Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 18 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM KALE BORROKA EN MADRID OS ultras, séanlo por la izquierda o la derecha, sólo pueden clasificarse en función de quienes les manejan y animan. Su capacidad para el alboroto y la bronca, que constituyen su común razón de ser, anula su condición racional y, como nos ocurre con las marionetas, es menester seguir los hilos que las mueven para averiguar quién está detrás y se beneficia con sus excesos. Madrid ofreció ayer un triste espectáculo simultáneo de radicales en acción y, aunque- -todavía- -no sean muchos, es grande su capacidad para perturbar el orden y germinar miedo y alarma entre los ciudadanos. M. MARTÍN En la extrema dereFERRAND cha se observa una novedosa dualidad. Los más clásicos, los devotos de José Antonio Primo de Rivera y nostálgicos de Francisco Franco, se ven más necesitados de un geriatra que de un líder. La otra mitad, quizá más ruidosa y provocadora, parece más xenófoba y, lejos de mirar hacia dentro, se inspira en los malos ejemplos del exterior, tal que Jean Marie Le Pen y el todavía más inquietante Cristoph Blocher, el electoralmente triunfante racista suizo. Unos con el yugo y las flechas y los otros con sus esvásticas integran el reparto del descontento y, en la perezosa y poco científica clasificación entre izquierdas y derechas- -imposible en sus extremos más radicales- ocupan el lugar más clásico del disparate nacional. La extrema izquierda que ayer salió a la calle ya no se declara discípula de Mao ni agita con aire amenazador las banderas rojas de la revolución. Ahora se disfraza de antifascista y se agrupa, en el caso que nos ocupa, bajo un lema poliédrico: Madrid antifascista, anticapitalista y antirracial Según se entiendan sus proclamas tendremos a la vista un portentoso pleonasmo o una inmensa contradicción. Su Coordinadora les ha asignado varios disfraces y, reducidos en número y capaces en la movilización, utilizan nombres diversos con aromas cívicos y honorables, contradictorios con su actitud. Han traído a Madrid un estilo de guerrilla urbana y tras ellos anima el espíritu de Batasuna. Nuestra crispada democracia ha sabido, hasta ahora, prescindir del extremismo político y dejarlo reducido a una anécdota curiosa. Cortos en número y escasos en respeto popular, los extremos por la derecha y la izquierda han servido hasta ahora más para la parodia que para la inquietud; pero las movilizaciones de ayer en Madrid deben hacernos meditar. El problema crece y, con el común denominador de la xenofobia y el racismo, los ultras, todos, amenazan nuestro sosiego colectivo. Ya no hablamos de desorden; sino que, en avance cualitativo, hay que hacerlo de kale borroka. Kale borroka en Madrid. Una amenaza, ya de mayor cuantía, que reclama el buen sentido de una acción conjunta de los dos grandes partidos democráticos nacionales. Los ultras ya no son cosa de risa, dan miedo. PROVERBIOS MORALES DISOLUCIONES proyecto oportunista- -la Alianza de Civilizaciones- N qué han convertido los socialistas el Institufalto de claridad y de estrategias razonables, equivalía a to Cervantes? La presentación en su sede cenbastardear el carácter del Cervantes, que no por casualitral, el pasado día 13, de Madera de Zapatero, el dad ha seguido desde entonces una trayectoria absurda y libro de Suso de Toro sobre el presidente del Gobierno, errática, hasta precipitarse al vacío en la vergonzosa cereobliga a plantear esta cuestión. En torno al Cervantes monia del martes, auspiciada, cómo no, por una directora existió, desde su fundación en 1992, un tácito pacto de Estaque entiende que los organismos públicos deben ponerse do que se respetó hasta 2004, dada la importancia de sus por entero al servicio de los intereses de su partido. funciones en la política exterior. Estas consistían en la Durante las pasadas legislaturas, incluyendo promoción del español como lengua de relación inlas dos últimas de Felipe González, el Instituto ternacional y en el apoyo a la industria cultural esCervantes se guió, en materia de difusión cultupañola. Se entendía además que la primera de ral, por criterios de excelencia, y evitó salirse un ellas implicaba la difusión de la cultura de todos milímetro de lo que era el consenso mayoritario los países con los que compartimos nuestra lenen cuanto a los valores literarios, artísticos y ciengua. Dichas funciones le fueron asignadas por un tíficos que mejor representaban la cultura de la gobierno de Felipe González, con la anuencia del España democrática. Sobre todo, evitó favorecer Partido Popular, y excluían, por tanto, la utilizaen el mercado interior a empresas particulares. ción del organismo para finalidades como la proJON Los convenios para la edición de sus publicaciopaganda electoral o la publicidad comercial de ediJUARISTI nes institucionales, suscritos bajo la dirección de toriales en el ámbito del mercado español. De ahí Nicolás Sánchez Albornoz, fueron respetados y eventualque el Instituto tuviera restringida su actividad en Espamente renovados por los directores nombrados por los goña. Hasta la vuelta del PSOE al gobierno, en abril de 2004, biernos de Aznar. Todos los directores de esa época tuviestas condiciones se respetaron escrupulosamente, temos gran cuidado en no tomar iniciativa alguna que puniendo siempre a la vista el modo de proceder de otras diera interpretarse como favoritismo hacia una editorial agencias públicas similares en países de nuestro entorno. concreta. Hay que recordar ahora que la editorial que ha Nadie se imaginaría al British Council encargándose del publicado Madera de Zapatero suscribió con el actual mimarketing de Penguin Books en Londres ni haciendo nistro de Cultura, cuando éste dirigía el Cervantes, un campaña activa por el candidato laborista a tres meses de convenio para publicar bajo el logo del Instituto una coleclas elecciones. ción de obras completas de diversos autores españoles e El actual ministro de Asuntos Exteriores, del que dehispanoamericanos. No se trata de juzgar la calidad del pende el Cervantes, declaró, en el acto de toma de poseproducto ni de cuestionar la conveniencia de difundir las sión de su anterior director y hoy ministro de Cultura, obras de Borges o Machado en ediciones baratas, sino de que el Instituto debía servir para mejorar las relaciones lamentar las consecuencias de la implicación del Cervande España con los países árabes. Al parecer, no concebía tes en una operación mercantil que ha conducido irremeque pudiera servir para otra cosa, porque, aun resultando diablemente a su disolución en un híbrido de agencia pucomprensible la preocupación de Moratinos por este parblicitaria y aparato de propaganda del PSOE. Otra tropeticular cuando seguíamos bajo la conmoción de los atentalía consumada, y además en martes y trece. Éste ya no es dos del 11- M, no era explicable que, en un discurso instituel Instituto Cervantes, sino un chiringuito para solaz de cional, omitiese toda mención a las funciones primordiaRodríguez y sus limpiabotas. Y para que se beneficien los les del principal instrumento de la política cultural del Eseditores de sus limpiabotas, por supuesto. tado español en el plano internacional. Subordinarlo a un L ¿E -Eres de los que creen que nosotros no hacemos méritos para ganar. ¿Qué fe tienes tú entonces en los errores de Zapatero?