Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 14 s 11 s 2007 El Rey se planta s Condena por injurias ESPAÑA 17 Si no respetamos nuestros símbolos difícilmente los van a respetar fuera Condenados los dibujantes de El Jueves al pago de una multa de 3.000 euros NATI VILLANUEVA MADRID. Guillermo Torres y Manel Fontdevilla cometieron un delito de injurias cuando caricaturizaron a los Príncipes de Asturias realizando el acto sexual en la portada de la revista El Jueves Y ello, con independencia de que la verdadera intención de los humoristas gráficos no fuera, como reiteraron ayer, la de injuriar a Don Felipe y a Doña Letizia. Simplemente, no se han dado los requisitos para que el comportamiento de Torres y Fontdevilla quede amparado por la libertad de expresión. No ha habido por tanto idoneidad, proporcionalidad ni necesidad y se podría haber utilizado cualquier otro recurso gráfico para criticar la ayuda de 2.500 euros anunciada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Así resume la argumentación que sirvió ayer al juez Central de lo Penal José María Vázquez Honrubia para condenar in voce a los dibujantes de esta revista al pago de una multa de diez euros durante diez meses, es decir, 3.000 euros cada uno, la mitad de lo que solicitaba el fiscal. En apenas dos horas el juicio por la polémica caricatura de los Príncipes quedaba listo para sentencia (a la espera de su redacción) con la única declaración de los procesados y con la solicitud de aumento de la cuantía de la multa por parte Argumentos del fiscal Con esta caricatura, los dibujantes han cometido un delito de injurias en una doble vertiente, pues atenta contra el derecho al honor e intimidad de cualquier ciudadano, que en este caso, además, es miembro de la Corona. El dibujo era innecesario, pues no hacía falta semejante ofensa para criticar una medida gubernamental. Hay terrenos a los que no se debe llegar Torres (izquierda) y Fontdevilla, momentos antes de comenzar el juicio de ayer como un ataque a nuestros símbolos, a los propios españoles Carballo defendió la condena por injurias basándose en dos vertientes: la propia de cualquier ciudadano de a pie y la que afecta a Don Felipe como Heredero de la Corona- atenta contra el prestigio de la institución que su padre encabeza como jefe de Estado La Corona- -sostuvo el fiscal- -asume la más alta representación del Estado en las relaciones internacionales. Aquí se critica una medida gubernamental (los 2.500 euros) y de camino se vilipendia a un miembro de la Corona. Se ofende, por tanto, a la persona y a la institución De esta forma, la caricatura no queda amparada en la libertad de expresión, porque para poder ejercitar ese derecho es necesario el respeto a la reputación ajena En este caso, la portada en su conjunto (dibujo y diálogo) resulta injuriosa e innecesaria hasta el punto, recordó Carballo, que incluso aquellos que han defendido la libertad de expresión en este caso han calificado este dibujo de soez, zafio y de mal gusto Cualquier ciudadano medio querría poner a salvo de miradas escenas que expresan su intimidad, como es el acto sexual El Ministerio Fiscal nunca ha entrado, añadió, en la postura en la que los humoristas gráficos representaron a los Príncipes (a Don Felipe detrás de Doña Letizia) porque lo que tiene trascendencia penal, dijo, es la propia exhibición de la caricatura. Para Carballo, conductas como ésta no pueden quedar impunes, pues más allá de cuál sea el coste económico, lo importante es el mensaje que supone para la sociedad: que sepa que hay terrenos a los que no se debe llegar Tampoco es importante, dijo, si realmente este dibujo ha dañado el prestigio de la Corona. No se trata de un delito de resultado, es decir, que exija que se haya producido el daño, sino que basta con que pueda dañar dicho prestigio y eso es algo que, en su opinión, sí ha sucedido. Por su POOL del fiscal Miguel Ángel Carballo, que si en sus conclusiones provisionales la había cifrado en 12 euros diarios, la elevó a 20 en las definitivas. En una encendida defensa de la Monarquía, Carballo defendió los símbolos nacionales e hizo una mención expresa a los acontecimientos derivados de la Cumbre Iberoamericana, en la que el Rey mandó callar al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, cuando éste arremetió contra el ex presidente José María Aznar. Si nosotros mismos no respetamos nuestros símbolos, difícilmente los van a respetar fuera sostuvo el representante del Ministerio Público, quien se mostró convencido de que si se hubiera exhibido esta caricatura en Venezuela, lo habríamos interpretado Aviso a navegantes parte, el abogado de los humoristas, Jordi Plana, pidió la libre absolución de sus clientes al considerar que no han cometido ningún delito y que su conducta está amparada en la libertad de expresión. Un dibujo no roba ni mata- -dijo- y nos parece raro que una jurisdicción que persigue a dinamiteros esté persiguiendo a unos simples dibujantes Además de solicitar la nulidad de actuaciones al no haberse resuelto el recurso de apelación presentado contra el auto de incoación del procedimiento abreviado, el letrado propuso como prueba la exhibición de dos caganers (del Rey y del Príncipe) para restar importancia a las caricaturas de la Monarquía cuando éstas se producen dentro de un contexto. Ambas peticiones fueron rechazadas por el juez. ABC. es Más información sobre la campaña de acoso a la Monarquía en abc. es