Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 17 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM JUBILACIÓN EN FIN ANTICIPADA UNQUE la experiencia fuere, como apuntó Oscar Wilde, el nombre que le damos a nuestros propios errores, no es un valor desdeñable. Especialmente si se trata de la de alguien capaz de entender su propia peripecia y desentrañar el intríngulis de los acontecimientos que ha ido enhebrando con el hilo de su biografía. Quiero decir que es una lástima, y un síntoma, que Manuel Marín, presidente del Congreso de los Diputados, haya anunciado su fuga de la política. Nuestros partidos no están sobrados de talento y constituye un flagrante despilfarro que un socialista con las hechuras de Marín M. MARTÍN cuente los días que le queFERRAND dan de legislatura para, sin que nadie pueda acusarle de deserción, salir corriendo y buscar refugio en la ecología, algo mucho más platónico que enclaustrarse bajo la disciplina de San Benito. Marín ha sido, en cuanto llevamos de legislatura, un magnífico presidente del Congreso. Cortés sin empalago, firme sin altivez, paciente con buen sentido y, sobre todo, neutral e independiente. Algo difícil cuando se llega a un cargo a hombros de una militancia concreta. Ha sabido vestir su cargo y ha contribuido a la grandeza de nuestra no muy grande democracia. Hizo lo que pudo, e incluso más, por la separación de poderes y condujo al Legislativo por el camino y las apariencias de la no dependencia. Algo es algo cuando la Constitución ha debilitado muchas de sus esencias y los poderes del Estado viven en una curiosa concupiscencia con epicentro en el Ejecutivo y anulación del Judicial. Esa anticipada jubilación en el trabajo representativo, que es una pena, coincide con otras que hoy no cito, pero que van relevando con vértigo excesivo y alarmante los cuadros de los partidos. La fumigación de los sesentones en beneficio de los cuarentones, e incluso de los treintañeros, no es un relevo generacional, sino un salto al vacío: la renuncia a un tracto sin sobresaltos y una evolución serena, distante de cualquier espasmo y con reconocimiento de la excelencia. No es difícil deducir las razones que no explicita Marín para justificar su huida y ello habla de la falta de talento y respeto que en los conventillos partidistas aplican a los suyos. Algo alarmante. ¿Qué podrían hacer con los distantes si con los próximos se ensañan en desprecios injustificables fuera de la órbita del amiguismo y el compadreo? El PSOE, tan hueco en muchos de sus nombres en exposición- -repásese la nómina gubernamental- no está para muchas pérdidas como ésta: un hombre que, en treinta años de representación democrática, ha servido a la Nación dentro y fuera de España. ¿Qué bichito le ha picado a nuestra paupérrima vida política para que los mejores de cada casa, la gran reserva para nuestra convivencia, sean barridos por jovencitos en proceso de fermentación cuya cata no acredita valores ni justifica esperanzas? ¿POR QUÉ NO CALLASTE, MORATINOS? tos. Horas después, un buen número de generales del REE el golpista (Chávez) que todos son de su pasEjército, la Armada y hasta la policía política desconota. Tiene gracia que el único putschista convicto cían la autoridad de Chávez. En la confusión que siguió, que aún colea en la Venezuela contemporánea vael militar de más alta graduación de Venezuela, el geneya repartiendo credenciales de fascismo y de golpismo ral Lucio Rincón, anunció que el presidente había reen foros internacionales que, si algún día no quieren sununciado. El papel del general Rincón en aquellos días cumbir a la inoperancia, o verse convertidos en teatries un enigma. Porque esa renuncia no se había producillos ambulantes para lucimiento de histriones con pedo en realidad (Chávez, arrestado en Fuerte Tiuna, se trodólares, deberían ir pensando en colgar, más pronto había negado a hacerlo, según anunciaría horas que tarde, el cartel de reservado el derecho de después el fiscal general de la República) y poradmisión Hay que reconocer que Chávez sabe que Rincón nunca fue represaliado por su más de lo que habla. Como bien ha recordado el proque ambigua actuación en esos días. pio sátrapa venezolano en uno de sus últimos floEl supuesto vacío de poder anunciado por el rilegios, ganar unas elecciones no extiende pageneral se convirtió, al final, en una trampa tente de demócrata ¡a él se lo van a decir! Y, por mortal para la oposición, que no supo medir sus si no se le entendía, ponía como ejemplo a Hitler. pasos en tan delicado momento. Saltándose todo La sartén y el cazo. el procedimiento constitucional, el dirigente de El único golpe de estado propiamente dicho EDUARDO la patronal, Pedro Carmona, se proclamó presique ha conocido Venezuela en las últimas décaSAN MARTÍN dente de un gobierno provisional sin la menor ledas es el que perpetró contra las instituciones degitimidad para ser reconocido en el exterior. En medio mocráticas de su país, en febrero de 1992, el entonces tedel desconcierto, un pronunciamiento de los paracaidisniente coronel Hugo Chávez Frías. Porque él, que sabe tas del general Baudel, en Maracay, hizo que toda la made lo que habla, habrá de reconocer que la llamada rebedeja supuestamente golpista se fuera devanando en senlión cívico- militar de abril de 2002 (origen de todo el rifitido contrario. Todavía hoy, algunos analistas se prerrafe de la cumbre de Santiago) fue más bien un drôle de guntan cómo no triunfó un golpe con tantos mandos micoup, un golpe bastante rarito. Merece la pena un breve litares implicados y con un soporte civil tan fuerte. Lo repaso. Todo comenzó con una huelga general convocadicho, un drôle de coup. Los más audaces llegaron a hada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela, blar de autogolpe. vinculada a los socialdemócratas de Acción DemocrátiDespués de aquello, las relaciones con España siguieca. No es que ambas organizaciones fueran un dechado ron siendo fluidas. Con independencia de lo que hiciera de probidad, y probablemente habían tenido mucho que la embajada española en aquellas horas, lo cierto es que ver, en el pasado, con el hastío popular que encumbró a el gobierno de Aznar nunca pensó en reconocer a CarChávez al poder. Pero eran de la poca resistencia demomona y saludó públicamente la vuelta a la normalidad crática que sobrevivía en un país en estado de shock desconstitucional. Hasta que llegó Moratinos tres años desde antes incluso del cuartelazo del teniente coronel. pués y, de forma claramente irresponsable y desleal, meEl movimiento, que prendió también en la compañía tió al ex presidente español en la supuesta conspiración estatal de petróleos, devino en un clamor cívico y culmipara derrocar a Chávez. Para qué quería más el caudinó en una gran marcha, ya netamente política, en petillo. La prueba del algodón. Aznar pasaba a ser un golpisción de la renuncia del presidente. Francotiradores chata (con el Rey como cooperador necesario) y él un demóvistas dispararon sobre la multitud frente al palacio de crata de toda la vida. ¿Por qué no te callaste, Moratinos? Miraflores y dejaron un saldo de al menos trece muer- A C