Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA DOMINGO 18 s 11 s 2007 ABC Dar a luz y dejar al hijo en el paraíso español Atraídas por una imagen idílica de España, mujeres rumanas sin recursos y desinformadas llegan con el objetivo de dar en adopción a sus hijos s La ley es estricta: son devueltos a un orfanato de Rumanía POR ESTEBAN VILLAREJO FOTO: PAU BELLIDO CASTELLÓN. Nicoleta lo tuvo claro cuando supo que estaba embarazada. Sin apenas medios económicos y con unas perspectivas laborales nada favorables en Rumanía, decidió que el futuro de su hijo no estaba en Bucarest, sino en Castellón, a donde se desplazó el mes de agosto pasado para dar a luz y ofrecer su hijo en adopción. Al menos él sería feliz en este mundo explica. Pero la desesperación se topó con la realidad. Y es que la ley rumana que permitía esta práctica de dar en adopción al hijo en el extranjero cambió en 2005, a raíz de una investigación sobre el paradero de 400 niños que habían sido ofrecidos en adopción en otros países y de los que sólo se localizaron la mitad. Tras el cambio de la normativa, si una mujer rumana viene a España con dicho motivo, el futuro de su hijo será aún más incierto. Tras un periodo que puede llegar hasta un año, el menor pasará su estancia en un centro de acogida o bajo la tutela de una familia en España, de nacionalidad rumana si es posible para que desarrolle el lenguaje. Después de ese periodo será devuelto a Rumanía... ¡a un orfanato! Se buscan familias de acogida rumanas La Consejería de Bienestar Social de la Generalitat Valenciana ha impulsado un proyecto con el objetivo de buscar familias de origen rumano que estén dispuestas a tener en régimen de acogida a menores de esa nacionalidad que fueron ofrecidos en adopción por sus madres y que esperan ser repatriados. El objetivo es que se familiaricen con el lenguaje. La medida pasa por impartir cursos de formación a estas familias para concienciarlas de lo que supone la figura del acogimiento, que nada tiene que ver con la adopción definitiva. Colas de inmigrantes en la oficina de Extranjería en Castellón que aún persiste en círculos marginales de Rumanía donde la pobreza es cuasi endémica. Pese al cambio de la ley, la desinformación hace estragos y mujeres como Nicoleta siguen llegando a España denuncian desde la Asociación de Inmigrantes de Europa del Este de Castellón, presidida por Placsintar, quien subraya la importancia de que estas mujeres conozcan la verdad y la realidad de la nueva ley Esta asociación ha ofrecido recientemente su apoyo a cinco mujeres que vinieron con tal propósito- de entre 18 y 20 años, también hubo una de 51 años La mayoría vienen en busca de ese futuro mejor para sus hijos pero también por la vergüenza que les supone tener un bebé sin estar casada Los trabajadores sociales aseguran que esos cinco casos son sólo una anécdota y que cada vez se registran más historias como la de Nicoleta en Castellón, uno de los principales destinos de la inmigración rumana en España. La Ley es tajante, ya que esos menores nacidos en España no son reconocidos como ciudadanos españoles. Sólo lo podrían ser cuando cumplan 18 años y tras demostrar haber vivido en España al menos durante seis años. Si la madre finalmente opta por dejar al hijo en España, éste permanecerá en teoría tres meses bajo tutela de la administración regional- -el proceso suele alargarse un año en la práctica- -y finalmente será enviado a Rumanía en un viaje costeado por el Gobierno español y acompañado en ocasiones por un agente de Policía para garantizar la protección del menor hasta su devolución al orfanato rumano. Las asociaciones alertan sobre el incremento de mujeres que vienen a España con tal finalidad Tras el cambio de la normativa rumana, el futuro del hijo será aún más incierto, pues serán devueltos Cuando Nicoleta fue consciente de la realidad, una vez en el Hospital General de Castellón, donde dio a luz, se sumergió aún más en la desesperación. ¿Su hijo en un orfanato rumano? Sin pensarlo rompió los papeles de renuncia, deshizo lo acordado, cogió al recién nacido y volvió a Rumanía. Vuelta a otro futuro incierto, pero con el calor de la madre. El ejemplo de Nicoleta, que explica la persona que le atendió como traductora en el hospital, Ángela Placsintar, ilustra el desconocimiento y la imagen del paraíso español Rompió los papeles Promesas de las mafias para vender a los menores En un río revuelto con tantos claroscuros como son algunos casos de adopciones internacionales, las mafias tratan de conseguir su particular tajada. Es también el caso de estas jóvenes rumanas que vienen a España con tal fin. Así, la presidenta de la Asociación de Países del Este, Ángela Placsintar, denuncia la existencia de grupos organizados que intentan traficar con menores. Ha habido mujeres rumanas que han sucumbido a las promesas de las mafias para vender a sus hijos La nueva Ley rumana también tarta de impedir la acción de las mafias de tráfico de menores, tanto para la venta de niños como para la venta de órganos. No obstante, la acción de las mafias de tráfico de menores también entra en conexión con el delito de falsificación de documentos. Para obtener la documentación de los menores nacidos en España de madres rumanas, el Gobierno facililita al menor el certificado de nacimiento español y también el libro de familia, pero este menor requiere del certificado rumano, con la apostilla de La Haya. Placsintar desmiente que el tráfico de niños acontezca a un grupo étnico determinado, como pueda ser el gitano, todo lo contrario, el arraigo familiar y el cariño que las madres tienen a sus hijos es increíble La nueva Ley de Adopción rumana es tan estricta que tampoco permite la adopción de niños de orfanatos rumanos por ciudadanos de ese país que residan en el exterior. Otro de los motivos esgrimidos por Rumanía es evitar el envejecimiento de la población. Nicoleta volvió con su hijo. Otros niños volverán a los orfanatos rumanos, un lugar siniestro lejos de todo paraíso español La desesperación contra la realidad. Ley rumana estricta