Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID Operación Guateque s La sombra de la corrupción LUNES 19 s 11 s 2007 ABC De Guateque en media España La tentación vive en un matasellos, en una tecla de ordenador o en un hacer la vista gorda desde un puesto público. Desde Madrid hasta Canarias, ninguna institución está libre de esta lacra S. R. MADRID. Unos funcionarios municipales me dijeron: Tú me pagas 500.000 pesetas al trimestre y no tendrás problemas con el local Con estas declaraciones a ABC, Francisco Herrero, un pequeño empresario propietario de la Sauna Paraíso destapaba hace once años en Madrid una trama de corrupción en el Ayuntamiento de la capital similar a la descubierta por la Operación Guateque Y es que ni la prevaricación, ni el cohecho, ni el tráfico de influencias son lacras nuevas para las administraciones públicas y tampoco son exclusivas de grandes consistorios en los que estas manzanas podridas puedan camuflarse entre miles de funcionarios y montañas de expedientes por tramitar. Para muestra, el caso de Orihuela, en la provincia de Alicante, donde otro consistorio gobernado por el PP está sometido a una investigación idéntica a la que se desarrolla en Madrid. De hecho, el caso se destapó el mismo día. Según explicó el concejal de Urbanismo, Antonio Rodríguez, tras filtrarse la investigación, la Guardia Civil ha detenido a los dos propietarios de una consultora que, supuestamente, estafaba a sus clientes al sugerirles que- -comisión mediante- -podían agilizar la obtención de licencias de apertura. Hasta el momento, han prestado declaración como testigos según Rodríguez, una quincena de funcionarios- -principalmente del área de Urbanismo- que en ningún caso se han visto implicados en los supuestos sobornos que prometían los detenidos. Según la Guardia Civil, se han contabilizado unos cincuenta afectados, de los que los presuntos estafadores habrían podido obtener más de 300.000 euros. Mientras Rodríguez insiste en que el Ayuntamiento no está implicado en el caso- -en cuya investigación colabora desde el pasado mes de abril, según dijo- la oposición ha tra- Los registros en instituciones públicas y la incautación de documentos se han convertido en una imagen tristemente habitual tado de vincular la investigación a la corrupción urbanística. En ningún caso los trámites tenían que ver con recalificaciones replicó el edil. Otra administración bajo sospecha en la provincia alicantina es la oficina de Extranjería. Hace unos meses, un funcionario fue detenido acusado de amañar permisos de residencia. Asimismo, otras tres personas relacionadas con gestorías que tramitaban los permisos están también acusadas. El Gobierno detectó irregularidades en una decena de expedientes. Uno de los caso de corrupción en la Administración catalana se remonta a marzo de 2001, cuando fue confirmada la prisión para el ex jefe de la Inspección de Hacienda para el sector Inmobiliario de Cataluña, Álvaro Pernas, presuntamente implicado en una trama de corrupción detectada en la Agencia Tributaria de la capital catalana. Pernas había sido encarcelado dos meses antes por su implicación en un caso cuyos principales implicados eran dos ex altos cargos de la Hacienda catalana, Ernesto Aguiar y Josep Maria Huguet. La juez instructora encarceló a Pernas después de descubrir que supuestamente había manejado bienes embargados, que poseía gran cantidad de dinero en el extranjero y que había ocultado pruebas relativas a la investigación. El caso Aguiar- Huguet fue uno de los detonantes para que José Borrell renunciara a su condición de candidato en 1999, al haber sido los dos altos cargos de Hacienda sus colaboradores. Canarias, que en 2006 vivió su particular annus horribilis en materia de corrupción- -trama eólica, Faycán, ICV, Amorós, etc... -tampoco se libró de las redes de funcionarios que, al igual que en Madrid, se encargaban de agilizar licencias previo pago. Cobraban entre 12.000 y 18.000 euros por tramitar licencias de apertura de agencias de viajes. La investigación comenzó a mediados de 2005, a raíz de una denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción número 8 de Las Palmas en la que se denunciaba a varios funcionarios, precisamente por incumplir lo pactado con los estafados. El trato era el siguiente: a cambio de las citadas cantidades de dinero, los funcionarios tramitaban en tiempo récord varios requisitos imprescindibles para poner en marcha una agencia de viajes. Los estafados eran pequeños empresarios que ponían en marcha el negocio como un modo de generar su propio empleo, lo que les llevaba a querer evitar el coste de demora en la apertura. A la aceleración del trámite, que por la vía ordinaria es lento, pero gratuito, los tres imputados en este caso añadían la promesa de gestión de otros, como la póliza de responsabilidad civil, el título de IATA y otros requisitos. Muchas de las víctimas no denunciaban por temor a que les paralizaran sus expedientes. Otro caso sonado es el que se produjo en el País Vasco, mientras el senador del PNV por Guipúzcoa Víctor Bravo conducía coches deportivos, pilotaba avionetas y se casaba en las Vegas, su hermano, José María Bravo, responsable de la oficina de Hacienda de Irún, recibía en su despacho a empresas y autónomos que debían dinero al Fisco y les prometía importantes rebajas a cambio de pagar rápidamente. Él mismo recibía el dinero, a veces en metálico, y se lo ingresaba en sus propias cuentas. Bravo acabó en la cárcel por un delito de fraude por el que se calcula que la hacienda J. M. RODRIGUEZ Supuestos sobornos Agencias en tiempo récord Delitos de Hacienda Rebajas al Fisco En Orihuela, un caso de corrupción idéntico al de Madrid se destapó el mismo día que la Operación Guateque En Canarias, varios funcionarios fueron encausados por cobrar para la apertura de agencias de viajes pública dejó se ingresar cerca de un millón de euros. Las haciendas forales, organismos que siempre han generado un elevado sentimiento de orgullo en el seno del nacionalismo, han protagonizado en los últimos años varias casos de corrupción. Hace cinco años se supo, por ejemplo, que el inspector jefe de la Hacienda de Vizcaya, Juan Ramón Ibarra, había creado una trama que le permitía, a través del sistema informático, paralizar las investigaciones por posibles fraudes a determinadas empresas, entre las que figuraban algunas de conocidos fontaneros del PNV y también de simpatizantes del PP. En este ámbito de los tributos e impuestos, merece la pena recordar el consejo de un funcionario de la Consejería de Hacienda de la Comunidad de Madrid que hace un año proponía a una conocida que se archivara el expediente de liquidación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones de sus padres a cambio de que le diese 30.000 euros. Por este impuesto, su amiga tenía que pagar 67.500 euros. Tramas que evidencian que en la mayor parte de las provincias, de alguna u otra manera, y en asuntos de corrupción entre funcionarios las habas se cuecen a fuego lento. Y eso sin entrar en asuntos relacionados con cuestiones inmobiliarias, porque en ese caso el guateque se convierte en una verdadera orgía.