Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL JUEVES 15 s 11 s 2007 ABC La seguridad de los aeropuertos se traslada a las estaciones de tren británicas E. J. BLASCO LONDRES. Las estaciones de tren más frecuentadas del Reino Unido tendrán instalaciones para los equipajes similares a las de los aeropuertos, anunció ayer el primer ministro, Gordon Brown, en la presentación en el Parlamento de nuevas medidas antiterroristas. Éstas contemplan más barreras de seguridad, mayores zonas de exclusión de vehículos y promoción de construcciones resistentes a ataques para edificios oficiales y destinados a albergar multitudes. La única excepción será la del equipaje permitido en la cabina del avión. A partir del 7 de enero, el Gobierno británico levantará la prohibición a los aeropuertos de permitir solo un equipaje de mano por persona. Se mantendrán, no obstante, las actuales restricciones sobre el transporte de líquidos. La seguridad aumentará en las 250 estaciones de tren de mayor tráfico del país, así como en aeropuertos, puertos y más de cien localizaciones consideradas sensibles. Guías para mantener al público protegido de un ataque terrorista se enviarán a cines, teatros, restaurantes, hoteles, estadios, centros comerciales, hospitales, escuelas y templos religiosos. Además, compañías responsables de la seguridad en grandes eventos serán puestas al día sobre la forma de mejorar su trabajo. Su personal será entrenado por 160 asesores en materia antiterrorista. Brown también anunció una nueva unidad en la que trabajarán juntos fuerzas policiales y servicios de inteligencia, para someter a observación el núcleo de posibles tramas terroristas, y los ambientes en los que pueden ejercer influencia y reclutamiento. El anuncio se produjo en medio de dos traspiés para el Gobierno. Primero fue la admisión del Ministerio del Interior de que hasta 10.000 trabajadores ilegales podrían haber sido contratados por empresas de seguridad, algunas de ellas en la esfera gubernamental. Y luego la curiosa rectificación del secretario de Estado de Seguridad: en un programa de radio matutino, el almirante Lord West dijo que no estaba convencido de la necesidad de ampliar los actuales 28 días de detención sin cargos; tras media hora en Downing Street, salió asegurando su convicción para ampliar ese plazo. El jefe del Gobierno escocés retrasa sus planes de independencia a 2017 El apoyo a la separación baja al 23 por ciento, la cifra más negativa de los últimos diez años s Cortina de humo para tapar las primeras disensiones del Ejecutivo EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Probablemente ni él mismo se creía que Escocia podría celebrar un referéndum sobre la independencia antes de 2011. El líder jefe del Gobierno autónomo de Escocia y líder del Partido Nacional Escocés (SNP) Alex Salmond, ahora pone la zanahoria en 2017. Se trata de un plazo de diez años que, aunque finalmente transcurra sin referéndum, al menos aportará al SNP un argumento para intentar seguir gobernando. Más que un desafío a Londres, la meta de la independencia en 2017 supone en realidad el reconocimiento de un fracaso por parte de Salmond. Su gran promesa electoral en la campaña del pasado mes de mayo fue la celebración de un referéndum antes de que acabara la legislatura. Con esa promesa, el SNP ganó por primera vez las elecciones (aunque el deseo de independencia no es mayoritario, muchos escoceses creen que debe dejarse a la población decidir sobre su futuro) pero se quedó sin socio para gobernar. Los tres partidos de la oposición, laboristas, liberal- demócratas y conservadores, están en contra de la independencia, y sin el concurso de alguno de ellos es imposible la convocatoria de una consulta popular. La última encuesta, realizada ya con el SNP en el poder, muestra que sólo el 23 por ciento de la población desea separarse de Inglaterra, lo que supone una cifra inferior a la que existía hace un decenio. los 90 utilizaron Libres para el 93 Luego fue Paraíso de la independencia para 2007 Parte de las aspiraciones separatistas se basan en la creencia de que una Escocia independiente sería viable económicamente si dispusiera de las reservas de petróleo que se explotan frente a sus costas. A ellas volvió a hacer referencia Salmond a la hora de dar por hecha la independencia en 2017. El líder nacionalista aseguró que en un reparto de bienes con Inglaterra, el 90 por ciento de las reservas petrolíferas corresponden a Escocia. La nueva proclama independentista podría tener como función la de actuar como una cortina de humo ante las primeras disensiones en el Gobierno monocolor de Salmond. La presentación ayer del presupuesto regional para 2008 revela algunos incumplimientos del programa electoral, tales como la supresión del impuesto de sociedades para pequeñas compañías y la creación de mil nuevos puestos de policías, que podrían quedar en la mitad. El presupuesto contribuye a subvencionar determinados servicios, de manera que en muchos casos éstos sean más baratos para los habitantes de Escocia que para los de Inglaterra, algo que puede ayudar a extender la idea de que la independencia realmente tiene sus ventajas. Además de que las tasas universitarias y las escolares se han puesto más bajas que en Inglaterra, también se ha decidido dar gratis gran número de medicamentos. Expertos del Servicio Nacional de Salud han recomendado a los pacientes ingleses de cáncer que alquilen o compren un segundo domicilio en Escocia, para tener gratis los fármacos para su tratamiento. Las autoridades sanitarias escocesas han elaborado una lista de veinte medicamentos gratis, en su mayoría relacionados con el cáncer, que no han sido incluidos por las inglesas. Medicinas gratis Reiterados incumplimientos En su historia de 73 años, el SNP ha predicho fechas de independencia que luego han quedado incumplidas. Así, en La oposición en bloque, conservadores, liberal- demócratas y laboristas, en contra de la segregación Entrenamiento especializado LUIS DE VEGA Choques con licenciados en paro en Rabat RABAT. Unos quinientos diplomados, licenciados y doctorados en paro se manifestaron ayer en Rabat para reclamar al Gobierno un puesto de trabajo. Un centenar de agentes antidisturbios trataron de sofocarla. Hubo algunas cargas policiales y media docena de heridos, aparentemente sin daños graves, fueron trasladados en ambulancia. En la fotografía un momento de la manifestación por la avenida Mohamed VI.