Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 15 s 11 s 2007 ABC AD LIBITUM CHASCARRILLOS OAQUÍN Vaamonde fue un pintor coruñés que murió en 1900 sin cumplir los treinta años. Nos dejó una notable galería de retratos, todos al pastel, de personajes como José María Pereda, Pablo Sarasate o Emilia Pardo Bazán. Ha pasado más de un siglo sin que ningún artista gallego luzca en el género como lo hizo Vaamonde; pero ahora Suso del Toro ha superado el arte del pasteleo con la publicación de una biografía del presidente del Gobierno- Madera de Zapatero (RBA Editores) -a la que resultaría injusto, por escaso, definir como hagiográfica. Nunca, en lo que se me alcanza, el halago literario había lleM. MARTÍN gado tan lejos, y no se saFERRAND be si valorar más el desahogo del escritor compostelano o la resistencia del biografiado, que asistió sin sonrojo alguno a la presentación de tan exagerado ditirambo. José Luis Rodríguez Zapatero no descansa en cuanto atañe a su lucimiento personal y o la perpetuación del PSOE en el Gobierno de España y en todos sus satélites institucionales. En eso se diferencia de Mariano Rajoy, que, como la bella durmiente del cuento, pasa los años en siesta perpetua. Zapatero, en casi cuatro años de estancia en La Moncloa, no ha dado una a derechas; pero no será por falta de intentos. Sus intenciones se han torcido en un proceso de paz que ha fortalecido a ETA, una revisión estatutaria que tiene en veremos a la Constitución del 78, una memoria histórica que ha desenterrado lo peor del cainismo nacional o una política exterior cuyos frutos están a la vista del observador menos sensible; pero el hombre- -nadie puede dar lo que no tiene- -no ha estado quieto. No se puede decir lo mismo de su principal antagonista. Ahora el PSOE, de la mano de Jesús Caldera, coordinador del programa electoral que encabeza Zapatero, se ha buscado un muestrario de catorce asesores internacionales, todos de reconocido prestigio y claro sesgo ideológico, para reforzar y vestir su propuesta electoral. Una buena idea, cuando los problemas nacionales tienden a confundirse con los de un mundo globalizado, que subraya la capacidad del hombre que, verdaderamente, sostuvo a Rajoy en sus días de jefe de la oposición y resultó determinante para la victoria socialista de 2004. Es, por verlo en términos de confrontación, una respuesta al fichaje por parte del PP, de Juan Costa, el hombre que desertó como diputado para volver como contratado mejor retribuido al club de la calle Génova. Rajoy, cada día más devoto del chascarrillo y distante de cualquier propuesta liberal y, por ello mismo, estimulante, ha menospreciado a sus rivales por reclamar la ayuda de tres premios Nobel y once eminencias internacionales. Para qué los necesitan, ha dicho, si ya tienen a Pepe Blanco Mal asunto para la Nación. Frente a Zapatero, que, según se deduce de su panegirista, es todo un leño, tenemos un Rajoy que se parece al humo. Difícil elección. PASTELEO Y LISTAS ABIERTAS LOS POLÍTICOS EN ESTANFLACIÓN J L rones regionales- -quienes determinan los equipos de los A coincidencia de una fase de lideratos linfáticos líderes nacionales, las listas de candidatos en las elecciocon un período intenso de turbulencia política extenes legislativas y, en otra medida, incluso las condiciones rior e interior añade riesgo a una vida pública espatotales y excluyentes para el acceso al liderato nacional. Es ñola bajo sospecha de estanflación. Es decir, en un período una deformación de los modos representativos. inflacionario y recesivo a la vez, políticamente hablando. Esa extrapolación política del principio de entropía no Hay demasiada política y demasiada mala política. Se atritiene solución, al menos a corto plazo. Las excepciones son buye a la hegemonía delos partidos que el clima sea crispacontadas porque la clase política también recela dela merido. En realidad, lo que sucede es que carecemos de minotocracia. Dice Hureaux que a veces el barón regiorías selectas con suficiente peso como para desponal coopta un sucesor tan cualificado como él; jar a la política de sus excesos de mediocridad. Una más a menudo lo prefiere menos cualificado y, desopinión pública muy frágil no tiene mucho interés de luego, nunca más cualificado. Al prolongarse en arbitrar estas situaciones. Eso algo tiene que en la vida política este sistema, el nivel de calidad ver con las sedimentaciones estancas en los partiselectiva baja de forma irremediable. De tal manedos, con la falta de movilidad interna, con un conra se llega a la estanflación. Hemos visto cómo la cepto de partido jerárquico y no de red, con una mediocridad de las organizaciones políticas tiene inercia de resultados esterilizantes. Quizá tamun poder decisivo a la hora de marginar individuabién tenga que ver con la carga excesiva que impliVALENTÍ lidades de calidad. Todo eso da prioridad al arrica un sistema de reputación y promoción política PUIG bismo, a los aventureros, a los mediocres, al trepa basado en franjas de poder municipal, provincial o y al jeta. autonómico. Una cosa es aprovechar la experiencia y otra Las leyendas del zapaterismo abundan en el relato de muy distinta abrazar el escalafón. la formación de un gobierno con cupos ministeriales suEn su reciente ensayo La antipolítica Roland Hugeridos por los barones regionales. Esa leyenda suele conreaux aplica a la clase política francesa el principio de entarse con nombres concretos. Para el caso, la anécdota es tropía, constatando cómo ha bajado el nivel de los políticos lo de menos: lo diagnosticable es que los motivos por los de Francia en los últimos quince años. Es un declive que no que un barón regional propone nombres de ministros no sólo se da en Francia y que corresponde analógicamente siempre son altruistas, y que por querer quitarse un es- -dice Hureaux- -a lo que los físicos llaman la entropía de torbo de delante trasladan a la vida nacional los desaslos sistemas cerrados. Hay un momento en quela clase polítres que incubaban en su gobierno autonómico. Así, antitica se autorrecluta y asume de modo exclusivista su propolítica y estanflación cooperan al modo de sistemas papia renovación. Es un proceso de naturaleza autista. Así rasitarios. De la calidad de la vida pública depende- -coocurre que el nivel general baja a causa de que el grado de mo dice Pérez Díaz- -que el país no se sienta involucrado organización de un sistema cerrado tiende a degradarse en la realización de modelo normativo alguno y, simplecon el tiempo al igual que en el segundo principio de termente, dé por sentado que quiere vivir en paz, ser próspemodinámica. En España, como ocurre en Francia, quizás ro y feliz, pero con los menores costes posibles; y llama a el incremento de los feudos locales- -municipales, provinesto ser moderno. Como en las situaciones de estanflaciales, autonómicos- -en no poca medida contribuye a esa ción económica, el perjuicio de la estanflación política lo menor excelencia de la clase política. Afecta también a las pagan los ciudadanos en forma de líneas ferroviarias clases dirigentes en su más amplia acepción. Si en el pasacon socavones o dislates museísticos. do eran los líderes nacionales quienes imponían sus candivpuig abc. es datos locales, ahora son los líderes con poder local- -los ba-