Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 s 11 s 2007 Guerra de ultras s Violencia en Madrid y Sevilla ESPAÑA 27 Ingresa en la cárcel de Soto del Real el soldado que mató a un menor La víctima, que fue incinerada ayer, era habitual en conciertos de red skins M. J. ÁLVAREZ MADRID. No estaba fichado pero era un habitual de los conciertos de grupos red skins -radicales de izquierdas- Esa era una de las aficiones de Carlos Javier Palomino Muñoz, el menor de 16 años asesinado el domingo por un supuesto neonazi en la estación de Metro de Legazpi (Madrid) cuando se dirigía a boicotear una manifestación organizada por las Juventudes de Democracia Nacional en Usera JDN. El lema de la manifestación era: Contra el racismo antiespañol. Contra la inmigración Precisamente las actuaciones musicales son uno de los lugares de encuentro y contacto de los simpatizantes y miembros de este tipo de organizaciones. El caldo de cultivo para captar adeptos, junto a la Red. Lo mismo sucede con el presunto verdugo, el autor de la cuchillada que le alcanzó al corazón y al pulmón: Josué Estébanez de la Hija, de 24 años, destinado desde enero en el Regimiento Inmemorial del Rey del Ejército de Tierra. En su caso, frecuentaba los conciertos de los enemigos de los anteriores, los grupos de ideología ultra Anoche, ingresó en la prisión de Soto del Real por orden del titular del Juzgado de Instrucción número 10. La medida es incondicional y sin fianza. Esa fue su decisión tras haberle tomado declaración por la mañana. Al parecer, el soldado no se declaró culpable, según dijo su abogada. No obstante, poco puede alegar en su favor ya que los hechos quedaron grabados en las cámaras del suburbano. Sin embargo, según las fuentes consultadas por ABC, el militar viajaba en la Línea 3 del Metro para acudir a la manifestación organizada por las JDN. Estaba de pie y antes de que convoy parara en la estación de Legazpi, vio por la ventana a unos 200 antifascistas Se puso en guardia y sacó el machete que llevaba guardado en el bolsillo del pantalón de chándal con la bandera de España en los laterales y dejó la mano junto a la pierna. Su sudadera, con el lema Three Stroke una marca habitual en los fachas le sirvió para taparlo parcialmente. Sin embargo, cuando el tren abrió sus puertas y entró el grupo de la víctima, se fijaron en el arma y se acercaron. Le dijeron algo y se increparon entre sí. El que más habló y se aproximó fue Carlos Javier, que llevaba una gorra. El encarcelado empujó el cuchillo con la hoja hacia arriba, la retiró y dio marcha atrás. El herido salió del vagón, (no llegó a salir del andén) y detrás, sus amigos y el resto de ocupantes del convoy, aterrorizados. El agresor se quedó solo en su interior. Desde fuera le llovieron todo tipo de objetos. Cada vez que algún antisistema intentaba entrar en el tren, él esgrimía el machete. Así hirió a Alejandro Jonatan M. M. de 19 años, que sufre perforación pulmonar. Una de las cosas que le lanzaron fue un extintor. Y Josué aprovechó para abrirlo y vaciarlo y, en la confusión, huir. Le dieron alcance casi en la calle, en el último tramo de escaleras. Allí le propinaron patadas y golpes con puños americanos y cuando llegó la Policía Municipal también arremetieron contra ella. Todo sucedió en tres minutos. Los restos mortales del menor fueron incinerados ayer en el cementerio de La Almudena. A su despedida asistieron unas 300 personas que aplaudieron y cantaron la Internacional, informa Ep. Cruce de increpaciones La fachada de la calle San Luis, después borrar las pintadas ofensivas contra la Virgen J. M. SERRANO Atentan contra la Macarena con pintadas ofensivas Lanzaron al atrio de la Basílica globos con pintura y una bandera española quemada con el lema muerte al Rey J. J. B. SEVILLA. La Policía investiga la autoría de un atentado perpetrado contra la Basílica de la Macarena por unos vándalos que realizaron pintadas ofensivas contra la Virgen en el retablo cerámico de la calle San Luis, junto a otras en el zócalo inferior en las que se leía: Queipo de Llano, asesino Al parecer, los mismos autores de las pintadas se dirigieron posteriormente a la verja de entrada de la Basílica y lanzaron al atrio una bandera española parcialmente quemada con el lema: Muerte al Rey junto a tres globos llenos de pintura con los colores rojo, amarillo y morado. Uno de ellos llegó a estallar impregnando la solería de pintura roja. Los hechos ocurrieron entre las siete y las ocho de la mañana del lunes, después de que entrarán en las dependencias de la hermandad el equipo de limpieza. El servicio de seguridad alertó rápidamente del grave incidente y se procedió a limpiar el atrio y a borrar las pintadas. La Hermandad, a través de su hermano mayor, Juan Ruiz, rehusó realizar comentarios al respecto. Recientemente, la vicepresidenta de la Asociación Andaluza por la Memoria Histórica pidió la retirada de subvenciones públicas a organizaciones religiosas que mantuvieran símbolos referentes a la dictadura, haciendo expresa alusión al fajín que posee la Hermandad de la Macarena en el ajuar de la Virgen que perteneció al general Queipo de Llano, hermano de la cofradía, enterrado en la basílica sevillana. En 1964, con motivo de la Coronación canónica, el Ministerio del Ejército concedió a la imagen honores de capitana general, por lo que la hermandad posee hasta cinco fajines militares con esta distinción. En años anteriores pequeños grupos se habían manifestado con banderas republicanas con ocasión del 18 de julio a las puertas de la Basílica de la Macarena. El templo cuenta con un servicio de seguridad permanente y en los últimos años se dotó de otros medios de seguridad como inhibidores de frecuencia y un arco detector de metales en el acceso al museo. Los actos antirreligiosos proliferan en Sevilla. En los últimos meses también han aparecido pintadas ofensivas contra la Iglesia en distintas parroquias del centro. Y unos desconocidos lanzaron en la tarde noche del domingo huevos al paso de la procesión de la Virgen del Amparo. Crecen los actos antirreligiosos Un machete Los amigos de la víctima propinaron al agresor patadas y golpes con puños americanos Varios centenares de personas despiden a la víctima cantando la Internacional en La Almudena