonas como Iberoamérica, donde sobran los recursos, tengan que buscar fuentes en el exterior por falta de acuerdos regionales. El ex gobernante chileno y actual presidente del Club de Madrid, Ricardo Lagos, también destacó la falta de integración energética regional. Cristianos paquistaníes en una manifestación de protesta contra la censura, ayer, en Islamabad EPA Musharraf relaja el estado de excepción antes de viajar a Riad ABC ISLAMABAD. El presidente paquistaní, general Pervez Musharraf, ordenó ayer la liberación de 3.400 disidentes políticos detenidos desde la instauración del estado de excepción en el país, antes de viajar a la capital saudí para una visita oficial. No se descarta que Musharraf aproveche esta visita- -la primera que realiza al extranjero desde que decretara el estado de emergencia- -para entrevistarse con uno de sus principales rivales políticos, Nawaz Sharif, que está exiliado en Arabia Saudí. Para subrayar el clima de normalidad que pretende difundir el régimen, ayer se confirmó que las elecciones legislativas en la potencia nuclear musulmana se celebrarán el próximo 8 de enero. Además, el nuevo presidente del Tribunal Supremo, recientemente designado por Musharraf en sustitución del anterior muy crítico hacia él, afirmó ayer que el presidente reelecto dejará la jefatura del Ejército antes de jurar su nuevo mandato. Tras la liberación de los disidentes, quedan aún en la cárcel unos 2.000 detenidos con motivo del decreto del estado de excepción. Las autoridades afirmaron que la mayoría de ellos serán liberados en los próximos días. No obstante, la situación en Pakistán tras el último golpe de Estado de Musharraf dista de ser tranquila. La Policía de la ciudad portuaria de Karachi, la más importante del país, cargó ayer con bastones contra periodistas que se manifestaban contra las restricciones a los medios impuestas por el presidente y arrestó a más de 150 reporteros, según informaron medios locales.