Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Tras la sentencia del 11- M DOMINGO 18 s 11 s 2007 ABC OPERACIÓN DÁTIL El caso instruido por el juez Garzón y defendido ante el tribunal por el fiscal Pedro Rubira se desinfló bastante VÍCTIMAS Testimonio de los etarras. El tribunal sabía desde el principio que estas declaraciones no aportaban nada al proceso. Se admitieron para que nadie viera menoscabado su derecho de defensa (Página 150) Exhumar cadáveres. Olga Sánchez: Javier, estoy preocupadísima con el tema que he visto hoy en prensa, esa burrada de que se pidan exhumaciones... Gómez Bermúdez: Chiquilla, olvídate de todo lo que publica la prensa. Tienes que tomártelo todo con un poco de tranquilidad Tómatelo con calma porque no puedes estar al pairo de todo lo que a alguien se le ocurra publicar (Página 158) Esquizofrenia procesal. Bermúdez, a su mujer: Aquí se han querido saltar todos los filtros. Han pretendido decir queremos saber en el juicio oral cuando, si existe una convicción de que hay base para otra acusación distinta, lo que hay que hacer es ir a la primera casilla (presentar una querella en el juzgado de instrucción competente) Si no se va a la casilla de salida es porque, realmente, los que saben Derecho tienen claro que no tienen nada que llevar en ese momento a esa casilla y así lo único que hacen es enlodar el procedimiento (Página 166) La pericial. Aunque hubiera sido mejor una determinación exacta y sin discusiones desde el principio o, incluso, haber contado con más material para efectuarla después, no era apropiado pensar que toda una construcción jurídica dependiera exclusivamente de poner un nombre comercial al explosivo (Página 187) Informe de Olga Sánchez. La habilidad táctica brilló por su ausencia y la forma de encarar la cuestión le llevó por senderos inhábiles en una sala de vistas La Fiscalía no puede negar haber sido tibia en su interpretación de este artículo (el 215 del CP, que le permite actuar de oficio en caso de agresiones a jueces o fiscales en el ejercicio de sus funciones) puesto que no se conoce procedimiento iniciado de oficio por este motivo (Páginas 217 y 218) El libro, por lo demás, recoge múltiples referencias a los medios de comunicación, algunas muy críticas, sobre todo con aquellos que sostuvieron teorías alternativas En una de ellas, respecto a ABC, comete la imprudencia (página 203) de atribuir a la Fiscalía ser la fuente una de sus informaciones. Naturalmente, y al margen de la temeridad de su afirmación, esta vez Elisa Beni se equivoca de medio a medio. El juez nunca se metió en la caverna, fue un profesional de la presión Elisa Beni s Autora de La soledad del juzgador -Soportar la presión forma parte del entrenamiento de un juez. Hay quien prefiere desconectar completamente. Creo que tiene más valor ser honesto cuando uno está sometido a tentaciones. Bermúdez nunca se metió en la caverna, fue un profesional de la presión, una tendencia que se va imponiendo en la judicatura. ¿Incluso cuando por la noche llegan las palomas mensajeras -En efecto. De todos modos se insite mucho en la ósmosis existente entre políticos y jueces, algo que no existe en absoluto. Los políticos no se atreven a llamar a los magistrados. Durante un juicio de estas características sí se produce más feedback y llegan palomas con mensajes, a veces elogiosos, otras críticos, pero en general he observado un gran respeto, sobre todo cuando el juicio quedó visto para sentencia y hubo que esperar la decisión del tribunal. -Describe al juez como un hombre de fuerte carácter, con mal genio en ocasiones, pero capaz de reconocer un error y disculparse, o de actuar como apagafuegos -La parte seria y sobria no tiene por qué tapar a la parte humana por decirlo de alguna manera. Además de juez, ha sido un gestor que se ocupaba también de la intendencia, desde el buen funcionamiento de las cabinas de traducción hasta el mobiliario de la sala, pasando por el menú de los acusados. No le importaba remangarse. ¿Cómo fue su relación con las víctimas? -Él tiene la obligación de imparcialidad entre las partes del proceso, pero no es neutral entre el bien y el mal, y las víctimas siempre son víctimas, independientemente del resultado de la sentencia. El sistema judicial suele ser inhóspito para estas personas, no sólo por la burocracia sino