Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MIÉRCOLES 14 s 11 s 2007 ABC Fernández no será sancionada por llamar chulo a Ignacio González M. OLIVER MADRID. La Asamblea de Madrid no sancionará a la diputada socialista, Matilde Fernández, por llamar chulo al vicepresidente regional, Ignacio González, en el pleno de la semana pasada. El episodio vivido hace unos días, sin embargo, ha servido a la Cámara regional para advertir a sus diputados de que este tipo de incidentes no se volverán a consentir y que sí podrán ser sancionados de aquí en adelante. A partir de ahora se extremará el cumplimiento del Reglamento según acordó ayer la Junta de Portavoces de la Cámara. Esta decisión responde a la reclamación formal que hizo el PP solicitando la adopción de las medidas disciplinarias pertinentes contra la parlamentaria. A partir de ahora, según apuntó el portavoz popular, Antonio Beteta, los diputados que alteren el orden en las sesiones serán avisados por tres veces y, en caso de insistir, podrán ser expulsados y sancionados con dos sesiones de pleno sin asistir El Reglamento de la Asamblea recoge además que los diputados que atenten de modo grave contra la disciplina, el orden o la cortesía parlamentaria además de ser expulsados, podrán ser suspendidos de sus derechos y deberes durante un mes El altercado se produjo la semana pasada cuando González contestaba, como presidente del Canal de Isabel II, a las críticas de la socialista Mercedes Lezcano por el trato denigrante y ofensivo que, a su juicio, había otorgado el Gobierno regional al prestigioso arquitecto Juan Navarro Baldeweg, encargado del proyecto de los teatros del Canal. González replicó reprochando a Lezcano: Dice el refrán que la ignorancia es muy atrevida y, en su caso es osada, porque veo que usted no sabe qué ha pasado en la historia de este teatro Matilde Fernández salió entonces en defensa de su compañera y le gritó chulo a González, lo que motivó las protestas de éste, que dijo sentirse insultado Ayer, la portavoz del PSOE, Maru Menéndez, recordó que el primero en insultar fue el vicepresidente, que tachó de ignorante a Lezcano. Menéndez afirmó sentir vergüenza de lo que puedan pensar los madrileños sobre sus parlamentarios. Los consejeros de Transportes de Valencia, Mario Flores, y Madrid, Manuel Lamela, ayer en un simulador de Metro Madrid EDUARDO MANZANA Contra la disciplina o el orden Madrid y Valencia hacen frente común ante Fomento por el déficit de Cercanías Lamela reclama mejoras y ampliar las líneas, mientras su homólogo valenciano le secunda, reivindica más inversiones y la titularidad con los medios necesarios JAVIER REIGADAS VALENCIA. Incisivo, pero elegante. Sin duda duro, pero con las formas adecuadas. El consejero de Transportes e Infraestructuras de Madrid, Manuel Lamela, aprovechó ayer la inauguración en Valencia de la quinta edición del International Rail Forum (IRF) para arremeter contra el Ministerio de Fomento por su nula capacidad de respuesta ante las evidentes y crecientes necesidades del servicio ferroviario de Renfe en la Comunidad. Además, contó con un aliado de lujo, el consejero de Infraestructuras y Transportes de la Generalitat Valenciana, Mario Flores, anfitrión en la celebración de esta feria- congreso que se celebra en la capital del Turia, quien se sumó con evidente satisfacción a una reclamación que consideró justa en tiempo y forma. Transcurría con la habitual monotonía la presentación de este certamen que concentra a un centenar de empresas del sector ferroviario e instituciones de todo el mundo cuando Lamela, siempre con un tono educado, reclamó al Ministerio un mayor esfuerzo por ampliar el servicio de Cercanías, ya que en los últimos años el Gobierno autonómico ha invertido grandes cantidades de dinero en las líneas de Metro. Esta frenética actividad inversora no ha tenido comparación ni seguimiento por parte del Ministerio. el 54 por ciento de toda España. El Metro, que moviliza a 700 millones de pasajeros al año, son palabras mayores, pero aún así, el Ejecutivo de Esperanza Aguirre sigue invirtiendo en mejoras todos los ejercicios. En este punto, se sumó el conseller de Infraestructuras y Transportes de Valencia, a quien la cantinela del incremento de población en un millón de personas le sonaba cercano. Por ello, interrumpió su guión en dicha presentación, dejó de leer su discurso preparado, alzó la vista ante los presentes y se solidarizó con Madrid en la petición de un mejor servicio, una posible ampliación y una reflexión sobre la más que posible transferencia de competencias y titularidad: Sólo si las líneas vienen con prestaciones y personal adecuado serán asumidas por la Generalitat. Puestos ya en materia, Mario Flores sacó a relucir otras cuestiones íntimamente relacionadas, como la financiación de las obras del Metro, la involucración de la iniciativa privada para hacerla posible y la creación de empresas mixtas para el mantenimiento de los convoyes, cuestiones que también fueron abordadas en el discurso de Lamela. Ambos dirigentes autonómicos, convencidos de que el ferrocarril es un sector de futuro y de que hay que aprovechar la oportunidad que tiene España para situarse a la cabeza de Europa, realizaron una petición más a la Administración central, el esfuerzo inversor que lo haga posible. En este sentido, el director general de Ferrocarriles de Fomento, Luis de Santiago, presente también el Rail Forum pero en otra sala, no quiso polemizar y se escudó en que, a pesar de la relevancia de su cargo, no tenía competencias para rebatir las afirmaciones de los políticos populares. Sin embargo, lo único que consiguió es aplazar el debate, que no concluirlo, dado que ambas Comunidades están dispuestas a seguir manteniendo el pulso a Fomento. Aumento de población El consejero popular recordó que la Comunidad ha visto aumentar la población en un 20 por ciento en los últimos años, lo que supone un millón de potenciales usuarios más, sin que las citadas Cercanías refuercen sus líneas que, con 135 millones de viajeros, suponen Lamela recuerda que la población madrileña ha aumentado en un millón de personas y que Renfe no reacciona