Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL www. abc. es internacional JUEVES 15- -11- -2007 ABC Los sindicatos franceses pierden fuerza en su desafío a las reformas de Sarkozy La CGT, la principal central comunista, acepta la propuesta del Gobierno de negociar empresa por empresa JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los estudiantes que protestan contra la reforma universitaria y los sindicatos del transporte público que se manifiestan contra la reforma de los sistemas de jubilaciones privilegiadas parecen estar perdiendo su prueba de fuerza contra el Gobierno de Nicolas Sarkozy, que cuenta, según los sondeos, con el apoyo sólido de un 58 o un 60 por ciento de franceses. Todos los indicadores de la gran jornada de huelgas y manifestaciones son poco estimulantes para la credibilidad de sindicalistas y estudiantes. El 18 de octubre pasado, los mismos sindicatos de la SNCF (red nacional de transportes públicos) la RATP (trenes de cercanías) EDF y GDF (distribución nacional de gas y electricidad) consiguieron movilizar en toda Francia a unos 300.000 manifestantes. La cifra se consideró relativamente baja La jornada de ayer, preparada desde hace días, apenas llegó a movilizar a entre 24.000 y 53.000 manifestantes en toda Francia. Se trata de cifras irrisorias para una gran jornada de lucha nacional El 18 de octubre pasado, un 73,5 por ciento de los ferroviarios participaron en la huelga nacional. La cifra descendió ayer al 61,5 por ciento. Se trata de una participación bastante alta. Pero a la baja. En París e Isla de Francia, un 58 por ciento de los trabajadores de la RATP participaron en la huelga el 18 de octubre. Ayer, la participación cayó al 44 por ciento. Esa caída significativa de la movilización corre pareja a la división de las distintas centrales sindicales, cuando han aparecido manifestaciones llamativas de hostilidad ciudadana contra los huelguistas. La CGT, mayoritariamente comunista, ha sido la primera en mover ficha al aceptar una negociación empresa por empresa ofrecida por Sarkozy como puerta de salida honorable FO y la CFDT, reformistas, parecen aceptar el principio. Las asambleas de ayer votaron la continuación indefinida de la huelga, pero la tenta- Varias personas cruzan las vías de tren en la estación de Matabiau, en Toulouse, durante la jornada de huelga nacional ción negociadora y la escasa movilización parecen sugerir una crisis larvada de la protesta sindical. El ministro de Trabajo, Xavier Bertrand, envió ayer un proyecto de negociación que permita poner fin a la huelga con relativa rapidez. La posible negociación reposa en una carta en la que se explica el punto de vista gubernamental para salir de la crisis, sin concesiones pero con la oferta de un mecanismo de discusión en el que participarán sindicatos, empresas públicas y representantes del Estado. El primer ministro, François Fillon, ha reiterado que el principio capital de la reforma no es negociable. Aunque sí se pueden discutir los métodos y las formas prácticas de su aplicación. Ferrocarril y transportes públicos continuarán hoy muy afectados. Los trenes de alta velocidad y las líneas nacionales e internacionales funcionarán de manera más o menos aleatoria. El Metro parisino seguirá siendo víctima de retrasos y una circulación limitada. Pero el futuro de la huelga y la protesta se perciben mucho menos amenazantes de lo anunciado. El apoyo masivo de la opinión pública a Sarkozy y su Gobierno quizá esté siendo determinante. Según distintos sondeos, entre el 58 y el 60 por ciento de los franceses apoyan las reformas del presidente. Se trata de un punto capital, matizado con manifestaciones de nuevo cuño, hostiles a los sindicatos que defienden los sistemas de pensiones privilegiadas. En Lille se han creado varias organizaciones de usuarios, que protestan contra una huelga que les causa grandes trastornos familiares. En París y la región parisina se han creado asociaciones de nuevo cuño, que han comenzado a utilizar nuestros instrumentos de combate como Facebook, para denunciar un movimiento sindical presentado como elitista corporativo En ese marco, el movimiento estudiantil se percibe minoritario y peligroso. Todos los sondeos afirman que una gran mayoría ciudadana considera a los grupos hostiles a la reforma como sectarios dogmáticos o izquierdistas irresponsables Los grupos minori- AFP Tentación negociadora Minoritario y peligroso tarios han conseguido bloquear 33 de las 85 universidades nacionales. Pero ayer comenzaron a multiplicarse los incidentes y enfrentamientos físicos entre partidarios y adversarios de la contestación. La ministra de Educación, Valérie Pécresse, debe recibir a delegaciones de estudiantes. Y los sindicatos debieran responder hoy o mañana a la propuesta de diálogo empresa por empresa de Sarkozy, sin ceder en sus principios. La huelga indefinida continúa en pie. Pero los sindicatos parecen estar perdiendo su prueba de fuerza. ABC. es Vídeos sobre las protestas en Francia en abc. es internacional