Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 17 s 11 s 2007 Tribuna abierta OPINIÓN 7 Mariano Rajoy Presidente del Partido Popular No podemos permitirnos otra legislatura como ésta. Se acabaron los experimentos, hay que ponerse a trabajar y dar respuesta a los desafíos que pesan sobre el futuro de España con la mayor urgencia. Hay que hacerlo con generosidad, sumando voluntades y tendiendo la mano con la firmeza incluyente de quien piensa en todos. España necesita un nuevo consenso que recupere la concordia y que mire hacia el futuro SPAÑA no puede seguir perdiendo el tiempo. El siglo XXI tiene exigencias que no pueden ser pasadas por alto. Vivimos una Era Global que requiere poner en ella toda nuestra atención y energías. La competitividad de la economía, la estabilidad de las instituciones y la seguridad del país son dimensiones prioritarias que no admiten debilitar ni uno solo de nuestros esfuerzos colectivos. Nunca como hasta ahora el éxito o el fracaso de una sociedad estaban subordinados a la confianza y la credibilidad que proyectamos de cara al exterior y, sobre todo, a la cohesión que muestre en torno a unos objetivos nacionales. En este sentido, ya no se puede vivir de espaldas al mundo. Tampoco se puede estar pendiente del pasado ni discutiendo sobre lo que somos. El nuevo siglo impone ritmos y fija escenarios que no podemos elegir, ya que nos vienen dados. El futuro es la palabra y eso exige una agenda de prioridades distinta a la que se ha venido manejando durante esta legislatura. esde abril de 2004 hemos desatendido lo principal y hemos volcado las energías nacionales en asuntos que han dividido a los españoles profundamente. Creo que el Gobierno se ha equivocado gravemente al respecto. Se han roto los consensos básicos sobre los que se fundaba nuestra convivencia y, al mismo tiempo, se ha desatendido la mejora de nuestro modelo económico y social. Por eso, hoy España está muy lejos de poder atender con eficacia los desafíos de nuestro tiempo. De hecho, nuestro país está en peores condiciones de afrontarlos que hace cuatro años. La razón de ello se encuentra en que hemos manejado por iniciativa del Gobierno una agenda política que ha debilitado a España dentro y fuera de sus fronteras. Se ha cuestionado el patrimonio común de valores y principios sobre el que se sostenía nuestra democracia. Se ha dañado la firmeza en la lucha contra el terrorismo al negociar políticamente con ETA. Se ha comprometido la estabilidad constitucional, la solidaridad y la cohesión territoriales. No se ha trabajado por mejorar la competitividad de nuestra economía y eso ha erosionado las rentas familiares, ha hecho más precario el empleo y ha perjudicado la sostenibilidad de nuestro sistema de bienestar. España carece de política exterior en estos momentos. Cada vez es más inquietante el déficit de nuestro sistema educativo, pieza fundamental de la que depende tener éxito en la globalización, y la incapa- LIDERAR EL SIGLO XXI E una serie de metas u objetivos que impliquen a la inmensa mayoría de los españoles. N D o podemos permitirnos otra legislatura como ésta. Se acabaron los experimentos, hay que ponerse a trabajar y dar respuesta a los desafíos que pesan sobre el futuro de España con la mayor urgencia. Hay que hacerlo con generosidad, sumando voluntades y tendiendo la mano con la firmeza incluyente de quien piensa en todos. España necesita un nuevo consenso que recupere la concordia, que mire hacia el futuro y que implique al conjunto de la sociedad en la realización de un horizonte de prioridades que nos sitúen a la vanguardia de los países más avanzados del mundo. Este será nuestro principal objetivo de cara a la próxima legislatura. Un objetivo que se traducirá en la recuperación de una serie de acuerdos entre los dos grandes partidos nacionales, que buscarán acabar con ETA, fortalecer los valores de la Constitución, mejorar la calidad de nuestras instituciones, reforzar nuestra seguridad y devolver a nuestro país su crédito exterior. Todos estos acuerdos quieren lograr que España pueda garantizar su modelo económico y social en la Era Global. Sólo así podremos conseguir una de las economías más dinámicas del mundo, lograr un pleno empleo de calidad, remontar la brecha educativa que padecemos en la actualidad, garantizar el acceso a una vivienda, acertar en el modelo de integración de nuestros inmigrantes y contribuir a la lucha contra el cambio climático sin dañar el crecimiento del bienestar económico de los españoles. os ciudadanos saben muy bien dónde están las responsabilidades del pésimo balance que ofrece esta legislatura. El Gobierno ha sido el que nos ha traído hasta aquí, y ahora es el momento de que el Partido Popular ofrezca su alternativa. A esta tarea dedicaré mis esfuerzos a partir de ahora. Tengo por delante, como candidato del Partido Popular a la presidencia del Gobierno, la responsabilidad de convencer a los españoles de que somos la solución a sus problemas. Sé que son mayoría los que miran hacia nosotros esperando una respuesta a ellos. Mi partido tiene esa respuesta y yo tengo las ganas de ponerla en práctica con determinación y firmeza. Sé que España puede recuperar la vocación de éxito que nos ha caracterizado desde la Transición. Sé que puede hacerlo y voy a luchar porque nuestro país lidere el siglo XXI como la Nación de ciudadanos libres e iguales en derechos y obligaciones que seguirá siendo. ÁNGEL CÓRDOBA L Los populares queremos responder a los desafíos que pesan sobre todos mediante una serie de propuestas que sirvan de soporte al programa electoral con el que nos presentaremos en las próximas elecciones generales cidad para fijar un modelo de inmigración adecuado puede convertir lo que tendría que ser una oportunidad en un fracaso que nuestra sociedad no puede permitirse. Con un panorama así no es de extrañar que la mayoría de los españoles contemple con preocupación el futuro y quiera soluciones a sus problemas. La Conferencia Política que organiza mi partido en Madrid este fin de semana quiere dar respuesta a esta necesidad social. Los populares queremos responder a los desafíos que pesan sobre todos mediante una serie de propuestas que sirvan de soporte al programa electoral con el que nos presentaremos en las próximas elecciones generales. Hemos abordado este reto con ilusión y responsabilidad. Queremos ofrecer un programa participativo, con propuestas en las que la mayoría de los españoles se reconozcan. De lo que se trata es de implicar al conjunto de la sociedad en un proyecto que sienta suyo. Un proyecto centrado en el futuro, que piense bajo sus claves y que se oriente hacia él. Tenemos que afrontar un nuevo escenario político que exigirá de todos liderar