Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 18- -11- -2007 De la Vega presenta un proyecto de la ONU aún sin aprobar por la organización 13 Adiós al Plan Galicia Elaborado por el Gobierno Aznar con un valor de 13.500 millones de euros para resarcir a la Comunidad tras la marea negra Zapatero por un lado y Pérez Touriño por otro lo enterraron bajo las acusaciones de ser propaganda y cortinas de humo del PP J. L. JIMÉNEZ En enero de 2003, Rodríguez Zapatero, aún en la oposición, presentaba un paquete urgente de inversiones en Galicia por valor de 7.000 millones de euros. El objetivo era la recuperación de las zonas afectadas, el impulso económico y social a la Comunidad y la apuesta por la región con partidas presupuestarias para concluir el AVE de conexión con la Meseta en 2007. A día de hoy, nadie garantiza que ese AVE esté finalizado para 2012, como proclaman Zapatero y el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. En este terreno resbaladizo de la contradicción y la inacción se mueven los Ejecutivos de Galicia y Madrid, cinco años después de la catástrofe. El PP, ahora en la oposición, se cansa de reivindicar el Plan Galicia, un conjunto de medidas que Aznar presentó en un Consejo de Ministros en La Coruña ese mismo enero de 2003 por valor de 13.500 millones de euros, complementado por un Plan de Dinamización Económica de la Xunta de Fraga. La filosofía del Plan Galicia era, aprovechando la situación crítica que vivía la Comunidad, redoblar los esfuerzos inversores para agilizar todos los plazos pendientes en las grandes infraestructuras, como las autovías interiores, la Trascantábrica o la Alta Velocidad entre las siete ciudades y la que enlazaría con la Meseta. El propio Rodríguez Zapatero y el PSOE votaron en el Congreso en junio de 2004 a favor de cumplir los plazos del Plan Galicia, que situaban 2009 como la fecha última para tener en servicio estas grandes obras. Pero ni cumplió el plan que él mismo prometió ni accedió a continuar el legado por Aznar, tachado en julio de 2006 por la ministra de Fomento, Magdalena Alvarez, como el Plan Galicia de mierda Ese mismo año 2004 se constituyó en el Congreso una Subcomisión de Seguimiento para el accidente del Prestige impulsada por el PSOE y sus socios nacionalistas para castigar al PP De ella salieron diver. sas demandas en el dictamen, tales como la elaboración de un Plan de Contingencias Marinas, la elaboración de un mapa de las zonas costeras más sensibles ante casos de contaminación o la identificación de lugares o zonas de refugio para cargueros peligrosos. El Gobierno no ha atendido a ninguna de estas demandas. Galicia sigue sin un puerto refugio, pese a que por el corredor de Finisterre transitan anualmente más de 12.000 buques. Así, los logros obtenidos en 2003 ante la Comisión Europea, prohibiendo los cargueros monocasco y endurenciendo el régimen de inspecciones y sanciones, quedan en nada. Hasta el propio Touriño admite que nada garantiza que otro petrolero no se rompa. Otra de las patas sobre las que se asentaba la recuperación económica de la comarca de la Costa de la Muerte, la más directamente afectada por los vertidos de fuel, era el impulso del sector de la acuicultura. La Xunta de Fraga dejó elaborado un Plan de Parques de Tecnología de Alimentación que promovía la construcción de piscifactorías dentro de espacios de Red Natura- -avalado por la Unión Europea- y entre ellas una factoría de Pescanova en Muxía, conocida como la zona cero de la catástrofe, que sería la más importante del mundo en la cría de rodaballo. El gobierno bipartito paralizó todas las concesiones de piscifactorías y revocó la dada a Pescanova incluso por el Ministerio de Medio Ambiente, obligando a la multinacional gallega a trasladar la instalación a Portugal, donde fue recibida con los brazos abiertos por el primer ministro socialista, Jose Socrates. Otro de los aspectos que contemplaba el Plan de Dinamización Económica era la creación de 35 millones de metros cuadrados de suelo industrial en tres años por toda Galicia, y especialmente la Costa de la Muerte. Dos años después de la llegada del bipartito a la Xunta, el PP calcula que el 85 de las actuaciones están paralizadas o retrasadas Expulsión de empresas ABC te importante indicaba estos días Rafael Villar, uno de sus portavoces, quien también estuvo de acuerdo en que la actividad pesquera ha vuelto a los mismos parámetros de normalidad que tenía antes de la catástrofe. Tan es así que por primera vez en cinco años, Nunca Máis no saldrá a la calle para recordar la tragedia. El año pasado apenas congregó a 2.000 incondicionales, y su silencio cómplice durante la ola de incendios que arrasó 100.000 hectáreas en agosto de 2006 eviden- ciaron la falta de sentido crítico de la plataforma hacia el gobierno actual. Ahora, sus ataques al PP se han convertido en vagas exigencias sobre el cumplimiento de la normativa europea en materia de tráfico marítimo y en la demanda de más recursos para la lucha contra la contaminación. Pero ya no hay pancarta. Ni siquiera ellos se acuerdan del Prestige ABC. es Quinto aniversario del naufragio del Prestige en www. abc. es El Gobierno ha ignorado las peticiones que la Subcomisión del Prestige realizó tras la catástrofe