Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 15 s 11 s 2007 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA LOS DESPLANTES UEVO éxito internacional de Zapatero: elgeneralFélixSanz, un militar competente, culto y cosmopolita, ha sido rechazadocomojefemilitardelaOTAN, descartado en primera votación después que el ministro Moratinos le augurase muchas posibilidades Muchas posibilidades de estrellarse, como cualquiera que vaya por esos mundos de la mano de este Gobierno. El Rey no siempre está para arreglar los desperfectos de una política exterior desvertebrada, en la que acaban pasando facturaslasveleidades aventureristas y los improvisados cambios de eje. Se empieza quedándose IGNACIO uno sentado al paso de una CAMACHO bandera y se acaba perdiendo la silla a manos de los que sujetaban el mástil. El desapego hacia los Estados Unidos puede ser unaopción, pero tieneun coste. Si no se les quiere como amigos, no se les pueden pedir favores. Los arúspices gubernamentales no se cansan de asegurar que todo va bien, que las relaciones con los americanos son fluidas y la coordinación fácil en los planos intermedios, pero cuando se les necesita, desaparecen. O se van con otros menos hirsutos, que propinan mimos en vez de desplantes. Gente más pragmática, menos apegada al prejuicio ideológico. España, según el Gobierno, goza degran respeto y gestiona con diligencia sus intereses internacionales en el marco de la diplomacia discreta. Acaso sea así en la micropolítica, pero cada vez que hay oportunidad, alguien le da una bofetada o la desplaza al segundo plano. Nos llevamos muy bien con Marruecos, pero nos retiran el embajador. La crisis de Venezuela estaba superada, pero Chávez continúa insultando y, lo quees peor, amenazando. Somos el primer cooperante de Nicaragua, pero su cleptócrata mandatario llama ladrones a nuestros inversores. Ayudamos a Evo Morales, y le aprieta las tuercas a Repsol. Europa nos respeta, pero se niega muy respetuosamente a prorrogar los fondos de cohesión. Repatriamos con mucho tacto a los pilotos y azafatas del Chad, pero la gloriadelrescate sela llevala soberbiagestualidad de Sarkomán. Y la Alianza de Civilizaciones, esa milonga que era la gran apuesta diplomática del zapaterismo, se diluye en medio de una indiferencia tan patente que el propio Gobierno prefiere soslayarla. Vamos de éxito en éxito hasta la más completa soledad. Y las nuevas compañías son aún menos recomendables. Aunque la diplomacia española se sostiene en el trabajo discreto y eficaz de Bernardino León y algunos altos funcionarios, algo falla cuando la solvencia de un Ministerio descansa en su número dos. Falla el número uno, o sea Moratinos, y falla sobre todo el número cero, es decir, el presidente. España ha perdido relevancia porque se ha alejado de sus mejores aliados y ni siquiera los ha sustituido por otros nuevos. El liderazgo en Iberoamérica se diluye entre la demagogia de los caciques bolivarianos, en África se ha conseguido el milagro de molestar a la vez a Marruecos y a Argelia, y en Europa se forja una alianza motriz entre Merkel y Sarko, los dos vencedores contra cuya carrera apostó Zapatero. ¿Estados Unidos? Ni están ni se les espera. Pero desde la distancia bajan su cesáreo pulgar para dejar caer alguna putadita. Esta vez le ha tocado sufrirla a Félix Sanz, militar de prestigio y hombre cabal, que merecía la suerte de un buen vasallo... si tuviese buen señor. LA FACTURA DE N UN INCIDENTE MENOR S un incidente mediático, buena carnaza, aunque a escala internacional sea un episodio menor. Es bueno para el Rey, regular para el presidente del gobierno, malo para Chávez (abroncado al usar a España como cortina de humo de una peligrosa situación interior) Y una ocasión perdida por Michelle Bachelet, presidenta de Chile, incapaz de reacción rápida, por tanto poco capaz. HCH