Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20- -11- -2007 Harry Potter y las reliquias de la muerte se publica en España el 21 de febrero de 2008 81 El drama de perder el coche oficial Václav Havel vuelve a la actualidad con el estreno de su nueva pieza teatral (que habla sobre la ardua reinserión del político) una película sobre él y la puesta en escena en Nueva York de Rock n Roll RAMIRO VILLAPADIERNA CORRESPONSAL BERLIN. Políticos en recesión, o pronto pasados de fecha, harían bien en hacerse con el nuevo volúmen de Václav Havel. Quienes vean su puesto peligrar antes de primavera no deberían esperar de hecho al estreno de Odchazeni la primera pieza teatral en veinte años del dramaturgo que llegó a presidente checo, a caballo de la Revolución de Terciopelo. En un país que podría ser cualquiera, un líder que podría ser cualquiera se ve abocado a retornar a la vida y el anonimato de los- -efectivamente- -cualquiera. Quien mostró a la gente bajo la dictadura el suave Poder de los sin poder el modo de Perturbar la paz y la fuerza de Vivir en la verdad enseña ahora a los políticos el camino de vuelta a casa, que es cambio que también requiere algún terciopelo. Obviamente, Havel sabe de qué habla en este mutis político, un prontuario para salir de escena, algo como La partida que en inglés se llamará Leaving y es hija, como otras piezas de Havel, de grandes lecturas, como en este caso El Rey Lear de Shakespeare y El jardín de las cerezas de Chéjov. Ayer salió a la venta en las librerías de Praga y en junio lo hará a escena en el teatro Na Vinohrádech, pero ya hace días Havel, de 71 años, se defendió de las comparaciones más obvias: Algunos lo querrán ver autobiográfico, pero los productores saben que no es así ha explicado de este acercamiento al traumático abandono del coche oficial. Empezó a escribir Odchazeni ya en los fríos ochenta, en que no podía soñar con llegar a presidente ni a ocupar residencia del Estado, pero admite que su década presidencial le ha proporcionado numerosos datos y ángulos para reenfocar su juego teatral. De hecho, él ya ha publicado Ida y vuelta al Castillo narrando su inopinada experiencia, y titulada en original con un irónico Sea breve, por favor Se re- Rock n Revolution o el espíritu de la música, no la letra El otro gran dramaturgo checo- -y ciudadano británico- -Tom Stoppard estrena coincidentemente en Nueva York su Rock n Roll un sutil homenaje no a cuantos grupos han pregonado la rebelión, sino al único cuya música realmente alimentó una: se trata naturalmente de la Revolución de Terciopelo de 1989 y de Plastic People of the Universe, grupo con una enorme influencia musical y política, pero que nunca hizo efectivamente política. En tres actos que se extienden sobre 22 años de socialismo, Stoppard habla del espíritu liberador de la música, más que de la letra, para un intelectual checo amante de los Rolling. Havel los recibió en el castillo y les dedicó, con Frank Zappa, su triunfo democrático. Pero los Plastics grabaron una única canción política en su carrera y, con la finura de Stoppard, la obra habla más de todo el rock n roll que no es sólo rock n roll esto es, cuando es refugio, grito del corazón y bandera de desafío. Stoppard admite que podría llamarse: No todo es Rock n Roll pues más que del espectáculo, se trata del ansia humana y la naturaleza misma de la rebelión. Havel, hace unos días, en la presentación de su nueva obra se el día que pierde el poder explicó el ex presidente. Su agente anuncia que el texto está siendo traducido a nueve lenguas y, tras un desencuentro con el Teatro Nacional, está siendo montada por David Radok y la actriz- -y mujer de Havel- -Dágmar Havlova tendrá papel principal. El Teatro Nacional Eslovaco será la siguiente parada, pero ya hay salas interesadas, de EE. UU. a España, en esta primera pieza del legendario disidente. A futuros directores y partiendo de 40 años en las tablas Havel aconseja sobriedad, seriedad y normalidad absteniéndose de brillantes ideas escénicas que busquen ilustrar, animar o divertir. Otro accidentado retorno a la realidad es el que muestra, ahora en clave de comedia, la película, recién estrenada en los Países Checos, Václav Está basada en un tan generoso como cuestionado indulto concedido por el presidente Václav AP una obra que no ha viajado a España y que inspiró a Velázquez en esta magistral fábula. En realidad, la muestra, patrocinada por la Fundación AXA Winterthur- -que preside Jaime de Marichalar- -en colaboración con la Comunidad deMadrid, no acaba ahí, sino en la sala XII, con Las Meninas ¿Sepuededecir algo nuevo sobre Velázquez? se preguntaba ayer el director del Prado, Miguel Zugaza. Su respuesta es que sí, como demuestra esta mirada nueva a Velázquez por parte de una generación de historiadores, a la que pertenecen Javier Portús y Gabriele Finaldi, director adjunto del museo y quien gestó la idea de esta muestra. Tras la gran retrospectiva de Velázquez en el Prado en 1990 no parecía fácil volver a exponerlo. Pero Javier Portús ha ideado una muestra muy inteligente: se ve al Velázquez menos conocido, con nuevos ojos, situándolo en su contexto internacional y rodeado de obras maestras. Un lujo. Más información en: http: www. museodelprado. es fiere además a que él mismo escribió ciento cincuenta de sus discursos, pues fue un presidente que quiso realmente decir cosas. La vida del canciller Vilém Rieger se torna patas arriba cuando se ve forzado por los cambios a abandonar una residencia oficial que había sentido como propia. Se vislumbra la chejoviana pérdida de la casa, pero también el mundo del rey Lear empieza a desplomar- Comedia de indulto Havel, en 1990, tras su inauguración democrática. El cineasta Jirí Vejdelka retoma la peripatética vida de un Václav enmadrado y algo retrasado, que acaba en la cárcel por una chica y retorna a la vida ciudadana en democracia, que ya no se desarrolla en torno a la cooperativa agrícolas sino en torno al aerobic, las discotecas, el rock y las drogas. El contraste de volver a salir a una calle que ya no es la misma, tras un lapso provocado o accidental, ha sido ya abordado por el cine del Este, con el éxito de Good Bye Lenin pero las andanzas de Václav- -un nombre que es a Bohemia como Santiago a España- -ofrece la versión checa, esto es, con inevitable reminiscencia del soldado Schweik, de este pobre, causante de problemas ya en su pueblecito socialista, al que el bienintencionado indulto presidencial y la democracia apenas sirven para multiplicar su capacidad para enredar kafkianamente las cosas cotidianas.