Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA La ultraizquierda protagoniza el 20- N DOMINGO 18 s 11 s 2007 ABC Cinco detenidos tras una pelea entre skins en Sabadell Los Mossos d Esquadra detuvieron ayer en Sabadell (Barcelona) a cinco skins (cabezas rapadas) de ultraizquierda por iniciar una pelea contra otros dos skins pero de ideología neonazi. Según informó la policía autonómica, la pelea tuvo lugar durante la madrugada del 4 de noviembre cuando dos skins de ideología neonazi se desplazaban en un taxi, y dos coches en los que viajaban entre siete o diez skins del colectivo sharp iniciaron la persecución del primer vehículo. Los dos coches de los skins sharp lograron interceptar al taxi y lo bloquearon, colocándose uno delante y otro detrás, y acto seguido, los miembros de los dos grupos rivales bajaron de los vehículos y se enzarzaron en una fuerte pelea. La concentración ultraizquierdista de Madrid congregó a varios centenares de radicales en plena Puerta del Sol FRANCISCO SECO Policías heridos, disturbios y destrozos en una marcha radical en Barcelona Varios antifascistas detenidos s En Madrid no hubo incidentes, pese a la tensión C. HIDALGO E. ARMORA MADRID BARCELONA. La conmemoración del 20- N por las muertes de Franco y José Antonio Primo de Rivera tuvo ayer unos protagonistas que nada tenían que ver con la extrema derecha: los ultras de izquierdas. Mientras que en Madrid la tensión que se venía mascando desde el asesinato, el domingo pasado, de un joven antifascista en el Metro a manos de un soldado skin head no derivó en capítulos de violencia, en Barcelona la situación fue bastante diferente. La protesta de la capital catalana, que no estaba autorizada y reunió a cerca de un millar de radicales, se saldó con al menos diez agentes de la policía autonómica heridos y siete detenidos, además de numerosos destrozos en el mobiliario urbano, según informaron a este diario fuentes de los Mossos d Esquadra. Unos 300 ultraderechistas partieron por la noche desde la calle Génova al Valle de los Caídos cial. Durante el recorrido, los jóvenes realizaron numerosas pintadas en fachadas, cortaron algunas calles con contenedores y arrojaron botellas a los agentes desplegados. Uno de los momentos de mayor tensión se vivió a la altura de la Via Laietana, cuando los radicales acorralaron a los Mossos y les arrojaron vallas, barras de hierro y otros objetos contundentes. En los enfrentamientos entre policías y manifestantes resultaron heridos una decena de agentes, aunque DANIEL G. LÓPEZ Cortes de calles y pintadas Los manifestantes partieron sobre las 18.00 horas de la plaza Universidad de Barcelona y se dirigieron a la plaza de Sant Jaume, en pleno centro de la capital catalana, custodiados por un amplio dispositivo poli- al cierre de esta edición se desconocía si también los había entre los manifestantes y la gravedad de las lesiones. Los ultraizquierdistas protestaban contra el asesinato, el pasado día 11, del joven Carlos Javier Palomino Muñoz en Ma- drid a manos de un ultraderechista en el metro de Legazpi. En la capital de España, al final, no fue para tanto. Afortunadamente. El cacareado enfrentamiento entre fascistas y antifascistas previsto para ayer en la céntrica Puerta del Sol de Madrid se quedó en una concentración medianamente multitudinaria de los segundos. Y pacífica. No se llegó más allá de los gritos y, eso sí, algunos enfrentamientos con cámaras de televisión. La estrategia policial estaba clara: no actuar si los manifestantes no rompían las normas de convivencia. Así se consiguió que el ambiente no se caldeara; eso sí, a costa de que se infringiese la prohibición de la Delegación del Gobierno en Madrid sobre la protesta. En un principio, se temía que los jóvenes de ultraizquierda concentrados ayer en Sol se enfrentaran contra los ultras de derechas de Alianza Nacional que anunciaron su intención de manifestarse por Gran Vía. Pero, no fue así. El grupo de ultraderechistas se reunió por la noche en la calle Génova, desde donde unas 300 personas emprendieron la marcha hasta el Valle de los Caídos. Si no fuese por la treintena de furgones policiales desplegados por la zona- -setecientos antidisturbios nadie hubiera dicho que se mascaba la tensión. En los alrededores del Bernabéu, un aficionado recibió un puñetazo y le robaron una cámara de vídeo, pero la Policía asegura que este incidente no tiene nada que ver con las manifestaciones antifascistas.