Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA MARTES 20 s 11 s 2007 ABC Un juez no ve discriminación religiosa en el despido de un profesor de gimnasia EFE GRANADA. El Juzgado de lo Social número 6 de Granada ha desestimado la pretensión de declarar la nulidad del despido de un profesor de Educación Física al no existir indicio o prueba que determine que hubo discriminación religiosa en la extinción de su contrato. El profesor alegó que le despedían por no sentir la llamada de Cristo La sentencia precisa que no se ha constatado ningún principio de prueba que acredite tal discriminación. No obstante, la juez sí ha declarado la improcedencia del despido por no existir causa de temporalidad y condena a la empresa, cuya titularidad ejerce el Arzobispado, a que readmita o indemnice con 4.700 euros a Josué González. SOS: 50 borrachos a bordo Cincuenta irlandeses que se disponían a volar a Las Palmas para ver el partido de su selección contra España tuvieron que quedarse en Barajas. Ebrios, contagiaron a otros pasajeros y en el avión se montó el belén POR CRISTINA ALONSO MADRID. Al recurrente y recomendable si bebes, no conduzcas parece haberle salido una nueva versión- -sobre todo después del capítulo protagonizado por Melendi la pasada semana- -aunque, esta vez, en clave aérea, no menos preocupante: Si bebes, no vueles Algo que, al igual que el cantante asturiano, no tuvieron en cuenta la noche del pasado domingo unos cincuenta pasajeros que se tuvieron que quedar en tierra en la Terminal- 4 de Barajas tras mostrar una actitud anormal dentro de la aeronave que iba a trasladarles hasta el aeropuerto de Las Palmas de Gran Canaria, según han informado a ABC fuentes de Iberia. Al parecer, y según fuentes aeroportuarias, el numeroso grupo de melendis estaba compuesto por ciudadanos irlandeses que se dirigían a la isla para asistir mañana, miércoles, al partido para la clasificación de la Eurocopa que enfrentará a España con Irlanda del Norte en Las Palmas. Esa actitud anormal eran síntomas de embriaguez que empezaron a manifestarse claramente nada más subir al avión, en cuanto unos pocos de ellos rehusaron ocupar sus asientos y obedecer las instrucciones de la tripulación, hecho que alteró significativamente el orden dentro del aparato. Otros pasajeros, contagiados de la euforia y gestos irreverentes que mostraban los primeros, optaron por secundar el comportamiento de los rebeldes y la situación se volvió, entonces, insostenible para el personal de vuelo. Fue en ese momento cuando el comandante, según fuentes de Iberia, dio la orden de desembarcar a todo el pasaje, 87 personas. Uno a uno, abandonaron el aparato. Tras unos minutos de espera, se realizó un segundo embarque, pero aquí se denegó el acceso al avión a esa cincuentena de personas que había ingerido alcohol. El vuelo, que debería haber despegado de Madrid a las 23.55 del domingo, se demoró casi dos horas, hasta la 1.43 de ayer, y despegó de Barajas prácticamente vacío. Conscientes de su mal comportamiento y algo más calmados, estos ciudadanos irlandeses se dirigieron a los mostradores de Iberia del aeropuerto madrileño para pedir disculpas por los incidentes causados. La compañía aérea- -aludiendo al buen trato que merece cada uno de sus clientes- -les proporcionó habitaciones en diferentes hoteles cercanos al aeropuerto. Y no sólo eso. También les suministró nuevos billetes para que al día siguiente pudieran volar hasta las Palmas. Así, todos estos pasajeros alcanzaron ayer, finalmente, su destino en la isla. Todos menos cuatro, quienes no variaron su actitud ni se excusaron ante el personal de Iberia por el suceso. Estos se quedaron ayer en Madrid y, en el caso de que su intención de ir animar a la selección irlandesa en suelo canario siguiera en pie, debieron abonar el billete de su propio bolsillo. Una segunda oportunidad