Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 VIERNES deESTRENO VIERNES 16 s 11 s 2007 ABC El juego del amor EE. UU. 2007 102 minutos Género- -Romántica Director- -Robert Benton Actores- -Morgan Freeman, Selma Blair, Greg Kinnear, Radha Mitchell Sábanas para almas sensibles J. M. C. He aquí el clásico producto de fin de semana. ¿Dónde vamos, cariño? Me gustaría ver una película de amor contesta ella. Pues aquí está. A veces más falsa que un duro de papel, pero dando el pego. Película de sábana a la parienta para que se seque las lágrimas, si bien un tanto artificiosa cuando el juguete roto por las mujeres, Greg Kinnear, encuentra beldades una tras otra sin parar, como si eligiese maravillas por internet y Papa Noel se les concediese sin pausa, un desafortunado afortunado. El personaje, un buen hombre maltratado por las mujeres sin piedad, es el eje de la película que también se ampara en la interpretación de Morgan Freeman, que aquí vuelve a hacer el papel de dios divino y dios humano, el clásico hombre al que todo el mundo acude para pedir consejo en la certeza de que elegirá el camino correcto. En el trabajo de estas dos estrellas y en el de las crueles mujeres, que abundan por doquier, se apoya la obra, que cuenta simples historias de amor, narradas con simplicidad y sentimiento, aunque en ocasiones por caminos trucados y poco verosímiles, senderos un tanto forzados para llevar a buen término el guión realizado. En suma, una película que se deja ver en el corazón y en los ojos con cierto ardor, pero que se enfría bajo cero en el cerebro racional. La habitación de Fermat España 2007 90 minutos Género- -Intriga Directores- -Luis Piedrahita, Rodrigo Sopeña Actores- -Alejo Sauras, Elena Ballesteros, Santi Millán, Lluís Homar, Federico Luppi Mentes rápidas, desenlace corto JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Un Saw a la española, temática parecida pero con las mentes echando humo en vez de los cuerpos manando sangre. Un trabajo éste interesante en el planteamiento inicial, un desarrollo correcto pero un final atrapado con alfileres, casi de plástico, a fuer de ser sinceros. Interpretaciones dispares, chillón e irritante Sauras (cual Penélope) glacial Ballesteros, ajustado Millán y, como siempre, dominador Homar. Punto aparte para Luppi, que siempre está brillante, incluso en papeles mínimos como éste. La trama es una especie de casa cerrada con pruebas letales para cuatro matemáticos que no son lo que parece. El problema es para el espectador: o eres ágil con los crucigramas, sudokus o demás maldades de la mente, o te pierdes al minuto dos de proyección, aunque más que perderse en la trama, lo que se pierde uno es en el tiempo de narración porque la mayoría de los juegos y adivinanzas se extravían en la rapidez del tiempo y en la ineptitud propia del cerebro que recibe la información. Quitando ese obstáculo, importante pues es la mitad de la película, el resto tiene dignidad y una cierta agileza en la narración. Eso sí, una (o mejor cinco) vueltas de más al desenlace habría sido más que interesante para dar altura a un proyecto que vuela a media altura. La promesa China 2006 102 minutos Género- -Acción Director- -Chen Kaige Actores- -Hiroyuki Sanada, Jang Dong- Gun, Cecilia Cheung Cebatil oriental JAVIER CORTIJO Hace casi tres lustros, Chen Kaige puso una importante pica en Flandes al ganar la Palma de Oro en Cannes por Adiós a su concubina espolón de proa del renacimiento del cine oriental que, tras múltiples vericuetos, sigue en plena forma hoy día. Dos de los caminos más jugosos son el pegón antigravitatorio consagrado por Ang Lee en Tigre y dragón y el pincel multitudinario instaurado en Hero por Zhang Yimou. Y de ambos ha bebido Kaige hasta las trancas en La promesa aunque el vuelo romántico del argumento (la epopeya de una mujer que de niña hizo un pacto con una hechicera para convertirse en princesa a cambio de renunciar al amor) tiende lazos con La maldición de la flor dorada Pero la auténtica chicha (ruborizada) del filme remite a videojuegos destroza- pulgares como Dynasty Warriors o pasotes pulps como Zu Warriors (ojo a la escena de los búfalos) aunque intente disimular con guiños a La dama de Shanghai con mobiliario autóctono. Un culebrón pastichero pero simpático.