Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17- -11- -2007 Kylie Minogue celebra con un disco y un documental su regreso a los escenarios 75 artístico casi desnudo, con el casco en la cabeza y un gesto contrariado. Para aquella muestra en Londres se reunieron 46 pinturas de todas sus etapas. El Prado, que atesora casi la mitad de su producción, prestó a la pinacoteca británica ocho obras: La fragua de Vulcano La Adoración de los Magos Felipe IV ca, zador Francisco Lezcano Baltasar Carlos a caballo Mariana de Austria Marte y Esopo Como contrapartida, la National Gallery ha cedido, además de la Venus del espejo importantes obras como Cristo en casa de Marta y María -uno de los grandes cuadros de su etapa sevillana, que abrirá esta nueva exposición en el Prado- Inmaculada Concepción y San Juan Evangelista Será el lunes cuando los Reyes inauguren estas Fábulas de Velázquez que el público podrá degustar desde el próximo día 20 al 24 de febrero. La muestra está patrocinada por la Fundación AXA Winterthur, que preside Jaime de Marichalar. Aunque Zarzuela había anunciado en un principio que inauguraría la exposición Su Majestad el Rey, un cambio a última hora incluyó también a Doña Sofía. Será la foto más buscada: la primera instantánea de los Monarcas junto a Jaime de Marichalar, tras el anuncio del cese temporal en la convivencia conyugal de los duques de Lugo. Lamuestralleva el sello de calidad que Javier Portús, jefe de Departamento delÁreadePintura Española del Prado, impone a sus proyectos expositivos como comisario. Y en esta ocasión no iba a ser menos. Junto a las 28 obras de Velázquez se mostrarán otras 24 de 17 artistas (Tiziano, Ribera, El Greco, Zurbarán, Rubens, Martínez Montañés, Poussin, Guercino, Guido Reni... que contextualizan el trabajo de Velázquez y permitirán juegos expositivos muy interesantes. Así, se mostrarán parejas tan espectaculares como Los borrachos de Velázquez, junto a Joven con cesto de frutas de Caravaggio; o el Cristo crucificado del pintor sevillano, cara a cara con el Cristo yacente de Gregorio Hernández. Portús ha dividido la muestra en siete apartados, siguiendo criterios temáticos y cronológicos. Se abre con su etapa sevillana: en Sevilla: religión y vida cotidiana apreciamos cómo Velázquez se va alejando de fórmulas habituales de la iconografía religiosa. Además de la citada Cristo en casa de Marta y María se muestran obras como La Adoración de los Magos La segunda sección estará dedicada a Mitología y realidad centrada en el lienzo Los borrachos Bajo el epígrafe El horizonte romano se reúnen grandes cuadros de historia que hizo en su primer viaje a Italia. Como La fragua de Vulcano y La túnica de José cedido por el Monasterio de El Escorial. Devoción y meditación agrupa algunas de las obras cumbre de la pintura devocional, como su célebre Cristo crucificado La sala dedicada al desnudo, de la que ya hemos hablado, da paso a otra centrada en La filosofía y la historia Para terminar, un apartado con algunas de las más ambiciosas obras de Velázquez desde los puntos de vista formal y narrativo, como Las Meninas -que no se mueve de la sala XII- -y Las Hilanderas cuadro que cierra esta imprescindible cita. Más información en: http: www. museodelprado. es La Academia reúne todas las estatuas que trajo de Italia Se han identificado originales perdidos de los que Velázquez encargó las copias y su exacta ubicación en el Alcázar JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Viajar a Italia con Velázquez sería el sueño de todo historiador, es decir, acompañar al maestro de pintores, amigo- -si cabe así decirlo- ayuda de cámara, aposentador y agente del Rey Felipe IV en uno de los viajes que culminan su formación y tanto influirían en la vida cultural y el gusto de la Corte española. Ese sueño, con algo de máquina del tiempo, es lo que propone la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando con la exposición Velázquez, esculturas para el Alcázar en la que, desde el 14 de diciembre y por primera vez, se van a reunir todas las estatuas- -las que se conservan- -que el pintor trajo a Palacio por encargo del Rey. Todo en Velázquez es importante y, entre otras cosas, la muestra, comisariada por el académico José María Luzón, va a demostrar la gran influencia que los gustos importados por el pintor sevillano tuvieron en la vida cultural posterior de España y de otras cortes. Gracias a los fondos reunidos se podrán contemplar, en su estado original del XVII, obras de arte cuyas versiones griegas o romanas en mármol han cambiado durante el curso de los siglos, esculturas cuyos brazos, cabezas o incluso nombres cambiaron porque se perdió una memoria que la documentación aportada en el catálogo restituye definitivamente. Es decir, hablamos de un viaje con Velázquez y de una aventura llena de pesquisas por la historia del arte. La muestra, patrocinada, como la del Prado, por la Fundación AXA Winterthur, es el colofón de muchos años de investigación y restauración, en la Academia de Bellas Artes, de aquellos vaciados, en yeso o en bronce, de estatuas antiguas que Velázquez seleccionó entre 1649 y 1651 por encargo de Felipe IV para decorar el Alcázar madrileño, cuya reforma quería ver concluida el Soberano. Dicha labor ya mereció un premio Nacional al equipo que ha sabido reconstruir tan delicada lección de historia a partir de algo a la postre tan duradero- -y tan frágil- -como el yeso. Se verán 77 piezas, entre esculturas, libros, cuadros, dibujos y documentos. Y en su interior esconden muchas sorpresas que harán las delicias de los visitantes, quienes contemplarán, por ejemplo, con nuevos matices la actividad de Velázquez en Roma- -nada que ver con la imagen de un artista consagrado que dilataba su estancia haciendo retratos para disfrutar de su fama, apunta Luzón- Antes bien, el académico destaca que muchos de sus retratos tienen relación con los coleccionistas- -empezando por el Papa Inocencio X- a quienes debía presionar para que le concedieran permiso de vaciar en yeso sus mejores obras- -a lo que eran muy remisos, por temor a dañar la piedra- Y asegura que basta poner en fila todo lo que Velázquez realizó en apenas dos años- -no dejó de viajar y hasta tuvo un hijo- -para comprender la capacidad desplegada por el pintor en la ciudad eterna y su actividad frenética, comprando cuadros además... No está cumpliendo los encargos de Felipe IV y por otro lado viviendo de su pincel, sino que usa su talento para abrir puertas. Para darse a conocer, pinta a Juan de Pareja, esclavo al que manumite al llegar a Roma, y al que luego nombra testigo al firmar los contratos. Pinta al Papa, al Medici, al Barbero del papa ¿un agente? El sevillano se movió mucho, visitó las mejores colecciones romanas de la época, y con la ayuda de embajadores y nobles españoles, aprendió a presionar muy sutilmente las teclas precisas para lograr sus objetivos, según los planes que (Pasa a la página siguiente) El pincel abre las puertas Un paseo con siete paradas Muchas estatuas romanas cambiaron y los vaciados son el único vestigio de cómo estaban en la colección Medici o Farnese El Gladiador Borghese viajó desde Italia con otro nombre, Gladiador combatiente