Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
56 MADRID MIÉRCOLES 14 s 11 s 2007 ABC AL DÍA Manuel de la Fuente PANDAS n el siglo pasado, cuando uno era más joven o probable y sencillamente menos viejo circulaban por la ciudad leyendas urbanas cuya simple invocación oral nos ponían los pelos, cortados a tazón, de punta. Eran nombres de una mitología adversa y periférica, nombres de la pequeña pero intensa historia universal y ciudadana de la infamia. Nombres que evocaban pandillas y clanes que casi se antojaban demoníacos y que solían establecer sus dominios, su territorio marcado con el orín de la violencia. Nombres de bandas que en nuestra imaginación de Carlitos Alcántara hacían mella, causaban miedo y espabilaban los fantasmas del terror. La banda del Parque Móvil y la del Canal, enfrentadas a menudo a pedradas y bastonazos, en las tierras medias de Bravo Murillo y los Cuatro Caminos. La temible basca de La Ventilla que se enseñoreaba de la zona cero anterior a la antigua Ciudad Deportiva del Real Madrid. O, en Aravaca, la banda del Manolón, de quien se decía que en las peleas llevaba cucillas de afeitar entre los dedos para causar mayor sangría durante los altercados. Casi nadie había tenido contacto visual con estos clanes cavernarios, pandilleros y pendencieros, pero su sola mención creaba en nuestra mente adolescente temerosos expedientes X, que al fin y al cabo, el miedo, como la verdad, está ahí fuera. La ciudad era un territorio hostil, una pradera que podía ser violenta. Pero había unas fronteras, nos límites que ni ellos ni nosotros solíamos sobrepasar. Ellos no venían al centro (nosotros también teníamos nuestras fuerzas de choque, como la banda del Cabo Noval) y nosotros no pisábamos la periferia. Y aquí paz, y después gloria. Ahora, en este otro siglo, será la globalización, las fronteras se han disuelto y diluido, y bajo la chupa de cualquiera que te cruzas por la calle puede esconderse una navaja automática, un cuchillo de monte, un puñal, un estilete, un cutter. Víctimas y verdugos viajamos en el mismo tren, en el mismo vagón, y apenas una mirada hace que se despierte la alimaña. Una alimaña que se nutre de la sangre de los ciudadanos mayormente normales, sencillamente corrientes. Y jóvenes, sobre todo muy jóvenes. E El alcalde de Madrid hizo precampaña electoral ayer por las calles de Jerez y Malaga ABC Gallardón, en territorio comanche El alcalde de Madrid hace campaña para Rajoy en Jerez y Málaga donde aboga por que se respete la sentencia del 11- M y augura un Gobierno del PP centrado El regidor ya subraya en su agenda las próximas visitas a Castilla- La Mancha y Galicia POR MAYTE ALCARAZ TORREMOLINOS. El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, recorrió ayer dos provincias andaluzas- -Cádiz y Málaga- -para llevar el mensaje del PP a uno de los feudos socialistas que más caros se le presentan a su partido. A pesar de que todavía no se conoce si formará o no parte de la lista al Congreso en las próximas elecciones del 9 de marzo, Mariano Rajoy ha decidido que el regidor madrileño visite en clave preelectoral distintas Comunidades autónomas gobernadas por el PSOE para apoyar las opciones de sus distintos candidatos regionales. Si hace unos días fue Cataluña, ahora le ha tocado el turno a Andalucía y los próximos destinos serán Castilla- La Mancha y Galicia, donde la dirección nacional y, en concreto, el comité electoral dirigido por Pío García- Escudero, ha preparado sendas visitas del mandatario madrileño. En pleno territorio comanche para su partido, el alcalde se dio un baño de multitudes por las calles de Jerez, donde hizo su primera parada electoral. En el centro de esta ciudad tuvo tiempo para, entre achuchones de las bases populares, mollete de pan con aceite y beso de los más entusiastas, volver a exponer su posición sobre la sentencia del 11- M: En una democracia consolidada lo que debemos tener, tras un atentado así, es respeto por las víctimas y por quien en un Estado de Derecho tiene encomendada la labor de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado, que es el poder judicial También recalcó que su partido está ya mirando al futuro para que Rajoy gane las elecciones No es que hiciera falta repetir lo que ya ha manifestado durante el proceso judicial (en varias ocasiones en entrevistas en ABC) pero es que se ha convertido en una pregunta obligada, allá por donde pasa el regidor, quizá por la falta de definición de algunos compañeros de filas. Recogida de firmas Ayer no iba a ser una excepción durante el paseo que dio, en una espléndida mañana jerezana, por la calle Larga y un concurrido centro comercial, para recalar en una Mesa de Recogida de firmas, abierta por el PP, para pedir un segundo hospital en la zona. No se fue, además, sin ser interrogado por el episodio protagonizado por Don Juan Carlos en Chile, sobre el que dijo sentirse muy orgulloso, sobre to- En una democracia consolidada, lo que debemos tener, tras un atentado así, es respeto por las víctimas dijo do como el resto de españoles del Rey y de cómo es capaz de defender tanto los intereses de España como la dignidad de los españoles En línea con la posición del PP, exigió que sea el Gobierno el que defienda a España y el respeto que merece en su política exterior Asimismo, durante su estancia en Algeciras, segunda escala de su viaje andaluz, auguró un Gobierno del PP centrado y sensato que acabe con el paréntesis en que se han convertido los años de Gobierno de Rodríguez Zapatero A pesar de que algún despistado le llamaba presidente, parecía no tener intención de que se le cayera el nombre de Rajoy de la boca. Ni el de Javier Arenas que, aunque estaba previsto que le acompañara en su periplo por su región, no pudo acudir ya que una votación en el Congreso de una enmienda de la deuda histórica de Andalucía le retuvo en Madrid. Para él tuvo palabras amables, pues recordó que después de haber sido vicepresidente del Gobierno se ha remangado para conseguir ser el próximo presidente de Andalucía Al final de la maratoniana jornada, llegó a Málaga donde disertó sobre infraestructuras en el Parador de Golf de Torremolinos. Allí tuvo ocasión de charlar con su alcalde porque aunque Gallardón lo es de la capital de España tiene una casa en Nerja con cuyo regidor habló ante un café. Quizá le exija algunas mejoras de esas que se piden al alcalde de tu pueblo.