Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
28 EDUCACIÓN MARTES 20 s 11 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) el panorama docente y discente es distinto. Cuatro de cada diez profesores emplea a diario los ordenadores del instituto. Como dato curioso destaca la menor utilización de estas herramientas para realizar trabajos con grupos de alumnos, cuatro puntos por debajo de lo que sucede en Primaria. Los materiales didácticos digitales son utilizados también por cuatro de diez profesores y son los del área de Tecnología quienes emplean con más frecuencia estos recursos. Asimismo, es muy alto el porcentaje de quienes utilizan materiales didácticos digitales y contenidos multimedia en Matemáticas, Ciencias de la Naturaleza y Música. Los alumnos de ESO y de Bachillerato se resisten a sentarse ante el ordenador del centro, hasta el extremo de que un 41 de los escolares matriculados en la ESO nunca o prácticamente nunca (menos de una vez al mes) lo utiliza en el instituto. Además, seis de cada diez alumnos de 12 y 13 años jamás lo usa para alguna de las facetas escolares más comunes: información, comunicación, juego o aprendizaje. Por el contrario, en Ciencias de la Naturaleza y Lengua Extranjera el 16 del alumnado dice utilizar el ordenador con frecuencia media o alta. En el resto de las áreas, ocho de cada diez alumnos de la ESO lo ignora siempre o casi siempre. En Bachillerato, el 37,2 de los alumnos dice utilizar la TIC para escribir y hacer trabajos. En FP de Grado Medio lo hace el 58,8 por el 60,6 en Grado Superior. La investigación, llevada a cabo entre 4.066 profesores y 22.085 estudiantes de 616 centros (209 de Primaria y 407 de Secundaria) revela con qué recursos TIC cuentan los centros educativos para la gestión y la docencia en todas sus facetas, así como otros aspectos de su implantación y utilización. El informe- -en el que han participado todas las comunidades autónomas excepto Cataluña y el País Vasco- -refleja que gran parte de los directivos considera que la incorporación de las nuevas tecnologías ha generado en los colegios e institutos problemas de organización interna. No obstante, indican que la disposición hacia las TIC ha mejorado. Por otra parte, ayer comenzó en la Fundación Santillana la Semana Monográfica de la Educación en la que participan expertos de rango internacional y que este año celebra su vigésima edición. Precisamente, aborda los retos y posibilidades de las TIC en la escuela. Dos lustros de filosofía Erasmus Cerca de 155.000 estudiantes europeos se integrarán este año en el programa Erasmus s La Universidad de Oviedo celebró su vigésimo cumpleaños con un acto en el que participó la ministra de Educación POR SUSANA NEIRA OVIEDO. David Gironés llegó a Eslovenia cuando el termómetro marcaba 17 grados bajo cero y una enorme capa de nieve le impedía arrastrar sus dos pesadas maletas con ruedas. Acababa de dejar Tarragona, donde se formaba como Ingeniero Técnico Informático, y el primer día únicamente logró entender no hay agua caliente en la residencia universitaria. Había llegado solo, su inglés era malo y apenas había oído hablar en eslovaco, pero jamás se arrepintió. Lejos de la anécdota, la estancia en el país le salió sobre ruedas. Entró en la creciente familia Erasmus formada actualmente por casi dos millones de estudiantes universitarios y tomó conciencia de ser europeo. Todos los que hemos estado de Erasmus agradecemos el compartir esta experiencia, te enseña a conocer Europa reconoció ayer. Cuando termine el curso 2007- 2008, cerca de 155.000 nuevos estudiantes del viejo continente contarán una colección de historietas muy superior a la cifra que cumple el programa Erasmus, su vigésimo aniversario. La Universidad de Oviedo celebró ayer el cumpleaños oficial en un acto en el Resistencia en la ESO La ministra de Educación y el rector de Oviedo leen un periódico sobre los 20 años de Erasmus participó la ministra de Educación, Mercedes Cabrera y autoridades universitarias y políticas. La capital asturiana es la primera ciudad española donde se presentó oficialmente en 1987 un programa en el que dos décadas después participa uno de cada diez universitarios y que sitúa a España en el primer país receptor de estudiantes europeos y el segundo emisor. Cuatro erasmus relataron ayer en la Biblioteca Central de la institución asturiana sus experiencias, entre ellos el citado David Gironés, que representa al último lustro del programa. En la actualidad la beca Erasmus ha logrado popularizarse y prácticamente todo el mundo conoce su significado: estudiar en otra universidad de la Unión Europea, conocer otra cultura, otro idioma, otra forma de vida y sobrevivir a mil y una situaciones embarazosas y divertidas durante unos meses. Pero cuando Rafael de Paz se marchó a finales de los 80 a Amsterdam a continuar con sus estudios de Derecho, casi nadie sabía explicar en qué consistía lo que él define como una filosofía Como muchos de sus compañeros, De Paz se siente identificado con una forma de vida basada en el pensamiento de que las fronteras están desdibujadas el interés por los vecinos europeos y en un mirada más global del mundo. Soy erasmus y lo seré siempre dijo. EFE Rumbo a Grecia La catalana Esther Covellas no sabía en qué consistía la idea hasta que llegó a la universidad en 1993. Un año más tarde ponía rumbo a Grecia para continuar con sus estudios de Traducción e Interpretación. Su familia quería mantenerla en casa, pero lo tenía claro. Los dos licenciados participaron en un programa que, como aseguró la ministra de Educación, Mercedes Cabrera, permite enmendar las décadas de aislamiento vividas en España. Recordó que desde 2004, año en que la iniciativa recibió el premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional, las ayudas al programa pasaron de 4,6 a 60 millones de euros. Los responsables académicos pidieron ayer subir las ayudas. Expertos internacionales J. Luis García Garrido USOS Y ABUSOS DE INTERNET C omo muchos otros excelentes inventos, internet es un arma de doble filo. Sus efectos sobre la educación de los escolares pueden resultar tan positivos como nefastos. No es ne- cesario recordar ahora episodios bien elocuentes. Son sin duda las familias las primeras responsables de que el tema se plantee adecuadamente, pero la escuela tiene también una parte importante en esta capital acción. La escuela ha tardado mucho tiempo en aceptar a las nuevas tecnologías, pero ahora que lo ha hecho corre el riesgo de no acertar en la definición de cuál debe ser su papel con respecto a ellas. Una vez más su papel no es meramente instructivo, no es el de limitarse a enseñar al alumnado cómo conectarse a la red, cómo moverse por ella o cómo utilizar los buscadores. Eso ya lo saben hoy sin necesidad de la escuela. Su papel es el de proporcionar a los escolares criterios claros de utilización, que contribuyan a su formación general y no a lo contrario. Internet pone sin duda al alcance de todos una información infinita, pero nunca se insistirá suficientemente en que información infinita equivale a cero, a ninguna información. Si no se poseen los filtros adecuados, que distingan lo valioso de lo intranscendente y mucho más de lo perjudicial, la marea informativa puede arrasar cualquier cosa o, en el mejor de los casos, no servir de nada. Se quejan algunos docentes de que los alumnos abusan a veces de internet al realizar sus trabajos, que copian de la red sin apenas retoques. O que adquieren allí trucos para contestar los exámenes sin demasiado esfuerzo. Y esto desde pequeñitos. En vez de estudiar procedimientos para detectar y castigar a los infractores, más bien harían en proporcionarles criterios claros en cada caso. Lo que supone en el profesorado una sólida formación intelectual, cultural y moral; pero también, lo que es más importante, la diaria valentía de ponerla en funcionamiento.