Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 20- -11- -2007 Alcaraz reprocha a Rajoy que no secunde personalmente la manifestación del sábado 11 la memoria de la Guerra Civil y el papel de los cristianos en aquel periodo agitado y doloroso de nuestra historia En este sentido, los obispos deseamos que se haga plena luz sobre nuestro pasado: qué ocurrió, cómo ocurrió, por qué ocurrió, qué consecuencias trajo No obstante, el presidente del Episcopado puntualizó que la memoria colectiva no se puede fijar selectivamente En su opinión, cada grupo humano (una sociedad concreta, la Iglesia católica en un espacio geográfico, un partido político, un sindicato, una institución) tienen derecho a rememorar su historia y a cultivar su memoria colectiva Pero no es acertado- -recalcó- -volver al pasado para reabrir heridas, atizar rencores y alimentar desavenencias Para Blázquez, es necesario mirar al pasado con el deseo de purificar la memoria, de corregir posibles fallos, de buscar la paz sin ánimo de revancha, sino con la disponibilidad de afirmar lo propio y de fomentar al mismo tiempo el respeto a lo diferente, ya que nadie tiene derecho a sofocar los legítimos sentimientos de otro ni a imponerle los propios La búsqueda de la convivencia en la verdad, la justicia y la libertad puede guiar el ejercicio de la memoria aconsejó el presidente del Episcopado, quien recalcó cómo, al hacerlo, en muchas ocasiones tendremos motivos para dar gracias a Dios por lo que se hizo mientras que en otros momentos, sin erigirnos orgullosamente en jueces de los demás, debemos pedir perdón y reorientarnos, ya que la purificación de la memoria a que nos invitó Juan Pablo II, implica tanto el reconocimiento de las limitaciones y de los pecados como el cambio de actitud y el propósito de enmienda Recordemos la historia no para enfrentarnos sino para recibir de ella o la corrección por lo que hicimos mal o el ánimo para proseguir en la senda acertada añadió el obispo de Bilbao, quien rompió una lanza en favor del testimonio de tantos mártires, fallecidos a causa de su fe, durante la Guerra Civil, muchos de los cuales ya han sido beatificados. Los mártires- -indicó el presidente del Episcopado- habiendo sido perdonados y queridos por Dios, ofrecen también perdón. No denuncian ni señalan a nadie, no guardan rencor en su corazón Por ello, Blázquez se empeñó en recordar que la beatificación de los Palabra de Blázquez Recuerdo vivo de Tarancón: Buscó siempre la concordia, respetando la pluralidad y fomentando el diálogo. Afirmaba abiertamente que la Iglesia veía con buenos ojos la llegada de la democracia y el pluralismo Líder de la Iglesia española: Fue consciente de la responsabilidad que se le confiaba cuando pensó en él Pablo VI para liderar a la Iglesia en aquella delicada situación y cuando la Conferencia Episcopal lo eligió, y reeligió, como su Presidente Sí a la memoria real: Deseamos que se haga plena luz sobre nuestro pasado: qué ocurrió, cómo ocurrió, por qué ocurrió, qué consecuencias trajo No a la memoria selectiva La memoria colectiva no se puede fijar selectivamente No es acertado volver al pasado para reabrir heridas, atizar rencores y alimentar desavenencias Interlocución fluida, no siempre con resultados El estilo Blázquez basado en el diálogo, ha logrado en este trienio un histórico acuerdo en materia financiera, además de traer al Papa a Valencia. Por contra, la cuestión educativa continúa enquistada POR J. BASTANTE FOTO: ROBER SOLSONA MADRID. Cuando el 4 de marzo los obispos españoles elijan a su presidente para los próximos tres años, habrán de reflexionar acerca de lo conseguido durante el mandato de Blázquez, así como de las causas pendientes todo ello sin olvidar que la Iglesia, como institución, vive dentro del mundo y no es ajena a los avatares políticos y sociales. De hecho, cuando en marzo de 2005, y contra todo pronóstico, el obispo de Bilbao fue elegido para liderar la Iglesia, la situación era