Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍA MARTES 13 s 11 s 2007 ABC Ángel Laso D lom AÑORAN A LOS Competencia pide la libertad total de establecimiento y de horarios comerciales Cree que en el momento actual, en el que alimentos y combustibles han disparado el IPC, suprimir las restricciones comerciales permitiría reducir los precios Y. GÓMEZ MADRID. El presidente de la Comisión Nacional de Competencia (CNC) Luis Berenguer, abogó ayer por la libertad total de establecimiento y horarios comerciales. En una conferencia en el Club Siglo XXI, Bergenguer aseguró que estamos ante una ocasión única para derogar la legislación comercial restrictiva vigente en España. En estos momentos, en los que los alimentos, junto con los productos petrolíferos, han provocado que se haya disparado el IPC, eliminar estas restricciones comerciales incrementaría la competencia y se reducirían los precios argumentó. A esta situación se une, además, la necesidad de transponer la directiva europea de Liberalización de los Servicios. Sin embargo, el presidente de la CNC no se mostró muy optista sobre la posibilidad de que el Gobierno opte por esta liberalización. Mucho nos tememos que al estar en un momento preelectoral no habrá ninguna actuación en tal sentido o bien que las excepciones que permite la directiva de Servicios en materia de urbanismo o de medio ambiente se convertirán en los pilares en los que fundamentarán sus normas los enemigos de la libertad económica Berenguer explicó que pocas veces podrán encontrarse ejemplos de una legislación tan negativa para los intereses de los consumidores y que se haya evidenciado tan incapaz de resolver los problemas del colectivo protegido- -los pequeños comerciantes- En su opinión la limitación de aperturas de grandes establecimientos ha producido un cambio de formato, de la gran superficie al supermercado, mientras que el pequeño comercio sigue desapareciendo. Señaló, en este sentido, que promover la competencia y defender a los consumidores, frente al poder de los lobbies, será la principal tarea de la Comisión Nacional de Competencia. Tenemos que conseguir que el conjunto de ciudadanos sean conscientes de los efectos dañinos que se derivan de la falta de competencia explicó. Respecto a la nueva legislación de competencia, y en concreto, respecto a las sanciones, se mostró partidario de que el importe de la multa sea superior al beneficio que el infractor ha obtenido por su conducta ilícita. Por último, Berenguer dedicó la última parte de su conferencia a defender que los principios de libertad de mercado y de competencia no son privativos de la derecha política, sino que tanto los Gobiernos del PSOE como del PP han dado pasos en estas materias. Armesto dice que la CNMV decidió por unanimidad no intervenir Gescartera en 1999 ABC MADRID. El ex presidente de la CNMV Juan Fernández- Ar, mesto, aseguró ayer que el consejo del supervisor bursátil decidió por unanimidad en abril de 1999, no intervenir Gescartera porque no había certeza de que existiera el presunto desfase patrimonial por el que le fue abierto un expediente sancionador. Por su parte, el ex director de Fomento de la CNMV Rami, ro Martínez Pardo del Valle, aseguró que si en 2000 informó favorablemente para la transformación de Gescartera en agencia de valores, es porque, en ese momento, cumplía todos los requisitos para ello. Fernández- Armesto afirmó que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) investigó intensamente a Gescartera y subrayó que, entonces, todo apuntaba a que no había desfase patrimonial, sobre todo porque contaba con el respaldo de instituciones como Deloitte, que auditó sus cuentas; la ONCE, que apoyó su paso a agencia de valores; el HSBC y bancos españoles. Relató que el 16 de abril de 1999 convocó un consejo extraordinario de la CNMV para analizar el caso de Gescartera, y que decidió actuar con urgencia porque los directores de Supervisión proponían que se interviniera, medida descartada por unanimidad entonces. NORTEAMERICANOS as empresas españolas desembarcaron en Iberoamérica cuando se fueron las norteamericanas. Aquellos primeros gobiernos democráticos pidieron el apoyo español en la étapa de González y lo obtuvieron de muchas compañías que todavía eran públicas o semipúblicas y luego se privatizaron. Pero no olvidemos, como ejemplo, que si Iberia, que precisamente no tuvo éxito por aquellas latitudes, pudo comprar aerolíneas en varios países, fue porque American Delta y United estaban de retirada. De otra forma hubiera sido imposible. Y lo mismo en energía, infraestructuras o finanzas. Conseguir un teléfono en Buenos Aires antes de la llegada de Telefónica costaba más de mil dólares y dos años. Ahora poco más de cien dólares y te lo ponen en un par de días. Y pasa algo parecido a esto del teléfono cuando abren la llave del gas, encienden la luz o piden un crédito, pero no sólo en Argentina, sino en toda Iberoamérica, donde estos servicios funcionan, son más baratos y los prestan las principales empresas del Ibex español. Sin embargo, el exitoso proceso ha provocado una rara ola de antiespañolismo parecida a la que sufrieron las empresas norteamericanas durante su larga hegemonía económica de dos siglos sobre el continente. Pero hay muchas diferencias que conviene recordar. El llamado imperialismo yanki, puso y quitó gobiernos, invadió naciones y provocó movimientos guerrilleros y hasta la teología de la liberación. España o sus empresas sólo invierten, contribuyen al desarrollo y tratan de obtener un legítimo beneficio para sus accionistas. Y además desde hace menos de 30 años, ya que excepto Cuba y Puerto Rico dejamos el continente a primeros del XIX. Por eso la foto de Chávez, Morales y Ortega, en la cumbre paralela es un topicazo grotesco por intentar recordar a las de los años cincuenta o sesenta cuando se luchaba contra los yankis. Son unos tipos disfrazados de líderes revolucionarios que fingen no conocer que se cayó el muro de Berlín y que saben que pueden fotografiarse así porque el petróleo está a 100 dólares. Si no, ni eso. A lo mejor preferían a los norteamericanos o los añoran. L Autogrill, que ya piensa en el 100 de Aldeasa, mejora un 1,9 sus beneficios netos M. VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. El grupo Autogrill, que participa en la española Aldeasa junto a Altadis, obtuvo 142,6 millones de beneficio neto hasta septiembre pasado, lo que supone una mejora del 1,9 con respecto al mismo periodo de 2006, tras aumentar sus ingresos en lo que va de ejercicio un 23,8 (3.516,8 millones) según los resultados aprobados ayer por su consejo. Hasta septiembre, Autogrill ha adquirido Alpha Airport Group a fin de ampliar su presencia en los aeropuertos británicos y acelerar su desarrollo en la Europa del Este y Asia. También adquirió la compañía inglesa The Bagel Street Company y empresas dedicadas a la restauración y tiendas en barrios de Londres y aeropuertos, además de centros comerciales estadounidenses y según sugirió su director financiero, Alberto de Vecchi, podrían optar a Aldeasa cuando concluya la opa de Imperial sobre Altadis. Ante este proceso de expansión, el nivel de endeudamiento de Autogrill alcanzó los 1.083 millones frente a los 780 millones de 2006, realizando unas inversiones para sus compras cercanas a los 408 millones, además de otras inversiones operativas de 151 millones. Sobre Aldeasa, en régimen de joint venture con Altadis, los ingresos se incrementaron un 15,1 al alcanzar los 545,2 millones, aportando a Autogrill 313,8 millones de euros.