Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
62 MADRID JUEVES 15 s 11 s 2007 ABC AL DÍA Ignacio Ruiz Quintano Queríamos dar una imagen no sancionadora de la Policía Once agentes municipales de Pinto han posado desnudos para un calendario cuya recaudación se destinará a fines benéficos. De paso, quieren conseguir que sus vecinos no les vean como un Cuerpo únicamente represor POR M. DÍAZ MADRID. En los comercios y bares de Pinto los clásicos calendarios de empresas se sustituyen estos días por otros con las fotos de algunos de sus policías locales, aunque no uniformados, al menos no al completo: una pistola sirve para tapar los atributos varoniles de un agente en una foto; otro policía más comedido sólo muestra el torso desnudo, y tampoco falta algún chaleco antibalas situado convenientemente para no escandalizar más de la cuenta. Algunos policías de Pinto se han sumado a la ola del desnudo solidario o reivindicativo, en este caso por ambos objetivos: por un lado donarán los beneficios de la venta de los calendarios (cuestan 7 euros y se han editado 2.000) a dos organizaciones benéficas; por el otro, quieren que el calendario sirva para que los vecinos les conozcan algo más. La mayoría de nuestras intervenciones son para ayudar al vecino, no para sancionarle, pero se sigue viendo a la Policía más como represora; con esta iniciativa queremos que nos sientan más cercanos, pero sin perder la condición de autoridad sostiene Arturo López, uno de los agentes que posan y el alma del proyecto. En la comisaría local de Pinto, donde trabajan más de 80 agentes en total, amarilleó su anuncio solicitando voluntarios entre sus compañeros para posar semidesnudos. López, policía y ex fotógrafo profesional, tenía claro que ésa era la mejor receta para echar una mano a los más necesitados y ofrecer otra imagen de la Policía a sus vecinos. Al final, se salió con la suya. Al principio sólo se apuntaron dos compañeros, así que me tocó ir hablando con otros tratando de desmontar sus justificaciones para no participar en el proyecto: que si se podría enfadar su pareja, que si les da- MAXIMALISMO NA nube de interioristas analfabetos, pero cursis, se cierne sobre la Cybelia mater del alcalde. Se lo tiene merecido. Lo que ha hecho con su despacho es un delito de lesa estética. Maeztu emprendió en su juventud su excéntrica travesía a gatas de la Cibeles por una exuberancia vital, por llamar la atención- -boina, chaleco, paraguas- sin saber claro a donde iba. ¿A dónde va el alcalde por Cibeles, con esa navaja de Ockham con que corta el bacalao del minimalismo? Aclaración para el concejal Calvo, antes de que mande al Socorro Azul a localizar a Ockham para cachearlo: Ockham fue un fraile francisco de Inglaterra que dijo que no hay que multiplicar los entes sin necesidad, es decir, el minimalismo filosófico, entendiendo por minimalismo cualquier cosa que se haya desnudado a lo esencial, como la soldado Pacheco, que ha inventado el minimalismo militar, o como el despacho de Gallardón, que ha inventado el minimalismo municipal. Con esto no estamos compartiendo las críticas que hace la oposición del nuevo socialismo procedente de Parla y Getafe, que llama despilfarro al naufragio cultural del alcalde. Despilfarro señores del nuevo socialismo es Zerolo. El despacho de Gallardón, esa Cybelia mater es un luto oculto, pues, como tiene acreditado Fumaroli, las sonrisas de encargo de los tecnócratas modernos y dinámicos ocultan un luto. El sueño municipal de Gallardón es que los madrileños aprendan a ponerse firmes, como los franceses, ante la mera expresión moderno Y eso no supone ningún despilfarro. Basta, explica Fumaroli, anticipar que una idea, incluso descabellada, un tratado de costumbres, incluso odioso, un hombre, incluso vil, un mobiliario, incluso repugnante, es moderno, y de inmediato nadie osa elevar el menor murmullo, y en seguida todo el mundo aplaude en confianza. No hay proyecto chocante para el buen sentido que no suscite, en las municipalidades y los consejos generales, una adhesión apasionada a nada que invoque debidamente el argumento moderno Por eso en Cybelia mater sólo acompañarán al alcalde las Artes de Alicia y el Socorro Azul de Calvo. U Los agentes municipales de Pinto se exhiben sólo tapados por herramientas de su profesión ba pudor... ¡pero si culo tenemos todos! explica animoso el agente López. Su implacable labor fue dando sus frutos, o casi: aunque quería a un mínimo de 12 agentes, uno por mes, sólo consiguió a 11, sumándose él. Sin problemas, eran suficientes: se solucionó con una última página en la que se ve a los agentes avanzando por una carretera, con el trasero al aire, clara referencia a una popular serie. El autor lamenta que ninguna compañera se sumara al calendario, y eso que al principio dos de las cinco agentes municipales de Pinto aceptaron. Tenían más reparos, pensaban que se podía frivolizar con este tema... pero al final nada de nada afirma el precursor del proyecto. Y es que, según explica, la localidad ha acogido estupendamente el calendario, y sin perder el respeto a la autoridad policial añade el agente López: Nadie nos ha dicho que cómo le íbamos a multar después de enseñar el culo ni nada parecido- -enfatiza- la gente lo ha acogido más bien por el fin que por el medio Tampoco le constan proble- ABC Ninguna policía Tuve que desmontar justificaciones para no posar: el pudor... ¡pero si todos tenemos culo! El autor lamenta que ninguna policía se sumara al calendario: Tenían más reparos mas entre las familias y los amigos de los ocasionales modelos, en una franja de edad entre los 25 y los 35 años. Los del desnudo son los del turno de tarde, los jóvenes les señalaban ayer por la mañana otro policía municipal de Pinto. Los agentes que han posado se defienden: Se invitó a todo el mundo, tuviese la edad y la forma física que tuviera Para que el calendario viera la luz hubo que convencer incansablemente a los policías, tuvo que recibir el visto bueno de los mandos, la autorización del anterior equipo de Gobierno (PSOE- IU) y del actual (PPJpP) su éxito alegra sobremanera al promotor, aunque no tiene previsto repetirlo. No queremos ser pesados, quizá dentro de 15 o 20 años para mostrar la degeneración del cuerpo bromea. El cuerpo, que no el Cuerpo.