porque es muy duro escuchar a los presuntos verdugos de tus familiares. El juez ha intentado que sientan que ese sistema no es una maquinaria fría, que tiene rostros humanos. Su relación ha sido buena. -La televisión y las nuevas tecnologías han sido un factor clave en el proceso. ¿Dónde está el equilibrio entre la discreción y el derecho de la sociedad a conocer los asuntos jurídicos? -Ese equilibrio está determinado por la ley. El que fuera un juicio de cristal, transparente, no es un invento para este caso concreto. Se han usado medios técnicos para evitar que, por ejemplo, los testigos protegidos quedaran a la vista. ¿El día del incidente con Díaz de Mera pudo ser el más duro? -Pudo ser de los más fatigosos. Desde el punto de vista de Gómez Bermúdez, la dureza se traduce en cansancio. ¿A qué se dedicaba el juez cuando acababan las sesiones? -Ha tenido muy poco tiempo para hacer las cosas que le apetecen. Él reconoce que es juez las 24 horas. Iba al gimnasio, jugaba al squash, escuchaba música, leía... Pero en la recta final sólo trabajaba. ¿A qué se refiere cuando habla de la soledad del juzgador? -No a que le hayan dejado solo, sino a que juzgar a las personas es una actividad muy difícil, un acto solitario que se hace en conciencia. ¿Ha recuperado a su marido tras la sentencia? -Hemos vivido una situación de excepcionalidad, pero esto sigue. Sé muy bien con quién me he casado, el tipo de trabajo que tiene que afrontar. Y el resto de su entorno también lo ha asumido muy bien. Sus hijas están muy orgullosas de él. Guevara y García Nicolás le significaron que, en su opinión, debería haber cortado la parte final de la declaración de los testigos. Bermúdez les contestó que esa decisión no era jurisdiccional DEL OLMO ABC Del Olmo, por una parte, sostenía que todo estaba ya claro y, sin embargo, no procesaba OLGA SÁNCHEZ Es un error escribir sobre alguien con quien no se ha compartido al menos un tramo de la vida Elisa Beni trae esta frase de Kapuscinski para justificar su relato y criticar la descalificación preventiva al juez Tómatelo con calma porque no puedes estar al pairo de todo lo que a alguien se le ocurra publicar La habilidad táctica brilló por su ausencia y la forma de encarar la cuestión le llevó por senderos inhábiles (viene de la página anterior) los presos preventivos fueron dictadas en noviembre de 2004 (Páginas 77 y 78) dez lo que de verdad le preocupaba- -y lo dijo bien claro varias veces durante el incidente- -eran las consecuencias para el procedimiento. El resto, la necesidad de deducir testimonio por un presunto delito cometido ante sus narices, eso no le quitó el sueño ni un segundo (Página 113) juez Guevara y el juez García Nicolás le significaron al presidente del tribunal que, en su opinión, debería haber cortado la parte final de la declaración de los testigos. Bermúdez les contestó que esa decisión no era jurisdiccional, sino de policía de estrados y que, por tanto, no correspondía adoptarla al tribunal en su conjunto (Página 129) Caso De Mera. A Gómez Bermú- Declaración de las víctimas. El M. A. BARROSO MADRID. La palabra es cansancio más que tensión. Ha sido una fatiga que se ha ido acumulando a lo largo de los meses. Después de tantas sesiones de nueve horas llegaba a casa reventado reconoce Elisa Beni. Y en casa, Javier Gómez Bermúdez- -según sus propias palabras, recogidas por su mujer en La soledad del juzgador -se sentía al principio con mucho pudor de verte ahí todo el día expuesto, no solamente haciendo tu trabajo, sino poniéndote como protagonista; en una segunda fase, con cierta curiosidad por saber cómo se perciben las cosas desde fuera y, ya a estas alturas, con un fenómeno que no deja de resultar extraño porque ya no tengo la sensación de que estuvieran hablando de mí, sino de otra persona, que es el juez que preside el tribunal ¿Cómo vivió las semanas previas al juicio, donde se produjo lo que usted describe como descalificación preventiva por parte de algunos medios? -Con mucha serenidad. Aunque estaba plenamente informado de lo que se escribía sobre él, se mantuvo bastante frío ante la vorágine. Yo, como periodista, lo viví mucho peor. -Gómez Bermúdez asegura que tener la conciencia tranquila ayuda por las noches Pero, ¿es Portada del libro de Elisa Beni, esposa suficiente? de Gómez Bermúdez, sobre el juicio