Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Martes 13 de Noviembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.571. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. COSAS MÍAS Edurne Uriarte PICASSO Y LA ESTRELLA PORNO Sofía Loren y Sean Connery, como el buen vino, mejoran con la edad REUTERS Elogio de la belleza madura Sofía Loren, a sus 73 años, es la quinta mujer más envidiada del mundo por su cuerpo. Sean Connery, a sus 77, el décimo hombre. Ambos doblan en edad a sus competidores Por algo será EMILI J. BLASCO pera a habituales cuerpos que cubren muchas portadas de papel satinado, desde el que luce el cantante Robbie Williams al de los actores George Clooney y Jude Law. Connery también es considerado físicamente más completo que el príncipe Guillermo, lo que para un independentista escocés como el septuagenario actor quizás tenga especial valor. La encuesta fue llevada a cabo entre 1.800 personas por expertos en salud y forma física de la organización Premier Training International. Como es normal, la selección prima a los famosos británicos y a los norteamericanos, pero la inclusión de Sofía Loren en tan alto puesto indica que la seducción por los cuerpos 10 no tiene fronteras. En el caso de los hombres más envidiados la lista la encabeza el jugador de rubgy de la selección inglesa Jonny Wilkinson, cuyo torso desnudo ha aparecido con frecuencia en las últimas semanas en las páginas webs con motivo del Mundial de Rugby. El hecho de que éste se celebrara durante la realización de la encuesta catapultó a Wilkinson al primer puesto. Tras él sigue Daniel Craig, que también ha circulado por internet en bañador, en una promoción que venía a justificar su selección como nuevo agente 007, cuando en un principio fue cuestionado como la nueva cara de James Bond. Sus pectorales y palmitos enseguida acallaron las críticas, especialmente entre el público femenino. El norteamericano Brad Pitt ha quedado clasificado tercero, por delante del actor británico Hugh Grant, desde luego de un cuerpo menos gozoso que el del marido de Angelina Jolie. Tratándose de preguntas a británicos no podría faltar el nombre de David Beckham, que aunque ahora juega en Los Ángeles, en una liga que nadie ve en Europa, sigue presente en la actualidad de los famosos. Tras él se sitúan Orlando Bloom, Johnny Deep y Colin Firth. En cuanto a las mujeres, la más envidiada por su físico resulta la cantante inglesa Myleene Klass. Tras ella aparecen las actrices Halle Berry y Jessica Simpson. En el cuarto puesto, por delante de Sofía Loren, fue votada Madonna, que tampoco es que esté en sus años mozos. S ofía Loren le ha ganado la partida a bellezas como Jennifer López, de 38 años; Angelina Jolie, de 32; Jennifer Aniston, de 38, y Sienna Miller, de 25. Según una encuesta realizada en el Reino Unido sobre los cuerpos más envidiados la actriz italiana ocupa el quinto lugar de la lista, a sus 73 años, una edad que dobla la de esas otras aspirantes. En el apartado masculino, la encuesta sitúa al veterano Sean Connery en el décimo puesto. De 77 años, el escocés su- e de admitir que mi oposición a la teoría de la creciente idiotización cultural del mundo recibió un duro golpe hace unos días, cuando Benedikt Taschen, dueño de la editorial Taschen, afirmó con orgullo que su libro sobre la estrella de porno Vanessa del Río iba a recibir el mismo tratamiento que las obras de Leonardo da Vinci y Picasso. A pesar de tan demoledora evidencia en contra, persisto, sin embargo, en mi obcecada creencia en el progreso cultural de la especie humana, en los grandes efectos de la extensión de la educación y de los medios de comunicación, en el aumento de los conocimientos, de la sofisticación del análisis. La misma editorial Taschen ha hecho un remarcable trabajo de difusión del arte, aunque confunda un poco a Picasso y Vanessa del Río. Incluso ha dado nueva vida al libro o a algo en forma de libro que contribuye a la supervivencia de las librerías. Y si ambos argumentos son algo débiles, aún podemos confiar en la capacidad de discernimiento de los lectores o, pongamos, ojeadores, de estos y otros libros. Aunque no hubieran leído la magnífica crítica de Manuel Rodríguez Rivero en el ABCD las Artes y las Letras el sábado, la inmensa mayoría de los consumidores culturales del siglo XXI tiene una clara y precisa noción del diferente estatus histórico- artístico de Picasso y Vanessa del Río. Y de un ensayo de André Glucksmann y un foro de debate en internet. Y de un periódico sensacionalista y un periódico de calidad. Y de una obra de Doris Lessing y otra firmada por Naomi Campbell. Y de un diseño de Philippe Stark y otro con el nombre Penélope Cruz. ¿O no? H