Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 VIERNES DE ESTRENO www. abc. es cine VIERNES 16 s 11 s 2007 ABC Luz de domingo es un western actual: la España bronca dividida en dos José Luis Garci s Director de cine Inspirada en un relato de Ramón Pérez de Ayala, Garci ha rodado un western de amor y venganza, de emoción y sentimiento, desde la luz poemática de un pueblo asturiano, Cenciella, que anticipa la tiniebla de la guerra fratricida española, y la bruma de posguerra POR ANTONIO ASTORGA FOTO: FRANCISCO SECO MADRID. Sueña José Luis Garci con rodar un western, pequeño, en la línea de los de Anthony Mann, que firmó monumentos extraordinarios del talle de Colorado Jim que es como una obra de cámara, de cuatro personas, una paisaje, un río, la naturaleza, eso sería estupendo, me gustaría muchísimo dice. Pero con Luz de domingo Garci ilumina el western, y le ha salido un western asturiano como seña de identidad, que conmueve y emociona desde la primera a la última escena, con el sheriff (Guardia Civil) los dos bandos (los Chorizo, y los Becerril: los forajidos del alcalde don Atila, y sus tres criminales hijos) el forastero que llega con los riñones cubiertos de oro -el indiano Landa, Juaco- el bello y la bella (Álex González Urbano Cajigal, y Paula Echevarría Estrella, la sobrina del tipo duro Landa) el saloon (un chigre regentado por la uruguaya y el vengador implacable título de otro magnífico western, la historia de un tipo que mata a la gente que cree que ha violado a su mujer, y es mentira: pero Gregory Peck se da cuenta tarde repara José Luis Garci, en un descanso de su rodaje del Dos de Mayo en San Martín de la Vega, mientras atronan disparos de soldados napoleónicos contra el pueblo madrileño levantado en armas) Alfredo Landa se retira del cine como los grandes actores, en pleno auge, con una Luz de domingo en belleza, que le curte la piel en una escena final imborrable, un endurecido rostro que recuerda al mejor Areta de El crack con un Goya de Honor asegurado, y una posible nominación a la mejor interpretación masculina por su memorable papel de Juaco: Mis películas, mi carrera profesional, no se entenderían sin Alfredo Landa- -sostiene Garci- El crack Historia de un beso Canción de cuna Se pierde un actor en la línea de Isbert, de Fernán- Gómez, de los grandes, pero yo hablé con él, y lo tiene muy claro y decidido. Probablemente es un problema de fe, pero Alfredo no es de esos toreros que anuncian: Me voy y vuelvo Juaco, el indiano, llegó del paraíso con el riñón bien cubierto, y que vivan Daoíz y Velarde, él con Napoléon que es su ídolo se le define bajo la luz de Cenciella. El actor Enrique Villén Longinos en Luz de domingo el mamporrero y rufián del despótico alcalde Don Atila Becerril, cuya cruz es la gota al que interpreta Carlos Larrañaga bautizó la película como un western nada más leerla. Garci lo adjetiva: Es un western asturiano porque estás jugando, como lo hacen los westerns, con la cosa muy maniquea de los buenos y los malos. En los westerns americanos son los ovejeros y los ganaderos, aquí los Chorizo y los Becerril. Es un poco esa rivalidad tremenda. Yo creo que en 1911 España entera era un western, en Extremadura, en Andalucía... La gente vestía con chalecos. Aquí hay caballos, viene un forastero- -el indiano Juaco Alfredo Landa y hay todo un mundo circular que va pareciéndose al western: el chigre o bar, y que parece el saloon que se intentó hacer siguiendo el molde de Johnny Guitar. Hay desafíos: la Iglesia está al pie de una montaña, bajando, como en los westerns El western es un género muy cinematográfico, de los grandes, y la luz de Garci se incardina enseguida a él porque es como muy clara, como los de John Ford o Howard Hawks, como los de Alain Delon en Rocco y sus hermanos o Gregory Peck en Horizontes de grandeza que no quiere pegarse, y al final cuando intercambia guantes con Heston reconoce: ¡Y qué hemos conseguido con esto! Esta es una película clara, sencilla, con una narrativa normal, y sin ningún tipo de recoveco la define su director. Luz de domingo es una película contemporánea, que perfila el lado poético y violento de la vida, y un alegato contra el caciquismo. Un filme que se pregunta hasta qué punto la venganza se transforma en sacrificio, o se unen las dos historias: Andrés Amorós, que es uno de los expertos más grandes en Pérez de Ayala, -explica Garci- cuando vio la película dijo: Es asombroso porque no ha quedado nada de Pérez de Ayala Se mantienen dos frases, me parece, de las catorce páginas de este cuento que forma parte de las novelas poemáticas pero está la esencia. Para cubrirnos las espaldas hemos advertido: Película inspirada en un relato de Pérez de Ayala La sorpresa ha sido que a los herederos de Pérez de Ayala les ha gustado mucho. El guión se fue modificando y modificando, pero está la idea de Pérez de Ayala de una España bronca, difícil, dividida en dos partes muy claras, y que estaba anticipando lo que estalló, menos de dos décadas después, en el año 1936. Hemos hecho una película basada en 1911, que es actual: la especulación del suelo, por ejemplo, el amor, el odio, la venganza... Lo importante es que conecte con la gente de ahora, que les guste, y se sientan implicados en este El molde de Johnny Guitar El 11- M es uno de los hechos más graves que han ocurrido en España. De él hablarán los hijos de nuestros hijos, y se hablará dentro de doscientos años, y es muy atractivo para poder hacer una película, y un guión reconoce western Aunque esté nublado no podemos ver el sol, pero sabemos que él nos mira desde la Luz de domingo en la que llega envuelto a Cenciella el joven Urbano Cajigal (Álex González) para ocupar la plaza de secretario municipal. Se llama- -cuenta Garci- -como el tipo de las novelas de Pérez de Ayala Urbano y Simona esos chiquitos que se casan sin saber nada de la vida, del amor, pero que se quieren mucho. Es una historia maravillosa. Urbano viene de urbanidad, de hombre civilizado Pero una película no se hace sin buenas interpretaciones, y tanto Álex González como Paula Echevarría que da vida Estrella, la vida de cuyos padres fue segada por un remolino negro como las barbas de Barrabás están estupendos Como todos los actores de la película: el malo Carlos Larrañaga que según decía Hitchcock cuanto más bueno es el malo mejor es la película con esa vena de Los gozos y las sombras Enrique Villén, la dueña andaluza de la fonda (Kiti Manver) o el guiño entre la uruguaya (andrea Tenuta) y Juaco, entre los que hay algo de misterio más allá del texto El ultraje de una vida Pero la Luz de domingo se borra de la mirada de Estrella tras la vejación que sufre por parte del cacique Becerril y los destripaterrones de sus hijos, al no dejarse comprar el secretario municipal (Urbano) por el dictador bananero Atila para que manipule el reglamento de