Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 17 s 11 s 2007 ABC España propone a la UE crear una lista roja para evitar un nuevo caso Odyssey Los países de la Unión Europea (UE) respaldan la iniciativa para frenar la explotación y el comercio ilícito del patrimonio subacuático LAURA VILLENA SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. El saqueo de galeones españoles del que el Gobierno acusa a la empresa americana Odyssey no es más que un claro ejemplo de que la legislación europea está sembrada de vacíos legales que dejan vía libre a la explotación del patrimonio europeo que reposa en el fondo del mar. Además, estas obras de piratería, que hasta ahora no podían atribuirse más que a un puñado de aficionados, se han convertido en todo un negocio en el que no dejan de proliferar las empresas especializadas, todas ellas armadas hasta los dientes con las últimas tecnologías. Así describió ayer el ministro de Cultura español, César Antonio Molina, a sus homólogos europeos, la amenaza que pesa sobre el patrimonio subacuático europeo, logrando el apoyo de muchos para la creación de una lista roja con los bienes patrimoniales que permanecen en el fondo marino. Con la creación de esta lista europea, iniciativa que fue aplaudida por Portugal, Rumanía, Grecia, Italia, Polonia, Malta, Francia e incluso la Comisión Europea, Molina pretende frenar el saqueo y el comercio ilícito de las obras que forman parte de la herencia arqueológica e histórica europeas, y que no han sido rescatadas de mares y océanos. Tan sólo Reino Unido, implicado en el caso Odyssey, mostró una postura tibia ante la propuesta. Además, y después de que el propio comisario europeo de Cultura, Ján Figel, reconociese que en la UE son todavía muchas las sombras legislativas en materia defensa del patrimonio, Molina propuso llevar a cabo un estudio que dé lugar a la creación de una base jurídica más fuerte. Tenemos que equiparar nuestra legislación a la capacidad tecnológica de las empresas que intentan engañarnos, que violan nuestras normas jurídicas y que, además, implican a otros países dijo el ministro refiriéndose al caso Odyssey, y haciendo hincapié en el hecho de que la legislación española no permite la explotación. Por último, propuso la incorporación de sistemas de vigilancia y control y que el patrimonio subacuático se convierta en uno de los puntos amparados por la política marítima que está elaborando la UE. Molina utilizó la reciente experiencia de España con la empresa estadounidense Odyssey para recordar a sus socios europeos que la UE se enfrenta a empresas muy desarrolladas tecnológicamente que obtienen de manera ilícita patrimonio arqueológico e histórico que nos pertenece a los españoles y los europeos Nos duele el tema Odyssey y esto no es más que el inicio de una industria dijo el ministro, denunciando que la empresa cazatesoros haya llegado a apoyarse en la salvación de nuestro patrimonio para justificar el saqueo, del que todavía no ha querido facilitar detalles como la bandera del galeón desvalijado, en qué aguas estaba o cuándo se hizo. Me gustaría saber quién esta detrás dijo el ministro. Rechazo a la idea de indemnizarles con 5 millones L. V. BRUSELAS. El Gobierno español se verá de nuevo cara a cara con los representantes de Odyssey en la audiencia que ha quedado fijada para el día 26 de este mes, según informó ayer el ministro de Cultura, que mostró en Bruselas su entero rechazo a las últimas alegaciones de la empresa americana. Odyssey salió a la palestra el pasado 14 de diciembre para pedir al Gobierno español una indemnización de cinco millones de dólares por los daños y perjuicios que le ha causado la orden judicial dictada por la jueza de la Línea de la Concepción en la cual se ordenaba la búsqueda y captura de sus buques. Molina adelantó en Bruselas que este lunes rechazará la petición de Odyssey, presentada ante el Tribunal de Tampa (EE. UU. porque una autoridad judicial extranjera no puede entrar a juzgar o valorar las resoluciones adoptadas en otro Estado La sombra de Odyssey Tenemos que equiparar la legislación a las empresas que violan nuestras normas dice Molina