Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID Operación Guateque s Los escenarios JUEVES 15 s 11 s 2007 ABC ÁREA DE MEDIO AMBIENTE ¡Por allí se llevan a tres detenidos! Los agentes policiales introdujeron en un coche camuflado a tres hombres que se encontraban en las oficinas de la calle Bustamante- -También se incautaron de diez cajas de documentos POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO SIGEFREDO MADRID. Cuatro horas después de acceder a las oficinas municipales del Área de Medio Ambiente en el número 16 de la calle Bustamante, los agentes policiales salían de este lugar cargados con diez cajas de cartón precintadas y repletas de informes, datos y documentación relativa a la presunta trama de corrupción de funcionarios que ayer salió a la luz. Los agentes jugaron al despiste. ¿Hay detenidos? era la pregunta que todos los que se agolpaban ante la puerta principal del edificio- -personal municipal, periodistas y curiosos- -se hacían ante las inusuales medidas de seguridad que se estaban tomando en esos precisos momentos. Imposible confirmar si había detenidos. Preguntar era como predicar en el desierto. Lo que sí es cierto es que uno de los vehículos policiales de camuflaje dejaba rápidamente esa puerta principal y salía disparado hacia una de las salidas laterales del edificio. Estaba cantado. Allí iban a meter a alguno de los funcionarios implicados en la presunta trama de corrupción. En efecto. Carreras hacia el mismo lugar donde ese coche camuflado había parado. Los agentes introdujeron a varios hombres- -al parecer, tres- -dentro del coche, un vehículo en cuyo interior se veía la sirena azul que los agentes colocan en el techo cuando se disponen a atender una llamada urgente, una emisora y pantallas de metacrilato separando los asientos delanteros y los traseros. Los cristales, ahumados. ¿Son funcionarios? ¿Se les ha detenido? De nuevo, la callada por respuesta. Uno de los hombres a los que se introdujo en el vehículo policial, aparentaba unos sesenta años, llevaba traje y un semblante de evidente preocupación. El edificio de la calle Bustamane sirve de sede a las dependencias municipales de Medio Ambiente y, también, al Área de Hacienda y Administraciones Públicas. Desde primeras horas de la mañana, el vestíbulo estaba custodiado por Policía Municipal. No era lo normal. Ayer se estaban llevando a cabo registros para acumular datos e informes sobre esa presunta trama de corrupción. Se registraba, en concreto, la quinta planta. Esa donde, al parecer, están la Dirección General de Aguas y las de Sostenibilidad, Calidad y Evaluación Ambiental. Las tareas corrían a cargo de unos diez agentes de la Guardía Civil- -concretamente, de la Unidad Orgánica de Policia Judicial de la Benemérita- -que, vestidos de paisano y acompañados de varios agentes de la Policía Municipal, examinaban archivos, informes y documentos para facilitar la investigación. En las diez cajas que los agentes sacaron del inmueble, pasadas la una y media de la tarde, se podía leer Guardia Civil. Precintado Los agentes de la Benemérita que portaban la documentación incautada iban protegidos por varios colegas de la Policía Municipal que, además, procedieron a desviar el tráfico mientras se introducían las cajas en una furgoneta Reanult Ducato, color blanco, que abandonó el lugar a toda velocidad. No se incautaron ordenadores. La mañana de ayer en este edificio fue movida. Los funcionarios y empleados salían y entraban con caras de asombro, perplejidad y desconcierto. Pocos querían hablar. La mayoría aseguraba no tener ni idea de lo que estaba pasando. Es más, preguntaban a los periodistas el porqué de tanto revuelo a las puertas de su trabajo. Sólo un empleado que, obviamente, no quiso dar su nombre calificó de vergonzoso este caso de presunta corrupción por parte otros funcionarios. Me parece bien que se investigue todo y se llegue hasta el final. Si se demuestra que han trincado que se les aplique la ley. No es justo que por unos pocos se juzgue mal a todo el funcionariado Guardia Civil. Precintado Que se llegue hasta el final Si se demuestra que han trincado que se les aplique la ley decía ayer un empleado municipal ÁREA DE URBANISMO Y VIVIENDA SI TRAPICHEAS CON ALGO NO LO TIENES EN LA OFICINA El departamento de Zonas Protegidas protagonizó las indagaciones. Un ordenador, cajas y bolsas con documentación, entre los materiales incautados LETICIA TOSCANO MADRID. Uno de los registros que levantó más expectación fue el de la sede del Área de Urbanismo del Ayuntamiento, en el número 13 de la calle Guatemala. La llegada de la Guardia Civil sorprendió a los funcionarios sobre las 09.40 horas. Vestidos de paisano, unos diez agentes llegaron en cuatro vehículos camuflados y aparcaron en la puerta central de la sede, donde permanecieron durante horas los vehículos. Según contaban los trabajadores, los agentes se dirigieron a la tercera planta del edificio, donde se encuentra, entre otros, el departamento de Zonas Protegidas, del que dependen las licencias de apertura de locales en las zonas catalogadas como protegidas dentro de la capital. Una hora después de su llegada, un agente de la Guardia Ci- Cara de preocupación vil bajó en busca del material a los coches: cajas de cartón desmontadas y precinto. Tras dos horas y media de registro, cuatro agentes de la Guardia Civil salieron cargados de bolsas de papel con documentos, cajas y un maletín de plástico negro. Sin hacer declaraciones, introdujeron el material incautado en los coches y se fueron en dos de los cuatro vehículos aparcados frente a la gerencia de Urbanismo. Poco después, dejaban el edificio dos agentes con un ordenador bajo el brazo. A partir de ese momento, el ambiente se relajó pero se mantuvo la presencia de policías municipales. En total, fueron casi cinco horas de registro, desde las 09.45 hasta las 13.30 horas, en las que se incautó documentación y material de las oficinas de la tercera planta del edificio y se desconoce si hubo detenciones en el interior. La actividad de la sede de Urbanismo no se suspendió en ningún momento. Algunos funcionarios desconocían el motivo de la presencia policial y otros evitaron desvelar las condiciones del registro. No obstante, los rumores se extendieron con rapidez y la Operación Guateque protagonizó las conversaciones. Yo creo que si trapicheas con algo no lo tienes en el ordenador de la oficina comentaba una funcionaria. Otros explicaban que algunos jefes habían salido de sus despachos a pedir explicaciones a los agentes, aunque, según parece, no tuvieron éxito. Mientras los funcionarios se asomaban a las ventanas, los vecinos mostraron su sorpresa ante los hechos Esta es la casa de Alí Baba y los 40 ladrones gritaba un espontáneo al tiempo que una vecina exclamaba que ya era hora de que entraran los jueces