Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es MARTES 20- -11- -2007 ABC El cardenal Rouco conversa con el presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, al término del discurso inaugural de éste en la Asamblea Plenaria JAIME GARCÍA Blázquez invoca a Tarancón y apuesta por la concordia, la pluralidad y el diálogo El presidente del Episcopado alerta contra una memoria selectiva que pueda reabrir heridas y atizar rencores JESÚS BASTANTE MADRID. El obispo de Bilbao y presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, reivindicó ayer, con profunda gratitud el legado de concordia, pluralidad y diálogo dejado en la Iglesia y la sociedad españolas por el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, de cuyo nacimiento se acaban de cumplir cien años. La vigencia del espíritu de Tarancón fue una de las claves del discurso inaugural de la última Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal antes de las elecciones que, el próximo mes de marzo, dilucidarán si Ricardo Blázquez continúa o no como máximo dirigente del Episcopado de nuestro país, después de un mandato marcado por las dificultades, tanto en el interior de la Casa de la Iglesia como en las fluctuantes relaciones con el Gobierno socialista. Una votación que, además, coincidirá en el tiempo con las elecciones generales, que se celebrarán con apenas unos días de distancia. Así, y a falta de confirmación oficial, los comicios en la Casa de la Iglesia tendrán lugar el 4 de marzo, mientras que la fecha para las generales será el 9 de ese mes. En esta clave, las palabras de Blázquez, asumiendo el legado de Tarancón, supusieron la apertura de una nueva vía de debate ante unas elecciones que se presumen vitales para el futuro de la Iglesia española y de su capacidad para influir en la vida social, cultural y política de nuestro país. El cardenal Tarancón buscó siempre la concordia, respetando la pluralidad y fomentando el diálogo apuntó Blázquez, quien recordó cómo tanto el amor a la Iglesia como el servicio a nuestro pueblo fueron las grandes preocupaciones del cardenal. Éste contribuyó poderosamente a que nuestra Iglesia acometiera los cambios indicados por Pablo VI cuando pensó en él para liderar a la Iglesia española en aquella delicada situación y cuando la Conferencia Episcopal lo eligió y reeligió como su presidente subrayó el obispo de Bilbao. Tarancón afirmaba abiertamente que la Iglesia veía con buenos ojos la llegada de la democracia y el pluralismo que le es inherente recordó el presidente del Episcopado, quien añadió que, a través de su impulso, la Iglesia respondió con dignidad y clarividencia al desafío que le planteaba la aplicación del Concilio en la fase de la transición de nuestra sociedad La Iglesia estuvo a la altura del momento histórico apuntó el obispo de Bilbao, quien enfatizó que la actitud demostrada por los obispos españoles en aquel tiempo, bajo el mando de Tarancón, no fue sólo coyuntural; aunque la situación presente sea en muchos aspectos diversa, hay valores permanentes simbolizados en el legado dejado por el que fuera cardenal de Madrid. Como gesto de homenaje a la figura del que fuera cardenal de Madrid, y en vísperas al recuerdo de su fallecimiento, acaecido el 28 de noviembre de 1994, la Casa de la Iglesia inauguró un retrato del purpurado. El otro gran tema del discurso de Blázquez giró en torno a La Iglesia estuvo a la altura Elecciones el 4 de marzo En algunos momentos, y ante actuaciones concretas, debemos pedir perdón y reorientarnos