Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 19 s 11 s 2007 ABC TEATRO TOROS Il ventaglio Autor: Carlo Goldoni. Dirección: Luca Ronconi. Escenografía: Margherita Palli. Iluminación: Gerardo Modica. Vestuario: Gabriele Mayer. Compañía: Piccolo Teatro di Milano. Intérpretes: Raffaele Esposito, Giulia Lazzarini, Pia Lanciotti, Giovanni Crippa, Massimo de Francovich, Riccardo Bini, Federica Castellini, Francesca Ciocchetti y Gianluigi Fogacci, entre otros. Lugar: Teatro Español. Festival de Otoño. Madrid Rivera Ordóñez indulta un toro en la feria venezolana de Valencia ABC VENEZUELA. Francisco Rivera Ordoñez indultó al quinto toro de la ganadería colombiana de La Ahumada en la quinta corida de la Feria de Valencia, saliendo a hombros junto al torero local Leonardo Benítez y a Julio Benítez El Cordobés que debutaba en tierras americanas. En conjunto, el encierro resultó bravo y se movió con nobleza en el último tercio, aprovechando Rivera a ese quinto, de nombre Vinagrete para cuajar una faena en la que intercaló fases de toreo accesorio con otras en las que corrió bien la mano por el lado derecho. Avanzado el trasteo, la plaza estalló en la petición del indulto, que el presidente concedió, según burladero. El balance de la corrida fue el siguiente: toros de La Ahumada, bien presentados, bravos y nobles en líneas generales; destacó el quinto, de nombre Vinagrete premiado con el indulto. Leonardo Benítez, oreja en ambos. Rivera Ordóñez, dos orejas y dos orejas y rabo simbólicos. El Cordobés hijo, dos orejas y silencio tras aviso. La Feria de Valencia está siendo un éxito para los toreros españoles. Jesulín cortó cuatro orejas en su despedida; Cayetano, dos; Enrique Ponce y El Fandi, una. Media entrada es el promedio de entrada en esta feria. Goldoni disecado JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Ha puesto el broche al Festival de Otoño de Madrid un bonito espectáculo del Piccolo Teatro de Milán, nada menos que un Goldoni en el año en que se conmemora el tercer centenario del nacimiento del escritor veneciano, que compuso esta pieza- -primero en francés y luego en italiano- -en 1765 y en París, ciudad a la que se había trasladado tres años antes para dirigir la Comedia Italiana y en la que fallecería en 1793. Il ventaglio es una obra coral, ligera, chispeante, en la que el autor se sirve de una leve trama amorosa para dibujar un animado fresco de personajes: los habitantes de una localidad rural próxima a Milán. En este pequeño universo, Goldoni realiza un minucioso e irónico perfilado de caracteres y clases (artesanos, comerciantes, nobleza, burguesía acomodada... le bastan unas suaves pinceladas de trazo afinadísimo para reflejar el andamiaje político y social de una época, el Settecento italiano. Una escena de Il ventaglio en producción del Piccolo Teatro de Milán La acción transcurre a finales de verano, un declinar de la estación soleada que el dramaturgo impregna de una atmósfera- -luego reeditada y convertida en marca de su propio estilo por Chéjov- -en la que late un aire de decadencia, una vaga aunque muy perceptible impresión de fin de ciclo. Un enamorado quiere regalar a su amada un abanico porque se ha roto el que ella usaba y pretende hacérselo llegar disimuladamente por medio de una joven criada. Cuando alguien observa la entrega del objeto, interpreta que hay una relación entre el galán y la plebeya, y así se pone en marcha un divertido y ágil mecanismo de murmuraciones, falsas interpretaciones, medias palabras, equívocos, sobreentendidos, tormentas sentimentales y tiranteces sociales. Ronconi ha concebido un montaje de gran belleza plástica en el que la acción de la traviesa comedia de enredo parece disecada, exenta de vida, un ejercicio de taxidermia escénica que pone plomo en las alas de un texto bullicioso. Hay momentos de delicado juego teatral, como en la explicación final del itinerario seguido de mano en mano por el abanico, ABC y otros de trazo grueso, como cuando, para explicitar