Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 s 11 s 2007 ESPAÑA 33 Una niña de dos años pasa dos días en coma tras beber éxtasis líquido del padre D. B. BARCELONA. El titular del Juzgado de Instrucción 1 de Esplugues de Llobregat (Barcelona) ha encarcelado a Jordi L. D. padre de una niña de dos años que permaneció cuatro días hospitalizada, dos de ellos en coma, tras beber éxtasis líquido. A Jordi L. de 26 años, se le imputa un delito de lesiones imprudentes a la menor y otro contra la salud pública. La intoxicación, de la que ayer informaba La Vanguardia se produjo el pasado día 3 por la mañana. La pequeña, que junto con su madre había dormido en casa de sus abuelos paternos en Barcelona, se despertó con sed y pidió agua. Los abuelos vieron una botella de plástico en la mesa del comedor y, sin saber qué era, le dieron de beber. La niña empezó a gritar: Yaya malo, yaya malo y se quejaba de un gran dolor en la boca y el cuello. Poco después perdió el conocimiento. Su madre y sus abuelos la trasladaron al Hospital San Juan de Dios, donde ingresó en estado crítico. La menor estuvo ingresada en la UCI hasta el día 6, cuando fue dada de alta. La madre, que está separada y vive con su hija en El Vendrell (Tarragona) llevó al hospital la botella y explicó lo sucedido a la doctora que la atendió, quien se puso en contacto con el padre. El imputado le confirmó que el líquido era éxtasis de su propiedad, por lo que la doctora avisó a los Mossos d Esquadra. Jordi L. D. fue requerido para acudir al hospital, donde le estaban esperando agentes de la Unidad de Menores. El joven admitió ante ellos que el líquido era éxtasis y fue detenido. Los agentes, además, comprobaron que tenía antecedentes policiales por un delito de incendio, uno de robo con fuerza y otro de robo con violencia, por lo que sospecharon que podía ocultar drogas en el domicilio de sus padres, donde vivía. Con una orden judicial de registro, se dirigieron a la vivienda y allí hablaron con un testigo que les explicó que había visto salir al imputado de casa con una bolsa y la había escondido en las inmediaciones. Los agentes no hallaron droga en la casa, pero sí encontraron la bolsa con 279 gramos de polvo blanco que resultó ser una sustancia para dulterar la cocaína. También hallaron un arma de fuego simulada. Una dotación de Policía custodia la casa de la joven dominicana asesinada en Arrecife EFE Encuentran el cadáver de Yuliza Desapareció el pasado jueves, cuando se dirigía a sacar dinero para enviarlo a Santo Domingo s El cuerpo de Yuliza Antonia Pérez, de 18 años, apareció maniatado y con la ropa ensangrentada s La Policía Nacional ha detenido a su padrastro POR ERENA CALVO LAS PALMAS. La madre de Yuliza tenía razón. Su hija no se había marchado de casa por su propia voluntad. La Policía Naciona detenía ayer al padrastro de Yuliza Antonia Pérez después de encontrar el cadáver de la joven dominicana semi enterrado en un vertedero cercano al barrio de la capital de Lanzarote, Arrecife, donde la chica de 18 años residía desde hace seis meses. Había viajado desde Santa Domingo a Arrecife, donde vivía su madre, Hilma Altagracia, desde hace ya cerca de nueve años. Hilma compartía su vida con un hombre de origen portugués. Nunca sospechó de él, al menos eso aseguraba esta semana a ABC, al tiempo que pedía que le devolvieran a su niña. Hacía cinco días que no la veía. La última vez que se miraron a los ojos, recuerda, Yuliza estaba aún en la cama, acostada. Ese día no iba a la peluquería donde la habían contratado porque le encargué que fuera a sacar sesenta euros al cajero para mandarlos a nuestra familia en Santo Domingo El cadáver de Yuliza aparecía maniatado y con la ropa ensangrentada a las nueve de la mañana en el camino que lleva al vertedero de Argana Alta, cerca del domicilio familiar. Un hombre que paseaba con sus perros fue el primero en conocer el fatídico desenlace Una vez encontrado el cuerpo, el padrastro de Yuliza se convirtió en el principal sospechoso, aunque al cierre de esta edición no se conocía aún si estaba imputado en el caso. Supimos que había ido a su trabajo para pedir 500 euros; su intención parecía que era huir Tenía rasguños en los brazos, como si hubiera estado forcejeando explican fuentes cercanas a la investigación. El padrastro, Antonio F. M. fue localizado en las proximidades de su casa, en el barrio Los Geranios de Arrecife. Horas antes le habían declarado en paradero desconocido. La Policía le buscaba. Pero los agentes no fueron los únicos en ir tras su pista. Vecinos y amigos organizaron patrullas para encontrarle. Nos vamos a tomar la justicia por nuestra propia cuenta gritaban. Encontrado finalmente en el domicilio, familiares y amigos esperaban fuera de la casa. La rabia contenida dio paso a los insultos de decenas de personas que se abalanzaron sobre el detenido antes de que fuera trasladado a la comisaría. Mientras, la madre de Yuliza había viajado a Gran Canaria para intervenir en un programa de televisión. A su regreso a Lanzarote, tenía que ser ingresada en el Hospital General. Una ambulancia de Aena la esperaba en el aeropuerto. Rabia Detenido