Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL JUEVES 15 s 11 s 2007 ABC Alfonso Rojo Cristina Kirchner confirma a la mayoría de los ministros de su marido La oposición denuncia la permanencia de los titulares más corruptos CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Si alguien tenía dudas sobre el funcionamiento político del matrimonio Kirchner, ayer quedaron despejadas. El Gobierno de Cristina Fernández será, prácticamente, el mismo que hoy está en funciones. La presidenta electa, por medio del actual jefe de Gabinete, Alberto Fernández, confirmó a la mayoría de los ministros del actual Gobierno de su marido. En total, ocho de éstos le acompañarán en el estreno de su gestión el próximo 10 de diciembre, incluido el responsable de hacer el anuncio y el polémico titular de Planificación, Julio De Vido. La reacción de la oposición fue inmediata. Elisa Carrió (Coalición Cívica) lamentó la permanencia de los ministros más corruptos y Gerardo Morales, presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) advirtió que la medida demuestra el peso del esposo en el nuevo Gabinete En la lista de los que se quedan figuran, además de los mencionados, la cuñada de Cristina Fernández, Alicia Kirchner (Desarrollo Social) el canciller Jorge Taiana; el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el de Justicia que estaba en Interior, Aníbal Fernández, así como los secretarios- -con rango de ministros- -Legal y Técnico, Carlos Zanini, y de la Presidencia, Oscar Parrilli. En el mismo paquete hay que incluir a Nilda Garré. Actual ministra de Defensa, Garré fue procesada por un caso de contrabando de armas. El juez federal que adoptó la medida fue destituido veinticuatro horas después de anunciarla. La ministra, en un intento por defenderse de una causa que sigue abierta, dijo que ni siquiera sabía lo que es un Fal Lo más simbólico del anuncio del equipo ministerial es la permanencia en el Gobierno de Alberto Fernández (jefe de Gabinete) y de Julio De Vido. Ambos ministros, de máxima confianza del matrimonio, están abiertamente enfrentados entre ellos. El último acompaña a Néstor Kirchner desde hace diez años, cuando gobernaba la provincia austral de Santa Cruz. Considerado su mano derecha, la oposición apunta todos sus dardos contra él por ser, presuntamente, el principal responsable del mayor escándalo de corrupción de esta Administración: sobreprecios de más del 100 por cien en las obras públicas. En buena medida a ellos dos se refería ayer Elisa Carrió al denunciar la continuidad de lo peor Ni la calidad institucional ni la falta de transparencia van a ser modificadas (con el Gobierno de Cristina) Por el contrario, estaremos frente a una situación de agravamiento de los problemas morales, institucionales, de distribución del ingreso, de violencia e inseguridad Esto dos últimos asuntos son los que más preocupan a los argentinos, de ahí que, entre las pequeñas diferencias que se podrán apreciar en el futuro Gabinete Cristino como algunos lo denominan, la presidenta electa y su marido hayan decidido atribuir las competencias en materia de Seguridad a una nueva cartera que se ocupará también de Justicia y Derechos Humanos. De este modo, el Ministerio de Interior se encargará únicamente de las relaciones del Gobierno central con las provincias. Junto a esta novedad figura la creación de un nuevo Ministerio (Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva) y el reemplazo del titular de Economía, Miguel Peirano, por el joven Martín Lousteau, actualmente al frente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Hasta la llegada de Néstor Kirchner al poder, el nombramiento del titular de esta cartera era la noticia más esperada por los mercados. Hoy se entiende que las riendas de Economía las maneja directamente el presidente del Gobierno y el nombre del ministro pasa desapercibido en la Bolsa, el mundo financiero y en el resto de Argentina. GORILAS EL CLUB DE LOS no, el que iba de mariachi, tiene en su historial una mancha sonrojante. No me refiero a la piñata que es como bautizaron los nicaragüenses el saqueo de las arcas públicas perpetrado por los sandinistas en 1990. Por si alguien no lo recuerda, en los dos meses transcurridos desde que se hizo oficial que Violeta Chamorro les había derrotado en las urnas, hasta su toma de posesión como presidenta, Daniel Ortega y sus secuaces se repartieron el país, incluyendo desde los caudales del Banco Central a las fincas expropiadas a los somocistas. Ese robo, comparado con lo que se supo ocho años después, es un pecado venial. En 1998, una joven llamada Zoila América, que era hija de la mujer de Ortega, hizo pública una carta estremecedora. Solicitaba a la Asamblea Nacional que desaforara a Ortega, para que su padre adoptivo rindiera cuentas en un tribunal de Justicia, por haberla violado desde que tenía 11 años. Ortega, escudándose en su condición de parlamentario y aduciendo que sus posibles delitos habían prescrito, logró irse de rositas. Hugo Chávez tampoco está libre de polvo y paja. Y no me refiero a su pasado de golpista, su proclividad censora o a la represión de los estudiantes. Todavía me acuerdo de la gracia que nos hizo a Enrique Serbeto y a mí, en las elecciones de 2001, verle concluir su arenga al populacho desde el balcón del Palacio de Miraflores con la afirmación de que aquella noche iba a dormir caliente Marisabel. Ignoro cómo discurrieron las cosas en el dormitorio presidencial la noche del segundo triunfo electoral, pero pocas semanas después, entrevisté a Chávez en La Casona y compartí almuerzo con él. Marisabel apareció un instante, para recoger a la hija de ambos. Dijo que no se podía quedar, porque le dolía mucho la cabeza y no me extraña: tenía un ojo a la funerala y los morros hinchados. Al parecer, de las palizas que le propinaba el Gorila Rojo, de quien se divorció poco después. Existiendo presidentes como el mexicano Calderón, el colombiano Uribe o la chilena Bachelet... ¿No podríamos elegir otros socios como ejes de la política española en Iberoamérica? U Alberto Fernández Nuevo ministerio Nilda Garré Martín Lousteau, hoy al frente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, es el nuevo ministro de Economía El FBI cree que los escoltas privados de Blackwater mataron a 14 civiles iraquíes sin causa justificada PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. Los agentes del FBI encargados de investigar sobre el terreno la matanza de 17 civiles en Bagdad, protagonizada hace dos meses por escoltas de la compañía privada Blackwater, han llegado a la conclusión de que la mayoría de esas muertes no tienen justificación y violan las reglas de uso de la fuerza aplicables a los contratistas de seguridad en Irak. Además, la pesquisa no ha encontrado evidencia alguna que respalde la coartada de que los escoltas fueron atacados el pasado 17 de septiembre antes de abrir fuego con sus armas automáticas. Aunque la investigación a cargo del FBI no ha terminado, según lo avanzado ayer por el New York Times fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos se encuentran valorando la posibilidad de procesamientos penales. Ante indicios de por lo menos imprudencia temeraria, portavoces de Blackwater han apuntado que la empresa respalda una estricta depuración de responsabilidades ante cualquier abuso por parte de sus empleados. De los 17 iraquíes acribillados en el centro de Bagdad, el FBI sólo considera justificadas tres muertes como respuesta a inminentes amenazas cuando el convoy diplomático protegido por Blackwater atravesaba la plaza de Nisour en la capital iraquí. Con todo, este caso se enfrenta a graves problemas de jurisdicción. Además de que el trabajo del FBI se ha visto complicado por la decisión de Departamento de Estado de otorgar inmunidad a los escoltas implicados a cambio de prestar testimonio. No obstante, este sangriento incidente ha hecho que el Gobierno de Irak implante cambios radicales sobre la presencia y privilegios de las empresas extranjeras de seguridad que operan dentro de su territorio.