Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 16 s 11 s 2007 MADRID 55 Los vecinos de Las Mimbreras se negaron ayer a recoger las cartas de desalojo que intentaron entregar los policías municipales IGNACIO GIL Las Mimbreras, en pie de guerra ante el inminente desalojo de las chabolas Veinte vecinos del poblado ilegal ya han recibido el anuncio de demolición Las familias aseguran que no se irán y exigen el realojo en nuevas viviendas LETICIA TOSCANO MADRID. Los vecinos del poblado chabolista de Las Mimbreras, situado entre el barrio madrileño de Cuatro Vientos y La Fortuna de Leganés, están en pie de guerra ante el inminente desalojo y demolición de sus chabolas. De momento, son 20 las familias gitanas que han recibido la carta de aviso de desahucio, pero el resto, aproximadamente 100, temen que la situación se extienda a todo el asentamiento. Al parecer, las primeras cartas las entregaron la semana pasada miembros de la Policía Municipal que ayer realizaran un nuevo reparto. Sin embargo, muchos vecinos, conscientes del contenido de las misivas, se negaron a recibir las cartas y avisaron a los agentes de que pondrán toda la resistencia posible si alguna excavadora se atreve a pisar el territorio de Las Mimbreras. Algunos de los habitantes del poblado- -ocupado mayoritariamente por familias de etnia gitana- -mostraron ayer su indignación ante la posible destrucción de las viviendas ya que, según explicaron, muchos llevan allí más de 13 años y han invertido mucho tiempo y dinero en convertir las chabolas en espacios donde vivir dignamente Además, los vecinos, que cuentan con el padrón municipal como única documentación que acredite su presencia en Las Mimbreras, se quejaron de la actitud del Consistorio que durante años les ha permitido asentarse en la zona y hasta ha puesto en marcha un servicio de autobuses escolares para que los niños asistan al colegio. Los propietarios de las chabolas consideran que, después de tantos años en la zona, tienen una serie de derechos adquiridos por lo que exigen que el Ayuntamiento les proporcione una nueva vivienda si echa abajo sus casas. Además, instan al alcalde de la capital a visitar el poblado para que com- Los habitantes de las chabolas creen que se quedarán en la calle más de 500 personas, entre niños y adultos pruebe, in situ la cantidad de personas que se verán afectadas si se llevan a cabo los desalojos. Según sus cálculos, si se confirman sus peores sospechas y derrumban todo el poblado, serán más de 500 personas las que se queden sin casa. Esto es así porque en Las Mimbreras habitan unas 120 familias, la mayoría de ellas con tres o cuatro hijos a su cargo. Sin embargo, desde el Área de Urbanismo y Vivienda municipal confirmaron ayer que, al tratarse de chabolas construidas ilegalmente sobre suelo municipal, sus habitantes no tienen derecho al realojo, como ha ocurrido en otros casos similares. Así, una vez que se obtenga la orden judicial que lo permita, el Consistorio procederá a la demolición de las casas, aunque todavía no se ha marcado un plazo límite. A pesar de ello, los vecinos del poblado aseguran que lucharan hasta la muerte para evitar que los dejen en la calle a cambio de nada.