Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MADRID SÁBADO 17 s 11 s 2007 ABC La Comunidad entrega 111 pisos de alquiler, un tercio para divorciados M. D. M. MADRID. La presidenta regional, Esperanza Aguirre, entregó ayer las llaves de 111 viviendas protegidas en régimen de alquiler en el Ensanche de Vallecas, 36 de las cuales son para separados o divorciados, otras cuatro para discapacitados y, las 71 restantes, para ciudadanos con unos ingresos inferiores a los 28.000 euros anuales. Los inquilinos de estos pisos, construidos por el Ivima, pagarán 209 y 295 euros de renta mensual por sus viviendas: los primeros por pisos de un dormitorio y 54 metros cuadrados, y los segundos por viviendas de dos dormitorios y 80 metros cuadrados. De estas 111 viviendas protegidas del Ensanche, 33 tienen un dormitorio y 78, dos. Todas se acompañan de plaza de garaje, están dotadas de calefacción central, agua caliente por placas solares, preinstalación de aire acondicionado y son luminosas, sostenibles, cálidas y acogedoras según las definió la presidenta. Aguirre destacó que entre los vecinos de esta promoción hay 36 separados o divorciados, la mayoría de ellos varones cuyos ingresos económicos se ven muy limitados, al tener que dividirlos para hacer frente a sus cargas familiares. También se refirió a la proximidad de los pisos con la estación de Metro de La Gavia y al resto de dotaciones hospitalarias, sanitarias y de transporte del Ensanche de Vallecas, donde los servicios han llegado antes que los vecinos La presidenta recordó que la Comunidad de Madrid promueve un Plan de Dinamización del Mercado de Alquiler con el objetivo de incrementar un 30 por ciento la oferta de este tipo de vivienda en la región y crear un parque estable que alcance los 45.000 pisos en régimen de arrendamiento. AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano COVACHUELO o quería escribir del ángel de Cybill Shepherd The last picture show que la otra madrugada vi pasar en el Toni, muy cerca del taburete donde Coll, entre plato y plato de pitracos, producía sus malapropismos, pero Manolo Marín, probablemente el hombre más cursi que ha dado España desde don Serafín Álvarez Quintero, ha anunciado su jubilación política, y no podemos escondernos tras de las matas: los lectores, como los pollos en el nido, esperan que de nuestro pico salga el pienso del periodismo comprometido. ¿Qué pasa con Manolo Marín? Pero de Manolo Marín no se me ocurre nada. ¿Qué pasa con Gallardón? A Gallardón le han enviado unos guardias que salen mucho por TV Dicen que han descubierto a una red de covachuelos, personajes que existen en España desde los felices tiempos de Felipe II. Si hubieran leído las memorias de Fray Servando Teresa Mier, se habrían ahorrado llamar a la Guardia Civil. Los covachuelos que sanguijueleaban a Fray Servando covachuelaban por poner los papeles de abajo arriba, y los de arriba, abajo. ¿Dónde está el misterio? En ningún sitio, pero Pepiño Blanco, que es un Fouché (que, miren ustedes por dónde, también se llamaba Pepe) para queimadas, quiere aprovechar el ruido para arrancarle un pelo al lobo de Gallardón. Si ya se han atrevido con la Macarena, ¿por qué no iban a atreverse con Gallardón? Los devotos de la Macarena dicen: ¡Estamos como en el 36! Hombre, no. Estaríamos como en el 31. O como en el 34, cuando, acojonado el sacristán macareno, que tenía escondida a la Virgen en casa, acudió a Sánchez Mejías (el de Lorca, para que no se nos pierdan los progres) en busca de socorro, y Sánchez Mejías se hizo cargo de la Virgen, llevándola de noche, a escondidas, en un carro, hasta la tumba de Gallito, donde quedó refugiada de los furores incendiarios de esa izquierda culta en lucha constante contra la superstición. Ahí tenemos al pobre Lucas, mitad evangelista, mitad pato, haciendo por encargo el malapropismo de cómo el espectáculo de Madrid le recordaba al espectáculo de Marbella, para gloria del nuevo socialismo o socialismo de botijo, que no desapereció con Coll. Y