Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 GENTE www. abc. es gente MIÉRCOLES 14- -11- -2007 ABC Melendi, acostumbrado a tocar timbaletas y platillos en tierra, no dejó de dar ayer la nota también en el aire Melendi da el cante aéreo El cantante, en estado de embriaguez, fue detenido ayer en Barajas tras protagonizar diversos incidentes en un avión de Iberia que le trasladaba a México y que tuvo que volver a Madrid dos horas después del despegue por la indignación del resto del pasaje POR J. ALBIOL FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. Dice Melendi que le gusta el fútbol. Pues niño, deja de joder con la pelota que le espetaría el maestro Serrat, ésté sí que canta sin desafinar. Dice Melendi, o sus amigos así lo aseguran, que tiene pánico a volar. ¡Pues que se pague una patera! respondía indignada una pasajera que narraba las maleducadas peripecias de un cantante subido de tono. Dice Melendi con su música, no siempre a la altura de las circunstancias, disfrutar del pedaleo (puso letra a la canción de la Vuelta a España de 2004) aunque ayer se olvidó de las dos últimas letras de tan notable esfuerzo deportivo, mucho mayor sin duda que empinar el codo sin ton ni son. Melendi viajaba en la madrugada del martes hacia México, donde tiene previsto actuar el día 17 dentro del ciclo de conciertos Rock en Ñ que promueve la Sociedad General de Autores. Lo hacía en el vuelo 6401 de Iberia, en primera clase, que marca la categoría de los asientos y de la atención a bordo, que no siempre de los pasajeros. A su vera un grupo de amigos tan desafinados como él, con ganas de joder con la pelota, con la petaca, con la vulgaridad de un comportamiento tan escandaloso como egoísta. De hecho, la propia compañía aérea señaló ayer que el músico y sus acompañantes subieron al aparato con botellas propias y desde el principio se pusieron a beber, al tiempo que mantenían una actitud agresiva y ofensiva con otros pasajeros y con la tripulación Ante la negativa del personal de a bordo a que la fiesta continuase y a despacharles más líquidos espiritosos, el asturiano y su gente se mostraron más violentos con pasaje y tripulación, hasta el punto de que el comandante de la nave decidió dar marcha atrás (el vuelo dura doce horas y no podía continuar ante tales riesgos) y volver a Madrid cuando habían transcurrido casi dos horas de vuelo, con el notable malestar de las doscientas personas que componían el pasaje, entre las que se encontraba el presidente del Real Madrid, Ramón Calderón, que anoche en el programa El Larguero de la Ser, confirmó lo sucedido: Pedía más alcohol y no se lo dieron Ya en Barajas, y sin mediar siquiera el pertinente café con sal ni lo de ponerse a la pata coja con el pulgar en la nariz, una pareja de la Guardia Civil (que había sido requerida por el comandante y desconocía la identidad del pasajero rebelde) procedió a detener a Melendi por alteración del orden público grave y desobediencia a la autoridad, que en este caso recaía en el piloto del avión, que pidió mil disculpas a sus pasajeros antes de confesarles que era la primera vez que se veía en una situación como ésta. Tras las primeras diligencias en la propia T- 4 del aeropuerto (en la llamada Zona Aire, nombre que se da a la demarcación de la Benemérita en Barajas) Melendi fue trasladado a la Plaza de Castilla, en cuyo juzgado de Instrucción número 10 prestó declaración, para ser luego puesto en libertad. El delito de desobediencia puede ser castigado con una pena que oscila entre los seis meses y un año de prisión. Testigos de los lamentables incidentes aseguraron que Melendi, con las pupilas dilatadas y que vestía un pantalón con el culo por las rodillas y una camiseta tan raída que apenas se unían las costuras se encontraba sin duda borracho, es más debió haber consumido también drogas porque su actitud fue, en todo momento, incontrolable Eso sí, toda la altanería que el cantante demostró sin disimulo en el avión se convirtió en sumisión y temor en comisaría y en los juzgados. Fuentes Delito de desobediencia Violento con el pasaje