Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA DOMINGO 18 s 11 s 2007 ABC RELIGIÓN Martínez Camino, primer jesuita que es nombrado obispo en España Benedicto XVI designa prelado auxiliar de Madrid al secretario general del Episcopado JESÚS BASTANTE MADRID. Benedicto XVI designó ayer al actual secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid. Camino se convierte, de este modo, en el primer jesuita español en ser nombrado obispo en nuestro país, rompiendo así una tradición no escrita para los seguidores de la orden fundada en 1540 por San Ignacio de Loyola. El nombramiento ve la luz, además, la misma semana en que la Compañía de Jesús abría los actos con motivo del centenario de otro jesuita universal, en este caso el bilbaíno Pedro Arrupe, y en vísperas de la Congregación que elegirá al sucesor del general de los jesuitas, Peter- Hans Kolvenbach, quien dejará su cargo a comienzos de enero. En la actualidad, y según informó a ABC la Compañía de Jesús, existen 92 obispos jesuitas. De ellos, únicamente cinco (incluyendo a Camino) son españoles, y los otros cuatro ejercen su ministerio en Iberoamérica. Es cierto que soy el primero, pero esta circunstancia no deja de ser anecdótica, secundaria y accidental subrayó Martínez Camino, quien añadió que, como jesuita, lo entiendo como un modo de obediencia al Santo Padre, al que los jesuitas, por constitución, estamos comprometidos El portavoz episcopal, quien estuvo acompañado durante su intervención (que se celebró en la sede de la Casa de la Iglesia, y no en el Arzobispado de Madrid, como sería lo habitual) por el obispo auxiliar de Madrid Fidel Herráez, confirmó haber mantenido una conversación cariñosa y cercana con el padre Kolvenbach, quien me felicitó por el nombramiento, dijo. Camino reveló que supo el nombramiento el pasado 5 de noviembre, el día en que se conmemora a todos los santos de la Compañía de Jesús En este sentido, el nuevo prelado afirmó que la Compañía, gracias a Dios, tiene más santos (50) que cardenales (40) lo que refuerza que nuestro desafío, como obispos y como jesuitas, es el de ser santos. En lo personal, para mí supone un estímulo para comenzar a ser algo más santo En conversación posterior con ABC, el nuevo obispo reconoció haber estado en las quinielas para ocupar un importante cargo en la Santa Sede, aunque se mostró profundamente agradecido al Santo Padre por la confianza demostrada a la hora de designarle obispo auxiliar de Madrid. Su nuevo cometido no le impedirá permanecer en su cargo de secretario y portavoz episcopal. Según reveló el propio Martínez Camino, tras consultarlo con el cardenal de Madrid, Antonio Rouco Varela- -que ayer se encontraba en Roma- seguiré en la secretaría general durante el plazo que concluye en noviembre próximo Cuestionado sobre si optaría a la reelección pasado ese plazo, emplazó dicha decisión a ese momento. No hago cálculo ni previsión sobre si seguiré entonces, hay tiempo recalcó. Martínez Camino tuvo palabras de reconocimiento para su predecesor Eugenio Romero Pose, y aseguró que, en su nuevo cometido, el objetivo no es suceder a nadie, pero por supuesto estaré dispuesto a tratar de seguir en ese campo del trabajo pastoral siempre según las indicaciones y las directrices del señor cardenal Por su parte, Fidel Herráez resaltó la destacada preparación teológica, su trayectoria académica y su experiencia en los ámbitos de la universidad y de la cultura de Martínez Camino, además de su capacidad para proseguir el quehacer que desempeñó de forma tan admirable y ejemplar el anterior obispo auxiliar, Romero Pose. Al tiempo, Camino agradeció la disponibilidad y respuesta generosa a la llamada al ministerio episcopal realizada por el portavoz de la Casa de la Iglesia. El nombramiento episcopal de Martínez Camino y, sobre todo, su permanencia en la Secretaría General del Episcopado abren nuevas perspectivas ante las elecciones a la presidencia de la CEE el próximo mes de marzo, según apuntaron a este diario fuentes eclesiales, que manifestaron que con este gesto la Santa Sede podría querer marcar la continuidad en el Episcopado español. Esto es: que tanto Blázquez como el cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, continuasen ocupando la presidencia y vicepresidencia, respectivamente, de la Casa de la Iglesia. Otras fuentes, sin embargo, matizaron que la designación como obispo auxiliar demuestra el aprecio que Roma profesa a Rouco Varela, lo que podría posibilitar su vuelta a la presidencia del Episcopado. Elecciones en marzo El nuevo obispo reconoció haber estado en las quinielas para ocupar un importante cargo en la Santa Sede Martínez Camino, al dar a conocer ayer su nombramiento JAIME GARCÍA Más información sobre el nombramiento en www. conferenciaepiscopal. es Conversación con Kolvenbach UN GRAN TEÓLOGO RESCATADO POR ROUCO Martínez Camino es uno de los más reputados teólogos de España y ha sido profesor de Teología en las universidades Gregoriana y Pontificia de Comillas J. B. MADRID. Cuando el 18 de junio de 2003 la Asamblea Plenaria del Episcopado elegía a Juan Antonio Martínez Camino como secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal, todas las miradas se volvieron hacia la madrileña calle de Bailén. Y es que la carrera eclesiástica del nuevo obispo auxiliar de Madrid está íntimamente ligada al cardenal Antonio María Rouco. Meses antes de aquel momento, Martínez Camino había regresado a Madrid, procedente del monasterio trapense de Venta de Baños (Palencia) donde permaneció durante más de un año discerniendo si continuar o no en la Compañía de Jesús, a la que pertenece desde 1974. Allí fue a buscarlo el cardenal de Madrid, a la sazón presidente de la Conferencia Episcopal, con quien colaboró (en unión con Romero Pose) en documentos de la talla de la Instrucción Pastoral sobre terrorismo y nacionalismo, aprobada en noviembre de 2002. Y es que Martínez Camino es uno de los más reputados teólogos de nuestro país. A sus 54 años, ha sido formador de jesuitas y seminaristas en Roma, Toledo y Madrid, así como profesor de Teología en las universidades Gregoriana y Pontificia de Comillas. Durante ocho años (1993- 2001) fue director del Secretariado de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe, en íntimo contacto con el entonces prefecto y hoy Papa, Joseph Ratzinger. Tras el nombramiento de Ricardo Blázquez como presiden- te del Episcopado, Camino continuó como secretario general de la CEE, lo que no le impidió seguir colaborando con el cardenal de Madrid. Rouco siempre ha defendido la valía de Martínez Camino, quien estuvo a punto de convertirse en el hombre fuerte de la Iglesia española en la Santa Sede. De hecho, a finales de verano su nombramiento como secretario de la Congregación para la Educación Católica era inminente. Sin embargo, la necesidad de que la Iglesia española continuara contando con un reputado teólogo- -más aún tras el fallecimiento de monseñor Romero Pose- y el apoyo de Antonio María Rouco Varela, hicieron que Roma estimase conveniente que el destino de Martínez Camino estuviese vinculado a nuestro país.