Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA JUEVES 15 s 11 s 2007 ABC Llamazares será candidato a las elecciones sin el apoyo del 40 por ciento de IU S. E. MADRID. El coordinador general de Izquierda Unida (IU) Gaspar Llamazares, ganó ayer las primarias de la organización, en las que se enfrentaba a la líder comunista valenciana Marga Sanz. Su victoria, no obstante, tiene un inevitable sabor a debilidad ya que casi el 40 por ciento de la coalición no le quiere como candidato. Llamazares obtuvo 13.626 votos (63 por ciento) frente a los 8.169 (37 por ciento) de Sanz, por lo que encabezará la lista de IU a las elecciones generales. Hubo 121 votos en blanco. A la consulta interna estaban convocados por correo postal 58.423 afiliados, de los cuales 21.909 (un 38 por ciento) han ejercido su derecho a voto. A esta cifra hay que añadir 4. 300 votos devueltos por Correos y otros 85 votos nulos. lo cual da un porcentaje de participación real de cerca del 50 por ciento. La candidatura de Llamazares será ratificada, previsiblemente, en el Consejo Político Federal que se celebrará el 24 de noviembre o el 1 de diciembre. Por federaciones dentro de IU, la más numerosa en numero de votantes ha sido Andalucía (6.159) seguida de Madrid (3.874) Asturias (2.334) Cataluña (1.940) Comunidad Valenciana (1.937) País Vasco (1. 073) y Castilla- La Mancha (823) Desde fuera de España llegaron 174 votos válidos. Pujol aventa en sus memorias sus desencuentros con Tarradellas El dirigente nacionalista publica el primer volumen de su autobiografía MARÍA JESÚS CAÑIZARES BARCELONA. Los reiterados desencuentros entre Jordi Pujol y Josep Tarradellas protagonizan el primer volumen de memorias del veterano dirigente nacionalista y fundador de Convergencia Democratica de Catalunya (CDC) En Memorias (1930- 1980) (Editorial Proa) Pujol explica que esa falta de sintonía con Tarradellas se evidencia desde sus primeras entrevistas en el exilio. Desde que se levantaba hasta que se iba a dormir, sólo tenía una labor: mantener viva la Generalitat a base de irse repitiendo que él era el presidente escribe Pujol. La reserva de Tarradellas hacia mi persona- -añade- -comenzó cuando yo opté por la política activa. Yo era, además, un catalanista auténtico que había ido a la prisión y que había llevado a cabo muchas acciones y muy diversas a las que él daba importancia Pese a todo, Pujol intermedió ante Adolfo Suárez para que Tarradellas regresara del exilio. Ni hablar, Tarradellas, no vuelve asegura que le contestó entonces Suárez. En 1977, dirigentes de la UCD ofrecieron a CDC incorporarse a su partido, algo que Pujol rechazó frontalmente. El PSC ganó las elecciones en Cataluña y Adolfo Suárez supo leer los resultados y propició el regreso de Tarradellas para evitar que un socialista, Joan Reventós, gobernara Cataluña con el apoyo de los comunistas. Ya como diputado en Madrid, Pujol recuerda la oferta de Fernando Abril para que CDC entrara en el Gobierno. Nos inclinamos por aceptarla, pero como no nos la reiteraron, no se volvió a hablar más Lamenta que, en aquella época tremendamente complicada, el PSOE utilizara en ocasiones el terrorismo para canalizar la divergencia política La UCD se desmembraba y, según las confidencias que le hizo el presidente Calvo Sotelo, algunos diputados de UCD estuvieron tentados de votar en contra del ingreso en la OTAN. Calvo Sotelo también le confesó las presiones recibidas para no juzgar a los golpistas del 23- F. Aborda el dirigente nacionalista el proceso de elaboración de la Constitución, donde introdujimos el término nacionalidad en contra de la opinión de Tarradellas, que no quería que se hablara ni de nación ni de nacionalidad decirte que te comprendo y que llevas razón le dijo a Pujol. Respecto al Estatuto de 1979, asegura que se hizo con demasiadas prisas, lo que no impidió que, por una hora, los vascos se adelantaran Un estatuto que Tarradellas nunca creyó que sería aprobado y que no resolvía nuestro problema nacional pero ha sido un gran instrumento en la labor de construcción de Cataluña El libro acaba con el triunfo de Pujol en las autonómicas de 1980, ya en coalición con UDC. Propuso un pacto al PSC, que éste rechazó. Al parecer, Tarradellas presionó para que ERC no votara su investidura. Lo que sí es cierto es que Tarradellas retrasó tanto como pudo mi toma de posesión Un duelo, en definitiva, entre dos divos de la política. Porque, atención al balance que Pujol hace de su propia trayectoria: He gobernado mi país casi un cuarto de siglo y en una época decisiva. Algunas cosas debo haberlas hecho mal, pero otras han sido un acierto, porque durante mi gobierno, Cataluña ha hecho un perceptible salto adelante. En todo caso he sido un presidente importante. Hasta los adversarios lo reconocen. Quizá sí que deberé ser enterrado en un panteón de prohombres Jordi Pujol YOLANDA CARDO El líder de CDC asegura que habría aceptado gobernar con UCD, pero la oferta de Abril Martorell no se repitió El estatuto de 1979 Pujol habla de batalla perdida por no haber evitado el café para todos El catalanis- mo era sentimentalmente fuerte, pero políticamente débil escribe. Otra vez sería Calvo Sotelo el testigo de los lamentos de Pujol por no haber logrado para Cataluña un trato diferenciado. No repitas nunca a nadie mis palabras, pero debo