Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 21 s 11 s 2007 Deriva radical en Cataluña ESPAÑA 13 NADA NUEVO NI BUENO Carece de sentido afirmar la identidad y autonomía catalanas, porque ya están afirmadas y porque no existe en singular una identidad catalana, sino una plural voto frontera con republicanos, populares e, incluso, socialistas- -ingrese en una Casa Grande del catalanismo con vocación de transversalidad política. ¿Lo conseguirá? A tenor de la conferencia dictada ayer en el Palacio de Congresos de Cataluña, la respuesta es negativa. ¿Cómo ampliar el electorado con la literatura de la radicalidad democrática, la listas abiertas, el gobierno de la lista más votada, la limitación de los mandatos gubernamentales o un nuevo referéndum- ¡la abstención! -si el Tribunal Constitucional falla en contra del Estatuto? ¿Cómo ampliar el electorado con la retórica del espíritu nacional la unidad nacional la Catalu- Miguel Porta Perales Escritor lo largo de su historia, el catalanismo se ha refundado en diversas ocasiones con un doble objetivo: por un lado, afirmar la identidad y autonomía catalana; por otro, impulsar la democratización y modernización de España. Ahora, Artur Mas, insiste y persiste. Y lo hace con una conferencia titulada- -el título parece sacado de las brumas románticas del catalanismo del XIX- -El catalanismo, energía y esperanza para un país mejor. Pero, hay un problema. O, por mejor decir, dos problemas. En primer lugar, carece de sentido afirmar la identidad y autonomía catalanas, porque ya están afirmadas y porque- -hoy como ayer- -no existe- -en singular- -una identidad catalana, sino una identidad plural. En segundo lugar, carece de sentido impulsar la democratización y modernización de España, porque ya está democratizada y modernizada y si, de lo que se trata es de dar un nuevo empuje, el mismo corresponde al conjunto de las Autonomías y de los españoles. Así las cosas, ¿qué pretende Artur Mas con su propuesta de refundar el catalanismo y construir la Casa Grande del catalanismo? El líder de CiU va, desesperadamente, a la búsqueda y captura de un discurso propio que le permita afianzar y ampliar un espacio propio. Y ello, porque sabe que su figura está ya amortizada y que, en las elecciones autonómicas de 2010, tendrá la última oportunidad. Y, como en Cataluña todo está inventado, para diseñar este discurso y espacio ampliados, recurre a la muy pujolista idea del catalanismo como pal de paller, es decir, el diseño de un eje- -que él hegemonizaría- -sobre el que gire el catalanismo. Todo el catalanismo. Noten, al respecto, la contradicción en la que incurre Artur Mas: si por un lado- -para cobrar vida política propia- -necesita sacarse de encima la sombra siempre alargada de Jordi Pujol, por otro lado- -para sobrevivir políticamente- -no tiene otra alternativa mejor que la de recuperar el discurso pujolista. Eso, y confiar en que el llamado voto frontera- -en Cataluña, CiU tiene A ña plena y el referente mediterráneo El elector socialista percibirá la reedición maquillada del discurso pujolista, el popular marcará distancias con una propuesta que no rectifica la deriva soberanista, y el republicano- -por mucho que Artur Mas apele al derecho a decidir sobre determinados temas que nos unen -echará en falta las emociones nacionalistas que le pide la ideología y el cuerpo. Y, unos y otros, concluirán que Artur Mas no hace sino equilibrios políticos en la cuerda floja. Un mero ejercicio de supervivencia política. Si el catalanismo no se puede refundar porque ya ha cumplido su cometido y está fuera del siglo, si Artur Mas no consigue construir la Casa Grande del catalanismo, si Artur Mas y CiU ven fracasadas sus expectativas y no recuperan la iniciativa, ¿qué puede suceder? Muy probablemente, tendremos un problema. Artur Mas y CiU- -a menos que Josep Antoni Durán Lleida lo remedie, y es muy difícil que lo consiga- -radicalizarán el discurso soberanista del derecho a decidir en la línea autodeterminista del PNV Nada nuevo ni bueno ayer en Cataluña.