Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA DOMINGO 18 s 11 s 2007 ABC La Fiscalía reactiva la causa contra un etarra en Cabo Verde a pocos días de que prescriban sus asesinatos N. V. MADRID. Catorce días antes de que prescriba el asesinato, la Fiscalía ha solicitado al titular del Juzgado número cuatro de la Audiencia Nacional que reactive la causa contra el etarra Félix Manzano Martínez, procesado en rebeldía el 30 de noviembre de 1987 por la muerte de varios guardias civiles en los años 80. Su localización en Cabo Verde es lo que ha motivado la reapertura, cuando sólo faltan días para el cumplimiento de los 20 años que fija la ley para la prescripción de un asesinato. A consecuencia de esta decisión, Manzano, un viejo de la banda, podrá ser extraditado para que sea juzgado por los atentados cometidos como miembro del comando Donosti del que también formó parte Miguel Ángel Apalategui, Apala El grupo perpetró, entre otros, el atentado contra el teniente coronel de Ingenieros Lorenzo Motos en San Sebastián; el ametrallamiento de una patrulla de la Guardia Civil en Pasajes, y contra el civil Enrique Pozo, en Rentería. También es autor de los atentados contra el teniente retirado del Ejército de Tierra José Rodríguez Fernández, en San Sebastián, y contra el coronel retirado del Ejército José Manuel de la Parra Orbaneta, en Irún. El etarra fue localizado en Cabo Verde tras la detención en 2005 en Ugao- Miraballes de Pedro Félix Morales, de 60 años, y Andrés Larrea, de 56, por enviar dinero, entre otros, a Manzano. La cuenta desde la que se realizaron los envíos estaba vinculada a la estructura de Herri Batasuna Batasuna de Ugao- Miraballes y a la herriko taberna del pueblo. Robert Agostinelli EL VEREDICTO EN ESPAÑA l juicio del 11 de marzo podría ser caracterizado como un éxito limitado en la guerra contra el fascismo islamista y como una lección sobre los límites del sistema judicial en combatir un enemigo sin fronteras y desalmado. Mientras que los autores inmediatos permanecerán encarcelados dentro del clemente sistema español, los verdaderos operadores están sujetos a sentencias más cortas o a ninguna del todo. El peso y la validez de la evidencia dentro de este gris y opaco mundo diabólico no cabe dentro de nuestras leyes directas de gobernación, aún con la súplica de la izquierda. Mientras aparenta ser duro con el terrorismo, el primer ministro Zapatero sigue siendo un fiscal defectuoso y reacio. Ha avergonzado a su país con su indiferencia superficial contra los compromisos inflexibles y fuertes para derrotar el terrorismo donde fuese que se asomase del anterior presidente Aznar. Aunque España sigue bajo la amenaza permanente de AlQaida y ETA, el señor José Luis Rodríguez Zapatero continúa demostrando su inexperiencia política con la tesis irresponsable de que todos estos problemas provienen de la fuerte línea mantenida por el Partido Popular. Desde el primer momento, las suyas han sido una serie de políticas divisivas entrelazadas. Sus políticas separatistas han debilitado a España, rejuvenecido a la vencida ETA, conscientemente abriendo viejas heridas de la guerra civil española y creando una burla internacional de España, donde antes había sido altamente estimada. Aislado dentro de la alianza transatlántica y eclipsado por el aura de sentido común exhibido por Nicolás Sarkozy, el señor Rodríguez Zapatero ha logrado una proeza rara en debilitar la posición de su nación y a la vez exponiéndola a mayores riesgos, tanto externos como internos. Esta joven democracia se ha mantenido sorprendentemente bien, dada la historia del siglo pasado. Se merece mejor que el comportamiento de un perdido pequeño aficionado socialista disgustado y obsesionado con reescribir la historia. E