Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MIÉRCOLES 21- -11- -2007 ABC Artur Mas emula a Ibarretxe y convierte el catalanismo en un proyecto independentista Fija la autodeterminación como principal objetivo político de CDC, bajo la tutela de la nueva generación radical de Oriol Pujol s Excluye a Rajoy de todo pacto MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Un alto dirigente popular ironizaba ayer respecto al simbólico traslado del despacho del notario donde Artur Mas firmó en contra de pactar con el PP al Palacio del Congresos. Lugar éste donde el presidente de CiU expuso ayer su proyecto de regeneración del catalanismo en un acto al que los populares no fueron invitados. Un proyecto donde el derecho a decidir eufemismo de autodeterminación, sustituye conceptos como autonomía y autogobierno Y donde la búsqueda de la pervivencia de la nación da paso a la nación plena Mas asegura ser consciente de que ese derecho, cuyo ejercicio considera ineludible en el caso de que el Tribunal Constitucional- -al que califica de incompetente y burdamente manipulado -recorte el Estatuto catalán, puede chocar con el marco legal vigente. Pero prefiero que nos tengamos que enfrentar con el marco legal que con la indiferencia del pueblo catalán de nuevo al PP- -ya lo hizo en la campaña de las autonómicas de 2006- en contra del criterio del cabeza de lista de CiU, el socialcristiano Josep Duran Lleida, opuesto a cerrarse puertas a la entrada de la federación en el Ejecutivo nacional y que afronta una complicada campaña electoral por las acusadas diferencias ideológicas entre Unió y Convergència. Esta posición de los líderes convergentes complica las perspectivas de Mariano Rajoy de acceder a la presidencia del Gobierno tras unas elecciones generales que se auguran muy ajustadas entre PP y PSOE. Muy probablemente, tanto Rajoy como Zapatero necesitarán de votos ajenos para poder gobernar. CiU se convierte así en objeto de deseo primordial para ambos partidos. Y todo parece indicar que las inclinaciones de Artur Mas no pasan por reeditar el pacto entre Jordi Pujol y Aznar en 1996. Bajo la excusa de que el PP ha maltratado a Cataluña en el proceso de reforma estatutaria, el núcleo duro convergente veta a los populares para, en realidad, satisfacer a una militancia cada vez más desencantada con la dirección convergente, que en los últimos meses asiste al surgimiento de plataformas en favor de la independencia. Con el título El catalanismo, energía y esperanza para un país mejor la conferencia pronunciada por Artur Mas sentó las bases de un proyecto con el que, supuestamente, el líder nacionalista pretende salvar Cataluña. En realidad, podría ser el último intento de reflotar Convergència, sumida en una crisis identitaria que intenta solucionar a base de copias malas: la casa común del catalanismo que a finales de los setenta impulsó Jordi Pujol, el independentismo de ERC y la vía Ibarretxe, al abogar por un derecho a decidir que supera la legalidad vigente. En este sentido, Mas asegura que son las leyes las que están al servicio de la democra- ERC, única asistente Ese parece ser el nuevo talante de los convergentes, empeñados en refundarse junto a ERC y no romper puentes con los socialistas, que sí fueron invitados a la conferencia pero no asistieron. Tampoco acudieron representantes de ICV Cer. ca de 4.500 personas siguieron la intervención de Mas, entre ellos el histórico dirigente de ERC Heribert Barrera; el portavoz del PNV en el Congreso, Josu Erkoreka; el líder del BNG, Anxo Quintana, y representantes del Bloc Nacionalista (de Valencia) y PSM- Entesa Nacionalista (de Baleares) Acudieron representantes del mundo económico y social. El ascenso soberanista de Mas y sus colaboradores, entre los que se encuentran los nuevos hombres fuertes del partido, Oriol Pujol y Felip Puig, alcanzó ayer una nueva cota al apostar claramente por las tesis independentistas y excluir Mas lanzó ayer su proyecto político: una huida hacia adelante de carácter soberanista YOLANDA CARDO