el huracán de pasiones levantado por el mínimo utensilio, utiliza el furioso sonido del viento, hace que caigan estrepitosamente los telones del decorado y pone patas arriba algunas sillas, como si ignorara que la materialización de las metáforas las descerraja y produce monstruos. La interpretación presenta un estupendo tono conjunto, con nota más alta para ellas: la arrebatada Giannina de Federica Castellini, la serena Geltruda de Giulia Lazzarini y la enfurruñada Candida de Pia Lanciotti. TEATRO MUSICAL El rey de bodas Autores: Mathew Sklar, Chad Beguelin y Tim Herlihy. Director: John Rando. Director adjunto: Félix Ortiz. Director musical: Guillem Galofré. Coreografía: Luca Yexi. Vestuario: María Araújo. Escenografía: Scott Pask. Protagonistas: Naim Thomas, María Virumbrales, María Adamuz, Silvia Casanova. Lugar: Nuevo Teatro Alcalá, Madrid Caricatura de los ochenta JULIO BRAVO El rey de bodas ha llegado a Madrid apenas año y medio después de su estreno en Broadway, donde tuvo un éxito digamos que relativo. El musical está basado en una película que en España se tradujo como El chico ideal un título más que elocuente acerca de su naturaleza: comedia romántica de toques pastelosos; características que también pueden aplicarse al musical, cuya producción española es reflejo de la original, ya que las dos puestas en escena llevan la misma firma: John Rando. El rey de bodas cuenta la historia de Robbie, un joven músico que se gana la vida actuando en bodas y que en la suya se queda compuesto y sin novia. El plantón le lleva a una situación depresiva de la que saldrá tras enamorarse de Julia, una joven camarera. No revelaré ningún secreto si adelanto que hay final feliz y boda por todo lo alto. La puesta en escena de John Rando tiene su columna vertebral en el entorno temporal que rodea la historia: los años ochenta. Los autores sitúan la acción en el año 1985, ecuador de la década, y en la periférica New Jersey. Y los ochenta son el leit motiv sobre el que gira musical y estéticamente la producción. La música compuesta por Mathew Sklar- -que con esta obra debutaba como autor en Broadway, en muchas de cuyas producciones ha trabajado como músico- -respira el aroma de esa década, pasada por el indispensable tamiz teatral. El resultado es una partitura escrita con mucho oficio, pero demasiado chillona a veces y, lo que es peor, muy poco inspirada; salvo la pegadiza canción de arranque- Tu futuro empieza hoy cuyo estribillo suena en varias ocasiones y sirve también para cerrar el musical, no hay gancho ni vigor en las canciones. Y de esa flojedad se contagia, inevitablemente, la narración. John Rando dirige una producción más voluntariosa que brillante, donde se acentúa el tono kitsch con que vemos ahora la estética ochentera, con numerosos guiños a la época (desde la copia de la Madonna de Buscando a Susan desesperadamente hasta el baño de la protagonista de Flashdance pasando por los dobles de Tina Turner o Reagan que aparecen en la escena de Las Vegas) Desgraciadamente, todo se caricaturiza hasta el extremo (las pelucas son impresentables) buscando la risa fácil de los espectadores. La joven María Virumbrales (que interpreta a Julia) es la mejor del reparto, con una voz hermosa y expresiva, y muy buenas maneras interpretativas. Naím Thomas- -que ha borrado de su biografía su paso por Operación Triunfo- -canta con gusto y hermoso timbre pero necesita un poco más de reposo en sus canciones, sus diálogos y su actitud. Otras plazas Maracaibo (Venezuela) Oreja para Miguel Ángel Perera Toros de Rancho Grande escasos de presencia, de distinto juego, según informa mundotoro. Al segundo le fue concedida la vuelta al ruedo en el arrastre. El rejoneador Francisco Javier, oreja; Miguel Ángel Perera, oreja y silencio; Rafael Orellana, dos orejas y oreja; Cayetano Rivera Ordóñez, silencio en su lote. Mientras, Pablo Hermoso de Mendoza sigue su campaña triunfal por tierras mexicanas, y así cortó dos orejas y rabo en Ciudad de Acuña.