Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 18 de Noviembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.576. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Irene Lozano ANTE TODO MUCHA CALMA T El Zalamero de la ganadería El Rocío EFE El toro Dolly El día en el que el padre de Dolly abandona su técnica de clonación, un bovino mexicano llamado El Zalamero va a ser clonado por su bravura. A sus 17 años (unos 70 en el hombre) está hecho un semental ANTONIO ASTORGA El maestro Enrique Ponce confesaba a ABC que de reencarnarse en un animal lo haría en toro bravo: Yo prefiero ser toro bravo a becerro de carne, a mimosín ¿Y entre toro bravo y torero? insistíamos. En torero- -aclaraba el matador de Chiva- porque la grandeza del torero es superior al toro, aunque el toro es el animal que más admiramos los toreros. Pero, claro, es un animal, y yo prefiero ser animal racional a animal irracional. Porque el animal racional sólo existe en Walt Disney, ¿no? que la gente ya también confunde... El llorado poeta de la canción flamenca El Fary lo profetizó: Pero aquel de la fuente que nadie lo toque, que lo dejen tranquilo, y no lo provoquen. Ese toro bonito ya nació pa semental, las vaquillas lo siguen, no lo dejan descansar. Y además de bravura tiene pinta de donjuan. Una hembra que no lo camelaba, se dejó babear bajo una encina y después se negó a la parada, cuando quiso escapar ya estaba encima Ese morlaco al que le dan agua de la fuente es El Zalamero un toro bravísimo, que va a ser clonado, y en él se reencarnarían, seguro, desde el maestro Ponce al gran Florito, o incluso hasta el Quinto Evangelista que anda tras la estela de Opochtli por tierras aztecas. El toro Dolly nació en 1990 en la ganadería mexicana de Manolo Martínez. Cuando cumplió cuatro años pesaba 490 kilos, y su pitón medía 65 centímetros, por lo que inmediatamente fue enviado (menos mal que Aragonés- ¿para cuándo Raúl? -no era seleccionador de toros) a la lidia en la plaza México. El presidente decidió indultarle por su bravura y nobleza. El Zalamero jamás clavó su mirada en la del diestro, Manolo Mejía. Dialogaba con el capote sin tener malos pensamientos. Se le perdonó la vida, y se convirtió en uno de los 23 toros indultados de la México. Fue regalado a Mejía, que lo vendió en 2001 a la ganadería de El Rocío (Puebla) El Zalamero ha procreado 25 crías, toros de lidia y vacas bravas, de su misma madera. Vive bajo el cuidado exclusivo de seis personas que lo alimentan con 25 kilos de pasto al día. Su dieta incluye dos kilos de un concentrado de proteínas de nopal (cactus) y melaza. El 24 de octubre se le tomaron cuatro biopsias, y fueron enviadas a Canadá para ser cultivadas y reproducidas. Los embriones serán devueltos a México, y a finales de diciembre se sabrá cuántas hembras han sido preñadas artificialmente. Al menos cuatro vacas darán un zalamerito. La oveja Dolly fue el primer mamífero clonado- -5 de julio de 1996- por el profesor Ian Wilmut, que ayer anunció que deja su técnica de investigación sobre clonación genética en favor de una nueva que permite desarrollar células madre sin emplear óvulos. Zalamero rima con Zapatero. ¿Clonará Pepiño Blanco al presidente de la Z sudando la camiZeta E ienen un punto ingenuo los ladronzuelos de supermercado. Antes de meterse la mercancía en la cazadora ojean furtivos a derecha e izquierda, pero olvidan mirar hacia arriba, el lugar de los observadores infatigables: las cámaras. Hay delitos que no existen sin ellas. La policía canadiense disparó con una pistola Táser una descarga eléctrica de 50.000 voltios a un hombre que se puso nervioso en el aeropuerto de Vancouver. Gracias a que un ciudadano canadiense vio su muerte en vivo y la grabó, nos hemos enterado de que con esa maravillosa pistola no siempre letal, la policía de Canadá ha liquidado a 18 personas en cuatro años: ahora existen 18 muertos que no existían. Perder la calma en los transportes, la caverna donde se concentra el miedo colectivo, resulta peligroso. Puede uno acabar frito por la policía, como Robert Dzieknaski; tiroteado, como Jean Charles de Menezes en el metro londinense; o apuñalado por un neonazi, como Carlos Palomino en el de Madrid, cuya muerte creemos aunque no haya llegado al pase de las nueve. Menos mal que hay carteles alertando de los riesgos del transporte: la estación está en curva. El presunto asesino madrileño ha declarado que mató a Carlos porque se sintió atemorizado cuando lo llamaron nazi; a los agentes canadienses les aterró que su víctima arrojara una silla contra un tabique de cristal; y a los británicos, que un fontanero con mochila saliera corriendo. El pánico no nubla la puntería, al contrario, permite responder a un insulto con una puñalada directa al corazón. Pero la habilidad más notable de ciertos sujetos es que cuando tienen miedo, siempre encuentran un arma en su bolsillo. Un cuchillo largo, sin ir más lejos.