puede desaparecer de escena dentro de poco tiempo: está sostenido por la alfombra del hidrocarburo, que pueden retirarle un día, de pronto, bajo los pies (demasiado pobre su mención de Hitler, anteayer. FF mataba más en tiempos de paz que HCH) En cambio, este rey europeo aguanta en el trono, con algunos intervalos desde 980, algo más de un milenio, no es mucho, 1.027 años, poco si comparamos con la casi trimilenaria dinastía de Japón. No estamos de acuerdo con una versión interesada, banal, sobre la política exterior española, difundida estos días. Tan pronto hay un instante de desconcierto exterior, algunos medios se lanzan a degüello. ABC permite- -de buen grado, además- -que algunos columnistas escribamos lo que creemos, poco contaminados por el metálico oportuDARÍO nismo. De esa lluvia de caca hay dos perVALCÁRCEL manentes ejemplos, la Cope y El Mundo. Un consejo para viajeros de taxi: cuando oigan a un conductor enganchado, pídanle que apague, perdone, tengo que telefonear. Entenderá usted entonces que el conductor no escuchaba (si escucharan habría más accidentes... Culpable del aneurisma no es Jiménez Losantos, sino la Conferencia Episcopal (con estas cosas la Iglesia española ignora al Evangelio, lo ofende) El Mundo es distinto: asunto relacionado con la debilidad de Sacher- Masoch. No es fácil dar con la variable ansiolítica. El masoquista asciende por una espiral que lleva a la angustia. Muchos lectores del diario han vuelto a tiempo al Correo, ABC, El País o La Vanguardia. Pero hablemos del exterior, como manda el epígrafe. Desde que España abandonó, hace 32 años, la respiración asistida, la sociedad civil ha vuelto al hilo conduc- EXTERIOR E tor de su política internacional: Europa primero; después América y el Mediterráneo. La trazaron Fernando V y su nieto Carlos. De 1975 acá, España sólo se separó un instante de esa línea, unos meses. El Chad pudo ser más grave que el incidente de Chile. Lo resolvió sin exhibicionismo un buen secretario de Estado, Bernardino León, sin necesidad de recurrir a la pompa aérea del presidente de la República francesa. Recordemos: la nueva política de migraciones de la UE ha sido diseñada sobre todo en España. En Líbano, Francia, España e Italia mantienen sus tropas. Tres ministros, Kouchner, Moratinos y d Alema acudían en octubre a Beirut a dar su apoyo a la futura (y desconocida) presidencia del país del Cedro. Lo contábamos el jueves pasado. Desde 1948, el mayor barril de TNT aguanta en Oriente Próximo sin explotar, primera zona de riesgo del mundo. Doce buques alemanes patrullan el Mediterráneo- Este, impidiendo el tráfico de armas en las costas de Siria, Líbano, Israel. Los cuatro estados europeos acuden llamados por la ONU y por el gobierno libanés. El Príncipe Felipe está en China: no promueve el cava, sino que representa en Shanghai a centenares de empresas españolas (Alsa o Técnicas Reunidas pelean en el mercado chino desde hace veinte años) España ha apostado por el nuevo Tratado de la Unión Europea. Primer vencedor, el tenaz, tenaz, tenaz Javier Solana. También esta es nuestra política exterior. En las últimas horas, dos incidentes graves surgen en Europa: la dimisión del vicecanciller socialdemócrata; y el desafío a Nicolas Sarkozy por dos protestas peligrosas, aliadas de pronto, estudiantes y ferroviarios. Franz Müntefering, hombre normal, es un inteligente y durísimo socialista de 67 años, evolucionado hacia el centro. Se ha tambaleado al conocer la enfermedad de su mujer. Empieza otra batalla, tan difícil al menos como la de la gran coalición. La sustitución por el prudente FrankWalter Steinmeier, ministro de Asuntos Exteriores, es una garantía. Para Trabajo, primera cartera de Alemania después de la cancillería, hay un tapado de 42 años. A los 67, es difícil que un gran hombre corriente este dispuesto a pelear en dos frentes.