Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Recta final a las elecciones s Conferencia Política del PP LUNES 19 s 11 s 2007 ABC Rajoy empieza a arriesgar El presidente del PP, consciente de que tiene que ir a por todas, rompe con el tacticismo de su campaña de 2004 y hace promesas, como defender el español, a las que se opondrán los nacionalistas que permitieron a su partido llegar al poder en 1996 POR ÁNGEL COLLADO FOTOS JAIME GARCÍA MADRID. Mariano Rajoy es un hombre de discursos y sentido común. Si las campañas electorales se jugaran en ese terreno y con las armas de la lógica, la razón y el argumento, el Partido Popular se sentiría ya ganador de los próximos comicios. Pero también están los medios de comunicación, los vídeos, las ventajas del poder, las cargas de estar en la oposición y la propia sociedad. El presidente del PP dio ayer un paso, que parece definitivo, para no quedarse en su conocida oferta de Constitución y sentido común: presentar propuestas arriesgadas. Eximir a siete millones de españoles de pagar IRPF y poner coto a la persecución del español en Cataluña, en el País Vasco- -ahora también en Galicia- -son ideas convenientes o urgentes, pero cuasi revolucionarias en el Estado de las Autonomías donde las Comunidades empiezan a ser estados y el Estado un ente público sin competencias en cuestiones tan fundamentales como la educación y otros asuntos que garantizan el principio de igualdad. En el pabellón Arena, antiguo Rockódromo, Rajoy entró en una nueva etapa de su segunda carrera hacia la Moncloa. La propuesta fiscal obliga a una reforma de todo el sistema impositivo y la defensa del idioma común choca con los intereses nacionalistas más básicos. En teoría, la Constitución garantiza el conocimiento y uso del español o castellano en toda España, pero primero CiU y ahora el tripartito PSC- ERCICV se han encargado en las úl, timas dos décadas de pasar del bilingüismo al monolingüismo impuesto. Hasta con multas. El castellano está proscrito en todos los ámbitos- -el político, educativo y el administrativo- -que controla la Generalitat. Ni en la etapa de Aznar en la Moncloa ha habido un atisbo de tregua en la persecución del idioma común. Si algo une a los nacionalistas catalanes es la imposición del único idioma que consideran propio de la Comunidad aunque la mayoría de los ciudadanos que allí viven son o proceden de familias castellano- hablantes. La oferta de Rajoy de que todos los españoles puedan aprender y expresarse en la lengua común de los españoles será un impedimento añadido para alcanzar acuerdos con CiU en el caso de que el PP obtenga una victoria corta que le obligara a contar con los diputados de Convergencia y Unión. En el primer discurso programático de Rajoy, con el que bajó a la arena de las propuestas, no hay ni una concesión o ambigüedad previa que apunte un llamamiento a los nacionalistas de centro o de derechas para formar una mayoría. Al contrario, las reformas legales y los cambios en las instituciones esbozadas por el presidente del PP están dirigidas a los socialistas. Sólo con el PSOE se puede cerrar el Estado de las Autonomías o acabar con la práctica de que haya ayuntamientos o gobiernos regionales en manos de los partidos menos votados. Después de tres años y medio de aislamiento frente a la consigna suprema de Zapatero todos contra el PP Rajoy se propone ir a por todas y, si luego las cuentas no salen, ya se verá. Se ha impuesto en la sede de Génova la tesis de huir del tacticismo y las reservas para no dejar heridas. De cualquier forma, sus antiguos aliados de 1996, CiU y PNV están en la de, riva y las posiciones más radicales de su historia, en el independentismo más puro y con plazos concretos para la secesión. Rajoy exhibió un optimismo casi zapateril de ZP: Vamos a ganar con mucha dife- Fuera tacticismo Costa, Aguirre, Rajoy, Acebes, que tapa a Pío García- Escudero, y Gallardón en el Arena El ex ministro Romay Beccaría junto al presidente del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo rencia Para cumplir con sus promesas le hará falta y, además, tendrá que contar con que el PSOE dé un cambio copernicano para volver a los grandes pactos constitucionales. El empate técnico entre las perspectivas electorales de PSOE y PP que dan los sondeos, o la ligera ventaja del partido de Rajoy que indicaban los resultados de las elecciones municipales de mayo son los datos de partida para la precampaña, pero serán revisados en los próximos días por un nuevo barómetro del CIS que en el PSOE esperan como agua de mayo. Quedan cuatro meses y para ganar hay que arriesgar. El ambiente en el Arena, más que de euforia era de responsabilidad. Las previsiones de catastrofismo que hace todo partido en la oposición si repite el partido en el Gobierno no es un mensaje sólo para el electorado: está totalmente asumido en el interior. Todos los dirigentes, sectores y camarillas asumen que un nuevo éxito de Zapatero será el entierro del régimen constitucional del 78. Para no dar armas al adversarios, hasta han aceptado la orden de Rajoy de no mover en público el lío de las listas aunque, entre ellos, no paren de hablar de candidaturas. Ayer no hubo ningún problema de protocolo Se sentaron juntos, en primera fila, Ruiz- Tampoco con Aznar Las reformas institucionales de Rajoy están dirigidas al PSOE y son para frenar a los nacionalistas Responsabilidad y euforia