Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18- -11- -2007 La Casa Encendida desvela la cara más secreta de Warhol en una exposición 91 No se podrá obtener el carnet sin acreditar la residencia En enero se habrán revisado 35.000 libros, antes de descartar más robos J. G. C. MADRID. El caso del robo de los mapamundis aún no se ha resuelto del todo. Aunque el confeso ladrón, César Gómez Rivero, aseguró que no es responsable de la desaparición de las hojas que faltan, lo cierto es que, al menos tres de ellas forman parte de libros de los que él mismo ya ha entregado otras hojas. Y no parece un hombre de quien se puedan fiar en la Biblioteca Nacional. Sea como fuere, se ha decidido revisar hacia atrás todos los libros- -unos 35.000- -servidos durante el último año en la Sala Cervantes. Al tratarse de manuscritos, incunables y raros, la gran mayoría no tiene paginación, ni foliación, y por ello son todos especiales, así que hay que verificarlos con los microfilmes. Es un trabajo muy pesado y meticuloso, para el que se ha movilizado a 62 bibliotecarios, y para hacer posible este plan se está ultimando un acuerdo con los sindicatos. complicada que ha sido diseñada en enormes y gráficos cronogramas. Todo un alarde organizativo. El caso es que, para que no se repita el problema, las medidas de seguridad alcanzarán a los carnet, de lector (dura 3 años) y de investigador (vigente por 5 años) Para la acreditación de residencia valdrá cualquier documento que demuestre que el investigador reside en Madrid, desde un certificado del hotel donde se aloja, si es extranjero y está de paso, hasta una amplia lista de posibilidades para los nacionales. Podrá ser un recibo de gas, de luz, de teléfono o de agua, a su nombre; si no, el certificado de empadronamiento, o un recibo de alquiler, o una nómina donde figure el domicilio. Porque, si no, puede ocurrir como con el ladrón de los mapamundis al que le preguntaron: ¿Cuál es su dirección? y respondió: Serrano, 153. Y con eso se le permitió el acceso. Y cuando la Guardia Civil fue allí, era la dirección de unos grandes almacenes. El pasado lunes también comenzó a funcionar el nuevo sistema informático de gestion del fondo, conocido como Unicorn, que va a permitir controlar mucho más eficientemente la vida de los libros dentro de la institución. Ya se ha instalado el módulo relativo al préstamo de obras y está a punto de seguirle el de circulación de las mismas. Más adelante se activará el resto de este paquete integrado punterp en la gestión de bibliotecas. Se han migrado 15 millones de documentos desde el anterior sistema que la BN tenía instalado: el Ariadne, que ya estaba obsoleto. La otra novedad ha sido que la BN cerrará durante la tercera semana de enero, y una vez al año desde ahora, con el fin de realizar inventario, algo que no se hacía y que es muy necesario, pues lo hacen todas las grandes bibliotecas. Documentos de residencia Tres equipos, una misión cido un tercer control. Los primeros días, los usuarios se resintieron un poco al ver tanta seguridad, pero los investigadores son los primeros en aceptar la necesidad de acostumbrarse para preservar obras tan importantes de nuestro patrimonio. El tercer control se pasa a la entrada y salida de la propia sala. Allí el bibliotecario asigna el pupitre a cada investigador y, de ahora en adelante, siempre que éste quiera consultar el original y no los microfilmes tendrá una entrevista personal con el responsable de sala para explicarle el porqué de esa necesidad. Esto tampoco se producía antes. El bibliote- Una entrevista personal cario decide si se le deja consultar el material sensible o se le obliga a leerlo en microfórmula. Este sistema ralentiza un poco el servicio en la Sala Cervantes. Los investigadores se están acostumbrando al nuevo ritmo con paciencia, y desde la dirección de la Biblioteca se les expresa enorme agradecimiento por su comprensión. Quien maneja material sensible recibe unos atriles acolchado y no se permite ni calcar ni apoyarse en los libros. Sólo se autoriza el lápiz. El total de fotocopias permitidas por libro es de 20 al día. A la salida todo vuelve a repetirse a la inversa, se recuenta el interior de la bolsa de plástico, se coteja el código de ba- rras del ordenador, control de rayos X y de metales. A partir de las 22: 30 horas se cierran y bloquean automáticamente todas las puertas y ventanas de la institución. Por supuesto las rondas nocturnas también incluyen el exterior del edificio. Además de lo dicho, se ha implementado la seguridad con medidas electrónicas que los responsables no permiten describir, y se ha modernizado notablemente todo el blindaje del depósito que guarda las joyas de la institución. Todo esto coincide, según ha podido saber ABC, con la marcha de Teresa Malo de Molina, la directora técnica con Rosa Regàs, que mandó poner en práctica las directrices de la anterior directora. ¿El secreto? Se van a hacer tres equipos con esas 62 personas especializadas, por lo que muchos dejarán sólo parcialmente otras labores que tienen adjudicadas. Son tantos porque no trabajarán a la vez. Un equipo sigue atendiendo la vida normal de la Sala, y los otros dos se reparten labores de revisión. Y los que revisan no son siempre los mismos, justamente para no desatender otros servicios que tienen encomendados. Todos ellos han sido elegidos porque poseen amplios conocimientos en libros raros y antiguos. Es una rotación muy Recibos, nóminas o cualquier documento con una dirección válida servirán para hacer el carnet