Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Recta final a las elecciones s Nuevo adiós en el PSOE VIERNES 16 s 11 s 2007 ABC Marín abandona la arena política para luchar contra el cambio climático Se va otro histórico del PSOE después de que Zapatero ofreciese el cargo a Bono J. L. LORENTE MADRID. Se va otro de los dirigentes históricos del PSOE. El presidente del Congreso, Manuel Marín, anunció ayer que no desea renovar el acta de diputado en las próximas elecciones generales y que su intención es abandonar la primera línea de la batalla política en marzo. Su futuro se encamina ahora hacia el ámbito universitario, desde el que pretender luchar contra el cambio climático y defender un modelo económico sostenible y renovable. Aunque Marín quiso dejar claro ayer que deja la actividad política satisfecho y sin reproches lo cierto es que la marcha de la actual tercera autoridad del Estado estaba cantada desde el verano, cuando se filtró la noticia de que Zapatero ofreció a Bono la Presidencia del Congreso, si el PSOE revalidaba su mayoría en los próximos comicios. En la retina de políticos y periodistas se encuentra todavía la imagen de un Marín abatido confesando en julio que no pensaba competir por el puesto y que, en su momento, se buscaría otra salida no tan complicada como la Presidencia de las Cortes. El momento ha llegado y, para anunciar la noticia, el dirigente socialista se fue ayer a Ciudad Real, la localidad donde nació hace 59 años y la circunscripción por la que fue elegido en las legislaturas constituyente, primera, segunda y séptima. En medio, desarrolló una importante carrera en la UE, donde llegó a ser vicepresidente de la Comisión Europea. La gestión de Marín al frente de la Cámara Baja ha tenido luces y sombras en estos tres años y medio. En su haber se encuentra la modernización informática del Congreso y, so- La retirada abre a Moraleda la puerta del Congreso MADRID. El no de Manuel Marín a repetir en la lista del PSOE por Ciudad Real abre las puertas del Congreso al secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, que irá de número dos detrás de Clementina Díez de Baldeón, apuntaron anoche a ABC fuentes de dirección federal socialista. A falta de propuesta formal de la dirección regional, Díez de Baldeón tiene todas las posibilidades de volver a encabezar, como ya ocurrió en 2004, cuando Marín fue número dos Moraleda, de Ciudad Real, vive en Madrid, y no se entendería, dicen estas fuentes, que desplazara a una histórica al segundo puesto. El PSOE logró en 2004 tres diputados frente a dos del PP. G. SANZ Marín, ayer, en la sede del PSOE de Ciudad Real, desde donde comunicó su decisión EFE Luces y sombras en su gestión El PSOE y las minorías reconocen su independencia mientras el PP le tacha de conflictivo bre todo, lidiar con el Parlamento en una legislatura extremadamente complicada como es ésta. Así se lo reconocen tanto sus compañeros socialistas como el líder del PP, Mariano Rajoy. En su debe aparece que no ha cumplido el principal objetivo que se planteó cuando llegó al cargo, un nuevo reglamento del Congreso. Dos apuntes en su descargo: el primero, que la reforma no salió adelante por la incapacidad de los partidos para ponerse de acuerdo; el segundo, que los tres últimos antecesores- -Félix Pons, Federico Trillo y Luisa Fernanda Rudi- -también fracasaron en el intento. Marín recibió ayer el reconocimiento del PSOE y los grupos minoritarios, que- -en líneas generales- -destacaron su imparcialidad e independencia Como era previsible, los más críticos fueron los dirigentes populares, que le censuran un exceso de conflictividad y afán de protagonismo OTRO PREJUBILADO DE ZP POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Manuel Marín González (Ciudad Real, 1949) séptimo presidente de las Cortes democráticas, confirma que deja la política porque ni Zapatero cuenta con él para el futuro ni él mismo está dispuesto a seguir. Es otra víctima de la legislatura más convulsa conocida en el Congreso desde la Transición, intentos de golpe a parte. Con Marín desaparecerá también de la política activa la última figura del PSOE ilustrado que participó en las Cortes constituyentes- -diputado en 1977- -y del equipo que dirigió después, con Felipe González en el poder, lo que fue la principal aportación socialista a la España democrática: el ingreso en la Unión Europea. Primero como secretario de Estado, después como vicepresidente de la Comisión, e incluso como presidente eventual, tiene una larga trayectoria política internacional y una formación académica previa que le convierte en una rara avis en el actual constelación socialista que orbita alrededor de Zapatero. Sin llegar a ser independiente, pero con sentido institucional y ajeno al sectarismo propio de la actual dirección del PSOE, chocó desde el principio con la falta de educación y el estilo bronco que se han gastado los grupos políticos. Al presidente del Gobierno le vino bien en 2004 poner una figura de prestigio al frente del Congreso y le ha sacado partido, como a Solbes, Maragall, Bono, Vázquez o el asesor Sebastián. Marín ha caído en al- gún afán de protagonismo, le ha faltado cintura en los choques con los diputados más díscolos, pero ha modernizado el Congreso en la faceta que se lo han permitido: la informática. El fracaso en el intento de reformar el reglamento no es imputable a su persona. Lo mismo les pasó a Pons, Trillo y Rudi. Los grupos han colaborado poco. Edi y Fredi -así se refería a Zaplana y Rubalcaba- -le hicieron la vida difícil. Pero casi peor fue lo solo que le dejó el PSOE a la hora de plantar cara a ERC. Resistió en su defensa del principio constitucional que hace del español la lengua de trabajo del Congreso. Los socios del Gobierno, en su proyecto de Estado plurinacional exigían una Cámara plurilingüe Zapatero ha prometido la presidencia del Congreso a Bono para tenerlo ahora contento y después entretenido. Marín ha preferido jubilarse. Que pase el siguiente.