cuando menos convulsa. Juan Pablo II vivía sus últimos días, mientras que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero ultimaba un proyecto de ley que, como finalmente sucedió, amenazaba con soliviantar a muchos católicos: la ley del matrimonio homosexual. Un sector de la Conferencia Episcopal se echó a la calle para protestar contra esta medida, algo que meses después volvería a suceder- -con menor eco episcopal- -con motivo de la implantación de la LOE. Ricardo Blázquez no participó en ninguna de ellas, aunque sí capitaneó, junto al cardenal Rouco, una fundamentada oposición a unas legislaciones en contra de la dignidad del matrimonio y de la familia El estilo dialogante y sereno de Blázquez posibilitó que, tras año y medio de legislatura socialista en la que las relaciones Iglesia- Gobierno pasaron por su peor momento (amenaza de ruptura de los Acuerdos incluida) se lograra una interlocución fluida, aunque no siempre con resultados. En este trienio, la Iglesia presidida por Ricardo Blázquez ha alcanzado cinco grandes logros: en primer lugar, el acuerdo que posibilitará la autofinanciación de la Iglesia, al pasar el porcentaje vía IRPF del 0,52 al 0,7 en segundo término, aunque no menos importante, la visita de Benedicto XVI a Valencia durante el V Congreso Mundial de las Familias. El reconocimiento, cuando menos formal, de nuevos derechos para los profesores de Religión se debe al empeño personal de Blázquez, quien quiso separar la situación laboral de estas personas del duro debate (aún no resuelto) sobre la LOE. En cuarto lugar, en los méritos de este mandato hay que incluir el nombramiento de Francisco Vázquez como embajador ante la Santa Sede. Finalmente, y no por ello menos importante, la aprobación de un Plan Pastoral cuyos efectos se prolongarán más allá de 2010, cuando previsiblemente Madrid y Santiago reciban la visita del Santo Padre. En el debe además de un progresivo avance de las ideas laicistas, Blázquez se topó con la cerrazón socialista a negociar el futuro de la clase de Religión y su alternativa, y con el desafío que se esconde detrás de una materia, la de Educación para la Ciudadanía, que para el Episcopado tiene el riesgo de convertirse en un adoctrinamiento por parte del Estado hacia los hijos. Sobre este asunto, algunos sectores de la Iglesia han fomentado la objeción, que no ha cuajado y ha dividido. Ello ha sido motivo de disputa entre obispos y entre organizaciones católicas. Financiación y Benedicto XVI Debemos pedir perdón mártires no va contra nadie, a nadie se echa en cara su muerte, a nadie se acusa, a nadie se pide cuentas Sí apostó el obispo de Bilbao por reconocer el comportamiento moral de otras personas que defendieron sus ideas con sacrificios y radicalidad En este sentido, Blázquez mostró nuestro respeto a las personas que han mantenido sus convicciones y han servido a sus causas hasta sus últimas consecuencias Para Blázquez, ante toda persona que lucha honradamente por la libertad de los oprimidos, por la defensa de los pobres y por la solidaridad entre todos los hombres inclinamos nuestra cabeza, remitiendo a Dios el juicio último de su vida y de la nuestra En su discurso, el presidente de la Conferencia Episcopal estuvo flanqueado por su vicepresidente Cañizares y por el cardenal Rouco, quien por primera vez en los últimos años pudo asistir a las palabras del obispo de Bilbao. También asistió el Nuncio, Manuel Monteiro de Castro, quien, ante la asamblea, evocó el viaje de Juan Pablo II, hace 25 años, a España, recordando a los obispos su compromiso de estar al servicio de la unidad El discurso de Blázquez se encuentra en: http: www. conferenciaepiscopal. es El avance del laicismo y la polémica sobre Ciudadanía, retos que habrá de afrontar el Episcopado ABC. es Más información sobre y vídeo de la Asamblea Plenaria del Episcopado en www. abc. es Al servicio de la unidad La visita del Papa a Valencia ha sido uno de los éxitos de todo el Episcopado