Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CIENCIA FUTUROsMEDIO AMBIENTE y www. abc. es cienciayfuturo LUNES 19- -11- -2007 ABC Japón desafía al mundo y cazará ballenas jorobadas por primera vez desde 1963 La industria ballenera nipona argumenta que esta especie ya no está en peligro de extinción para capturar 50 ejemplares PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL SHANGHAI. Al son de la canción Popeye el marino soy y con los marineros brindando con latas de cerveza, una flotilla de seis embarcaciones zarpó ayer del puerto de Shimonoseki, al oeste de Japón, con una controvertida misión que ya ha sido duramente criticada por los grupos ecologistas internacionales: cazar 50 ballenas jorobadas en el Océano Antártico. Dicha especie se encuentra protegida desde que, en 1963, entrara en vigor en los mares del sur una moratoria que se convirtió en prohibición mundial tres años más tarde, ya que en esa época apenas quedaban unos 1.200 ejemplares. Desde entonces, sólo se ha permitido a algunas tribus aborígenes del Caribe cazar una o dos ballenas jorobadas al año dentro de un programa de ayuda a dichos pueblos. Gracias a tal prohibición, algunos expertos consideran que la población de este cetáceo se ha multiplicado hasta situarse entre 30.000 y 40.000 individuos, una cifra considerable pero que supone sólo un tercio de los que había antes de las modernas técnicas de caza de ballenas. Por ese motivo, la ballena jorobada ha pasado de estar en peligro de extinción a ser un animal considerado vulnerable dentro de la lista que elabora la Unión Mundial para la Conservación. Una circunstancia que ha sido aprovechada por la potente industria ballenera nipona para incluir a dicha especie dentro de los objetivos de su expedición anual. Comandada por el descomunal buque Nisshin Maru, de 8.044 toneladas, esta misión se propone atrapar, junto a las 50 jorobadas, 935 ballenas Minke, de menor tamaño, y otro medio centenar de rorcual común, el segundo animal más grande del mundo tras la ballena azul. llena es un manjar que se ofrece al público en numerosos restaurantes nipones. La investigación científica que llevemos a cabo nos servirá para levantar la moratoria sobre la caza comercial desafió el director de la Agencia de Pesca de Japón, Shuji Yamada, en la ceremonia de despedida de la flota. Para ello, se ha puesto en marcha la mayor expedición de la historia ballenera en el imperio del Sol Naciente, que cazará hasta el próximo mes de abril más del doble de los animales capturados hace una década. Desde 1986, las organizaciones ecologistas calculan que Japón ha matado casi 10.500 ballenas, la mayoría Minke y Bryde, insistiendo además cada año en acabar con una mora- Despedida al Nisshin Maru en el puerto japonés de Shimonoseki Pretexto científico Un exquisito manjar en los restaurantes nipones En el archipiélago nipón, donde ha proliferado una potente industria pesquera que ha hecho del sushi y del sashimi un emblema de su gastronomía, la carne de ballena también resulta muy apreciada por los consumidores. De hecho, se puede servir de distintas maneras, desde frita hasta cruda o empanada, y su sabor depende de la región y del tipo de especie cocinada. Regada con un buen sake o acompañando a una sopa miso se pueden mojar sus trozos de carne cruda con una salsa de soja con ajo, aunque su color oscuro y su textura pastosa no la hacen demasiado apetecible al ojo. Pero hay quien defiende que la carne de la cola es buena como sashimi porque se parece al atún. No obstante, es un manjar para unos pocos. Hace cinco años un sondeo realizado por el diario japonés Asahi Shimbun revelaba que sólo el 4 por ciento de los japoneses comían carne de ballena a veces Asimismo, algunos científicos han denunciado que varias especies de ballenas presentan altos niveles de mercurio por la contaminación, por lo que han desaconsejado su consumo. En teoría, la caza de las ballenas en Japón debería tener sólo fines científicos y su pesca comercial está prohibida, pero lo cierto es que la carne de los ejemplares capturados suele acabar en los mercados y restaurantes, ya que la industria nipona atrapa cada año un millar de estos cetáceos. En total, serán unos 1.035 ejemplares que los pescadores japoneses podrán capturar aprovechando los vacíos legales que dejó en 1986 la moratoria dictada por la Comisión Ballenera Internacional. Y es que, aunque la caza de este animal para fines comerciales se encuentra prohibida, sí está permitida cuando se hace con fines científicos. Un eufemismo en el que se refugia el Gobierno japonés para permitir que sus pescadores sigan realizando una tradición con varios siglos de antigüedad, ya que la carne de ba- UTILIDADES COMERCIALES DE LAS BALLENAS Ambar gris Fijadores de perfumería Espermaceti Cosméticos y farmacia Barbas Cepillos, brochas, fustas, etc. Aceite Industria de precisión velas, tintas, etc. Carne de la cola Primera categoría. Alimento para las personas Carne Segunda categoría. Alimento para animales domésticos ABC CARLOS AGUILERA Glándulas endocrinas Hormonas, pomadas Piel Cueros Japón es el gran consumidor de la carne de ballena. Sin embargo, en los últimos años los nipones se han vuel to más reacios y sólo afirma consumirla el 13 de la población